Tres errores comunes que pueden arruinar tu jubilación

repasamos errores habituales de cara a la jubilacion
Tiempo de lectura: 3 minutos

En el camino a la jubilación podemos cometer varios errores con nuestro dinero que pueden repercutir de manera negativa. Veamos tres errores comunes que pueden arruinarnos la jubilación.

Se trata, como verás, de errores frecuentes. No son los únicos, ni mucho menos, pero, por lo que pueden significar para nuestro bolsillo, se encuentran entre los más importantes de esos fallos o errores de cálculo que podemos cometer con nuestro dinero. A largo plazo, este tipo de errores acaban suponiendo un lastre para nuestra jubilación.

Lógicamente estamos hablando de errores que se cometen sobre el conjunto de nuestras finanzas personales, pero, especialmente, sobre el dinero que necesitamos para jubilarnos. Ese dinero que buscamos obtener bien a través del ahorro para la jubilación, o la inversión.

Pagar demasiado en comisiones

Pagar demasiado en comisiones es un clásico dentro de las finanzas personales. Nadie está exento de poder caer en algún momento en un exceso de gasto relacionado con las comisiones.

Aunque es cierto que en la actualidad, como usuarios de productos financieros, prestamos mucha más atención a los costes y comisiones de los productos que contratamos, la verdad es que en ocasiones perdemos la perspectiva y asumimos más comisiones y gastos de los necesarios.

En este caso la solución es relativamente sencilla. Pasa por conocer siempre a fondo las condiciones básicas de lo que vamos a contratar. De esta manera, conociendo los costes y comisiones de antemano podemos contrastar las diferentes opciones de mercado y saber de antemano lo que nos va a costar cada producto.

Correr riesgos innecesarios

No ajustar el nivel de riesgo según la etapa

Se suele decir que el ahorro para la jubilación debe atravesar diferentes etapas.

  1. En una etapa inicial, con la jubilación a distancia, nuestro dinero puede asumir más riesgo en busca de mayores beneficios. Este riesgo se irá graduando según va pasando el tiempo.
  2. A medida que vayamos buscando más seguridad para consolidar nuestro ahorro buscaremos productos menos arriesgados, como por ejemplo los seguros de ahorro garantizados.

Sin embargo, ese riesgo gradual que podemos ir asumiendo en el tiempo, tiene poco que ver con el riesgo innecesario. Correr riesgos innecesarios es sin duda uno de los grandes enemigos a la hora de la planificación económica de nuestra jubilación.

Desconocer el destino del dinero

Los riesgos innecesarios no tienen que ver exclusivamente con si un producto es de renta variable o garantizado. Va mucho más allá. Se trata de manejar siempre la mayor información posible sobre el destino de nuestro dinero. Conocer de antemano y analizar profundamente el riesgo que vamos a asumir, y, también, el impacto que la pérdida podría suponer en nuestro patrimonio.

No tener información al detalle

Por supuesto, se trata de huir de las inversiones supuestamente mágicas o chollos poco fiables, por mucho que prometan. En definitiva, la gestión de nuestro dinero para la jubilación debe hacerse siempre de manera racional, informada y eficaz. Asumir un riesgo controlado es parte de una cartera de ahorro saludable, pero, asumir riesgo innecesario es un lastre que a la larga causa graves problemas.

errores habituales jubilacion

Retirar el dinero antes de tiempo

El dinero para la jubilación debe ser siempre una inversión a largo plazo. Da igual el producto de inversión concreto que elijas, siempre hay que pensar a largo plazo.

De hecho, productos como los planes de pensiones no permiten recuperar el dinero hasta por lo menos pasados 10 años desde su contratación. En otros que sí lo permiten, es fácil encontrar dos problemas graves y un problema secundario no menos importante.

Costes añadidos

En primer lugar podemos encontrarnos con costes añadidos a la hora de rescatar el dinero, incluso podemos encontrarnos con la no posibilidad de dicho rescate. Estos costes añadidos no sólo pueden mermar la rentabilidad del dinero, incluso pueden convertir nuestra inversión en negativa, sumando más coste que beneficio.

Freno en la carrera del ahorro

Obviamente, en segundo lugar, esta situación supone un frenazo en esa carrera a largo plazo que es el ahorro para la jubilación, con lo cual, probablemente, debamos reiniciar el esfuerzo de ahorro para compensar tanto la retirada del capital como las pérdidas que haya podido generar dicha acción.

No lograr el objetivo marcado

El problema secundario al que nos referíamos es realmente una cuestión emocional. La acumulación de esfuerzo en un ahorro continuado con un objetivo, en este caso la jubilación, puede verse comprometida en caso de tener que retirar el dinero antes de tiempo. El ahorro a largo plazo necesita disciplina y convencimiento los objetivos.

Frenar este proceso puede significar que va a resultar difícil volver a reiniciarlo y motivarse con los objetivos finales del mismo, que no son otros que tener ingresos complementarios para nuestra jubilación.

En Aegon somos expertos en seguros de ahorro, consulta con nuestros asesores su funcionamiento e infórmate sin ningún compromiso.