Consejos para cuidar el cerebro

cómo cuidar el consejo

Alguna vez te has preguntado ¿Cómo cuidar el cerebro? Nuestro cerebro es el órgano más preciado que poseemos. Pero a pesar de la fascinación que despierta, somos muy poco conscientes de sus necesidades y su cuidado.

Desde pequeños nos han enseñado a lavarnos los dientes tres veces al día y a lavarnos las manos con agua y jabón. Los hábitos de higiene están bien integrados en la sociedad, ya que son esenciales para prevenir infecciones. Además, lucir una bonita dentadura y una piel tersa nos ayudará a dar una buena imagen y tener más confianza en nosotros mismos. Hoy en día es difícil imaginar cómo podríamos pasar sin nuestro cepillo de dientes un fin de semana.

Sin embargo, y a pesar de la importancia que nuestro cerebro tiene en nuestra vida, sabemos poco sobre cómo cuidarlo.

El mayor cuadro médico para cuidar de ti.
Más de 50.000 especialistas.
Más de 1.000 clínicas a tu disposición.

Cuidar de tu cerebro es más importante de lo que piensas

El cerebro es el órgano más importante de nuestro cuerpo y, sin él, no sería posible la vida. Sin embargo, conocemos muy poco sobre su cuidado y sobre las consecuencias que pueden conllevar unos hábitos poco saludables.

Porque el cerebro, como cualquier otra parte de nuestro cuerpo, necesita estar en forma. Ya sabemos que tener una buena calidad de vida va más allá de lo meramente físico, y tenemos claro que tenemos que cuidar la salud de nuestro cuerpo. Pero ¿cómo podemos mejorar nuestra salud cerebral?

Porque cuidar de nuestro cerebro no solo nos ayudará a prevenir enfermedades neurodegenerativas como la demencia tipo Alzheimer o el Parkinson, sino también a rendir mejor en nuestro día a día. 

💙 Desde Aegon, hemos creado Cariñoterapia con sentido, un programa que nos ayuda a tomar consciencia de la importancia de cuidarnos, de forma integral, trabajando nuestros 5 sentidos para alcanzar el bienestar y una salud mental plena. No dudes en visitar nuestra web para aprender de todos los consejos que nuestros especialistas y talentos amigos nos ofrecen a través de esta iniciativa, ¡te esperamos!

se regeneral las neuronas

¿Se regeneran las neuronas?

Seguro te has preguntado alguna vez si se regeneran las neuronas. Pues bien, mientras que las células del resto de órganos de nuestro cuerpo se renuevan de una manera constante en cortos periodos de tiempo, que van desde las dos semanas para las células que recubren el estómago hasta los 15 años que pueden vivir algunas células musculares, nuestras neuronas nos acompañarán toda la vida. Aunque recientes estudios han demostrado la aparición de nuevas neuronas después de la adolescencia, la realidad es que las neuronas que tenemos ahora son las mismas que tendremos cuando tengamos 60, 70 o 100 años. Bien mirado, parece más que sensato prestar como mínimo el mismo cuidado a aquellas células que nos acompañarán toda la vida que a aquellas que se renuevan periódicamente, más aún teniendo en cuenta la importantísima misión que les ha sido conferida: preservar nuestra identidad y desarrollar todo nuestro potencial.

Hablando de regeneración neuronal, debes saber que las neuronas son las células más resistentes de nuestro cuerpo. Parece increíble que unas estructuras microscópicas puedan vivir hasta los 100 años, y sin embargo lo hacen.

Gracias a esa perdurabilidad podemos tener conciencia de nosotros mismos y reconocernos tanto en una imagen de cuando teníamos 2 años como en una de la semana pasada. Las células que formaban nuestro cuerpo de niños habrán sido reemplazadas por células nuevas, a excepción de nuestras neuronas, gracias a lo cual, aunque tu cuerpo sea distinto, tú seguirás siendo tú.

Sin embargo, en la perdurabilidad de las células cerebrales reside también su fragilidad. A pesar de su extraordinaria resistencia, el paso del tiempo puede hacer mella en su estructura y funcionamiento; como todo el mundo sabe, la probabilidad de sufrir demencia u otro trastorno neurológico aumenta a medida que nos hacemos mayores.

La importancia de la actividad cerebral para cuidar tu cerebro

Con el aumento de la esperanza de vida, las estadísticas con las que contamos hoy estiman que casi el 40% de las personas desarrollará algún tipo de enfermedad cerebral grave si no hace nada para evitarlo. Además de la prevención de trastornos neurológicos, un cerebro bien cuidado nos puede ayudar a ser más feliz. Cuidar nuestro cerebro es mucho más importante que cuidar nuestra piel. Una piel hidratada nos puede hacer sentir más atractivos y seguros, pero un cerebro saludable nos va a dar confianza, agilidad mental, una memoria resistente y va a transmitir a los demás que tenemos un buen nivel de energía y una actitud positiva.

regeneración neuronal

Pero, aunque es cierto que con la edad es común empezar a tener cierto deterioro mental, se ha demostrado que la estimulación cerebral continuada favorece el desarrollo de nuevas conexiones neuronales, por lo que es posible compensar el deterioro producido por la edad. Por ello, para mantener el cerebro joven y sano es importante estimular su actividad.

