El TEP o trastorno esquizotípico de la personalidad

hombre sufriendo trastorno esquizotípico de la personalidad (TEP)

El trastorno esquizotípico de la personalidad (TEP) es una alteración psicológica que se hace notar especialmente en las relaciones sociales, en el lenguaje y en la percepción de la realidad.

Si quieres saber en qué consiste el trastorno esquizotípico de la personalidad, sus síntomas, características, cómo se diagnostica y qué tratamiento conlleva, sigue leyendo.

El mayor cuadro médico para cuidar de ti.
Más de 50.000 especialistas.
Más de 1.000 clínicas a tu disposición.

TEP: trastorno esquizotípico de la personalidad

El trastorno esquizotípico de la personalidad (TEP) pertenece a los trastornos de personalidad, por lo que sus síntomas se manifiestan de manera consistente a lo largo del tiempo y afectan a todos los ámbitos de la vida de la persona que lo padece. La desaparición total de estos síntomas es altamente improbable, incluso aunque la persona realice terapia médica o psicológica.

💡 Aquí puedes saber más sobre otro trastorno de la personalidad, el trastorno de identidad disociativo (TID).

En el TEP, las experiencias cognitivas reflejan una salida más adornada de la realidad, como por ejemplo ideas de referencia, ideas paranoides, ilusiones corporales o pensamiento mágico. Además, también se presenta una mayor desorganización del pensamiento y el habla en comparación con el que ocurre en otros trastornos de la personalidad.

Malinterpretación de sucesos ordinarios

Estos pacientes con trastorno de personalidad esquizotípico, a menudo interpretan de forma errónea sucesos ordinarios al adjudicarles un significado especial para ellos (ideas de referencia). Pueden ser supersticiosos o creer que tienen poderes paranormales especiales que les permiten detectar eventos antes de que sucedan o leer la mente de otras personas.

Ellos pueden pensar que tienen un control mágico sobre los demás o que inducen a otras personas a hacer cosas comunes (por ejemplo, alimentar al perro). También pueden considerar que la realización de rituales mágicos puede prevenir el daño (por ejemplo, lavarse las manos 3 veces puede prevenir la enfermedad).

El habla

El habla puede estar afectada. Las personas con trastorno de personalidad esquizotípico (TEP) pueden ser excesivamente abstractas o concretas o utilizar frases o palabras de manera extraña.

Convenciones sociales

Pueden ignorar las convenciones sociales normales (por ejemplo, no hacer contacto visual) y, puesto que no entienden las señales sociales habituales, pueden interactuar con los demás de manera inapropiada o rígida. Además, suelen vestir de forma peculiar o de un modo descuidado (como el uso de ropa que les queda mal o sucia) y tienen gestos poco comunes.

Pensamiento distorsionado

Quienes presentan esta alteración, desarrollan:

  • Tendencia al pensamiento distorsionado
  • Las creencias e interpretaciones de la realidad muy intrincadas o paranoides
  • Problemas en la interpretación de lo que dicen los demás y en la emisión de mensajes claros (de manera hablada o escrita)
  • Comportamiento excéntrico

Habitualmente, como resultado de esto, la persona con trastorno esquizotípico de la personalidad tiende al aislamiento social y a evitar las interacciones sociales.

Relaciones sociales

Como te acabo de adelantar, las personas con TEP no tienen amigos cercanos ni confidentes, a excepción de los parientes de primer grado. Se sienten incómodas al relacionarse con la gente. Estas personas, interactúan con los otros si deben hacerlo, pero prefieren evitarlo porque sienten que son diferentes y que no pertenecen. Sin embargo, pueden decir que su falta de relaciones los hace infelices.

Son muy ansiosos en situaciones sociales, especialmente las no familiares, llegando a ocasionarles fobia social. Pasar más tiempo en una situación no alivia su ansiedad.

💡 Otro trastorno fuertemente relacionado con la ansiedad social es la agorafobia o trastorno de pánico, visita nuestro artículo para conocer más acerca de este otro trastorno.

