Lipedema: qué es, síntomas para identificarlo y tratamiento

lipedema

El lipedema es una enfermedad bastante desconocida que implica una acumulación de grasa de forma patológica en las extremidades. Este trastorno crónico del tejido adiposo, que afecta de forma casi exclusiva a las mujeres, se relaciona muchas veces como un mal estético, aunque es mucho más.

Estos depósitos desproporcionados de grasa pueden generar fuertes dolores, especialmente en piernas y pies.

Por todo ello, es fundamental un diagnóstico adecuado para poder aplicar el tratamiento que conlleve su solución.

Porque la salud es lo más importante…Infórmate sobre nuestros seguros de salud. Ahora con 4 meses gratis

¿Qué es el lipedema?

Nuestro cuerpo está lleno de células grasas, que según nuestra situación de peso serán más o menos abundantes.

En circunstancias normales su acumulación genera problemas indirectos, más allá de imagen estética, como, por ejemplo, en la movilidad.

Pero con el lipedema no es así. Con el lipedema se produce no solo una mayor proliferación de células grasas, también su inflamación.

Esto puede ocurrir en todas las extremidades, aunque la zona más común son las piernas, y en estas las caderas y los muslos (7 de cada 10 casos), aunque la que origina más dolor y problemas de movilidad es en los tobillos (menos de 3 de cada 10 casos).

El lipedema afecta de forma casi exclusiva a las mujeres. De hecho, los últimos estudios hablan de una incidencia del 16% en las mujeres frente a solo un 2% para los hombres.

A pesar de esta alta incidencia en las mujeres, los problemas importantes de salud solo afectan a una pequeña parte de quien lo padece.

Causas del lipedema

El desencadenante más común del lipedema es un incremento importante y rápido de peso, pero no es el único.

Pero también puede ocurrir por diferentes trastornos, especialmente hormonales:

Otra de los posibles desencadenantes es el gluten, que, junto con la obesidad, pueden derivar en el Síndrome de Permeabilidad Intestinal.

El momento en el que puede aparecer el lipedema es también muy variado, aunque también es más común cuando se producen estos cambios como:

lipedema que es

Síntomas, grados y como identificar el lipedema

Los síntomas más comunes del lipedema son:

  • Aumento de volumen, mucho más común en las piernas que en los brazos (el lipedema en piernas es más del doble que el lipedema en brazos).
  • Sensación de hinchazón.
  • Tejido subcutáneo duro.
  • Desproporción entre la zona afectada y el resto de las extremidades.
  • Molestias y empeoramiento al moverse o hacer ejercicio.
  • Empeoramiento cuando hace mucho calor o con la menstruación.
  • Mayor sensibilidad.
  • Dolor cuando se toca la zona afectada.
  • Dificultad de doblar articulaciones afectadas como rodillas o tobillos.

Existen tres grados de lipedema:

  • Lipedema grado I: se caracteriza por una superficie de la piel blanda, pero aún regular. No obstante, ya se pueden notar y palpar pequeños nódulos de grasa.
  • Lipedema grado II: la superficie de la piel cambia y es claramente irregular y mucho más dura por el incremento de nódulos de grasa.
  • Lipedema grado III: en este último grado la superficie de la piel es claramente adiposa y muy visible en zonas como caderas y tobillos. Los nódulos dominan esta zona y lo hacen con tamaños muy diferentes.  

Estos tres grados nos muestra una de las características del lipedema, que en muchos casos evoluciona de forma gradual empeorando sus síntomas.

Así, en muchos casos el lipedema de grado I puede pasar desapercibido y darse cuenta cuando ya tiene un grado II avanzado o incluso un grado III. Por todo ello, es tan importante identificar sus síntomas.

Al tener unos síntomas externos muy evidentes su diagnóstico suele ser sencillo, basándose en una exploración clínica del paciente.

En ocasiones, especialmente en los grados iniciales, esta exploración es apoyada por una ecografía o una elastometría que utiliza ondas sonoras para determinar el grado de rigidez.

lipedema tratamiento

Tratamiento del lipedema

Existen distintas formas de tratamiento de lipedema, dependiendo de su grado y su desarrollo.

Lipomesoplastia

Consiste en aplicar medicación directamente a la zona afectada con la ayuda de una ecografía, ya sea lipedema en brazos o lipedema en piernas.

No es una intervención quirúrgica y, por tanto, es mucho menos invasiva. El objetivo es que con la aplicación de antiinflamatorios se regule la circulación y active el metabolismo.

Si es exitosa se conseguirán varios objetivos:

  • Disminuir el dolor.
  • Reducir el volumen.
  • Mejorar la circulación.

Operación de lipedema

En muchas ocasiones los resultados de la ipomesoplastia son insuficientes y hay que recurrir a la cirugía para extraer estos nódulos.

Esto suele ocurrir cuando está en un grado muy avanzado y ya se han generado bultos duros y de gran tamaño.

Es importante acompañar este y cualquier tratamiento con una dieta específica, preferiblemente dieta inflamatoria.

Por último, aunque el deporte no está desaconsejado, si lo es si necesita niveles de exigencia muy altos. Dentro de la actividad deportiva la natación muy recomendada.

seguro de salud
¿Te ha parecido interesante este artículo? ¡Compártelo en redes sociales con tu familia y amigos!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Redactor Salud y Consumo

Licenciado en ADE por la Universidad Autónoma de Madrid y especialista en comunicación por la Universidad Complutense, lleva desde el año 2002 escribiendo sobre temas de consumo, salud y divulgación en general, tanto en revistas escritas como Dinero y Salud, asociaciones y diversas páginas web. Además de ser colaborador en medios escritos (Expansión, Cinco Días, idealista.com, El País, Libertad Digital, El Confidencial,…) Radio (COPE, Onda Cero, Cadena Ser, Onda Madrid…) y Televisión (Telecinco, Antena 3, Telemadrid…).

Perfil de LinkedIn