Las acciones que realizamos tienen el poder de mejorar la plasticidad de nuestro cerebro, creando nuevas neuronas y conexiones entre ellas durante toda la vida. El aprendizaje mejora además la reserva cognitiva, que ralentiza el deterioro cognitivo y nos permite permanecer lúcidos hasta el final.

Consejos para tener un cerebro sano

Como ya estamos viendo, el cerebro es uno de los órganos más importantes de nuestro cuerpo, pero para que funcione correctamente es necesario cuidarlo. Además, a diferencia de otros órganos cuando tienen problemas, nuestro cerebro no duele, por lo es que es muy común que se nos olvide la importancia que tiene nuestro cerebro en nuestra salud en general, que no dediquemos suficiente tiempo a fomentar su correcto cuidado o que los primeros síntomas de las enfermedades neurológicas nos pasen desapercibidos.

Por esta razón, se recomienda mantener hábitos beneficiosos para el cerebro desde edades tempranas con el objetivo no sólo de cuidar este órgano, sino para tener una mayor probabilidad de envejecer sin secuelas neurológicas.

Y es que, los malos hábitos en edades medias de la vida pueden tener su repercusión décadas después, generando problemas cerebrovasculares o incrementando el riesgo de demencia. Por el contrario, hacer ejercicio físico de manera regular, evitar el sedentarismo, mantenerse activo intelectualmente y controlar los factores de riesgo vascular (como la tensión arterial y/o la diabetes) han demostrado beneficio para el cerebro a todas las edades, incluso en personas que ya padecen una enfermedad neurológica.

Además, actividades que fomenten la estimulación cognitiva como leer, bailar, conversar, acudir a eventos culturales u otro tipo de actividades sociales también aumentan la resistencia de nuestro cerebro ante las enfermedades neurodegenerativas, como el Alzheimer, y ayudan a prevenirlas.

Algunos consejos para poner en práctica para mantener un cerebro sano son:

Mantenerse con curiosidad e involucrado en muchas actividades

Nunca dejar de aprender cosas nuevas.

Realiza actividades que estimulen la actividad cerebral y mantengan la mente activa, como leer, escribir, bailar, escuchar música, realizar actividades manuales, jugar a juegos de mesa, hacer rompecabezas, puzles, crucigramas o sudokus.

También puedes hacer cursos de idiomas y asistir a conferencias.

Potenciar las relaciones sociales y afectivas

Te ayudará evitar la incomunicación, el aislamiento social y el estrés. Es importante cuidar la vida social, encontrar un pasatiempo o salir con el grupo de amistades. También es recomendable participar en actividades grupales o colaborar con la sociedad a través de una Asociación u ONG.

Realizar una dieta saludable y evitar el sobrepeso

Evitan el exceso de grasas animales y de sal, y potencia el consumo de frutas, verduras y cereales integrales.

💡 Aquí te dejamos 10 alimentos que te ayudarán a cuidar tu cerebro

consejos para el cerebro

Evitar el estrés y tener una actitud positiva frente a la vida

La risa puede ser una buena aliada. También practicar ejercicios de mindfulness.

Realizar ejercicios de memorización.

Aprender una canción, la lista de la compra, o los versos de un poema, son algunas ideas que te ayudarán a poner a prueba tu capacidad de memorizar.

Realizar ejercicio físico de forma regular

Evitar el sedentarismo es clave, bien sea mediante la práctica de un deporte o realizando uno o dos paseos diarios de 30 minutos mínimo.

💡 En este post te contamos por qué el deporte es tan beneficioso para el cerebro.

cerebro sano

Evitar hábitos tóxicos

Estos hábitos deben quedarse fuera de tu vida: fumar, beber alcohol o consumir otras drogas.

Dormir con un sueño de calidad y con una duración adecuada

En adultos se recomienda dedicar entre 7 y 9 horas diarias al descanso diario.

Controlar los factores de riesgo vascular

Como son la tensión arterial, la diabetes o la hiperglucemia. La hipertensión es el principal factor de riesgo de enfermedades cerebrovasculares como el ictus, pero también para otras muchas enfermedades neurológicas.

Proteger el cerebro contra las agresiones físicas del exterior

Mediante la utilización del casco o del cinturón de seguridad. Debes prevenir las consecuencias de los accidentes, especialmente los laborales y los de tráfico.

Cuanto antes empecemos a saber cómo cuidar nuestro cerebro, mejor. Hacer ejercicio, comer bien y dormir suficiente son hábitos diarios fundamentales para cuidar nuestro cerebro. Además, como has visto, intentar aprender algo nuevo cada día es importante para mantener nuestro cerebro en forma.

seguro de salud
¿Te ha parecido interesante este artículo? ¡Compártelo en redes sociales con tu familia y amigos!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Psicóloga

Licenciada en Psicología, Máster en Trastornos Postraumáticos, Técnico Superior en Prevención de Riesgos Laborales, Experta en Psicología de Emergencias y Catástrofes por el Consejo General de la Psicología de España, miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Española de Psicología Aplicada a Desastres, Urgencias y Emergencias (SEPADEM), Coordinadora del Grupo de Intervención Psicológica en Emergencias y Catástrofes del Colegio Oficial de Psicólogos del Principado de Asturias, y Vicepresidenta de la Federación Internacional de Psicología en Emergencias (FIPE-IFEP). Más de 20 años de experiencia en asesoramiento psicológico e impartición de actividades formativas presenciales y online.

Perfil de LinkedIn