Las personas con trastorno esquizotípico de la personalidad a menudo son desconfiadas y pueden pensar que otras salen a atraparlos. Los pacientes con este trastorno experimentan desajustes sociales e incapacidad a la hora de asimilar convenciones sociales y comunicativas básicas.

El trastorno esquizotípico de la personalidad (TEP) se caracteriza principalmente por las deficiencias en las relaciones sociales y un comportamiento extraño. Sin embargo, pese a que las personas que lo padecen son solitarias, no presentan malestar, ya que no les interesa establecer vínculo con las otras personas. Es principalmente por ese motivo que la detección y tratamiento de este trastorno es complicado, ya que, como en toda terapia psicológica, el vínculo terapéutico es esencial, y las personas que padecen este tipo de trastorno no muestran ningún interés en las relaciones sociales. 

mujer sufriendo ansiedad social a causa del TEP

Síntomas del trastorno esquizotípico de la personalidad

Los síntomas del trastorno esquizotípico de la personalidad más importantes, algunos ya comentados, son los siguientes:

  • Conducta excéntrica: la persona experimenta incapacidad a la hora de reconocer las convenciones sociales en cuanto a comportamiento y estética. No se trata de personas que saben lo que es considerado normal y deciden transgredir esos límites, dado que no tienen la posibilidad de tomar esa decisión. No están interesados en modas sociales y su conducta es vista como distinta. Esto se refleja en lo que dicen y hacen, e incluso en su manera de vestir y de ocuparse de su apariencia general, que suele verse como extraña o desaliñada.
  • Ideas de referencia: las personas con TEP suelen interpretar los acontecimientos externos como si fuesen especialmente relevantes, como si indicarán alguna especie de señal.
  • Pensamiento paranoico: otra de las características típicas de las personas con trastorno esquizotípico de la personalidad es la tendencia a creer que son perseguidas por otras personas o corporaciones. Suelen percibir a las otras personas como intrusas y extrañas, y eso les hace pensar que los demás se van a aprovechar de su persona, que el mundo es hostil y que las relaciones sociales son perjudiciales. Sin embargo, estos pensamientos no llegan al extremo de ser considerados delirios, y en la mayoría de las ocasiones no entran en el ámbito de lo sobrenatural. Es decir, en su manera de percibir el mundo, no existe una ruptura total con la realidad, basada en delirios y alucinaciones.
  • Creencias extrañas o pensamiento mágico: su pensamiento está repleto de ideas sobrenaturales y suelen creer que tienen poderes que les permiten controlar a los demás. Por ejemplo, es común que crean en los rituales mágicos, la telepatía, el vudú, el mal de ojo, etc.
  • Experiencias perceptivas inusuales: pueden llegar a escuchar voces que susurran su nombre, sensaciones corporales extrañas, etc. Incluso, las personas con trastorno esquizotípico de la personalidad (TEP) pueden llegar a padecer despersonalización y disociación.
  • Pensamiento y discurso extraño: su habla suele ser desorganizada, vaga e imprecisa. Además, suele ser muy abstracta y con un exceso de metáforas. En ocasiones, utilizan las palabras de manera inusual resultando un lenguaje difícil de entender por los demás.
  • Aislamiento social: otro fenómeno que se da habitualmente en las personas con TEP, es la ausencia de amigos cercanos y el aislamiento social. Suelen ser personas solitarias, no por evitación, sino porque no muestran interés en las relaciones sociales. Los hábitos de vida son solitarios y se tiende a la reclusión. La soledad es una elección, no les genera malestar, sino más bien lo contrario, disfrutan de la soledad y de su mundo interior. Se perciben como independientes y que no necesitan de la ayuda de los demás.
  • Afectividad desajustada, inapropiada o limitada: la persona puede mostrar incoherencias en su manera de expresar emociones, o bien tiende a mostrarse poco reactivo emocionalmente. Suelen tener dificultades para emitir y captar las señales verbales y no verbales de la comunicación con otras personas, por lo que pueden parecer personas frías y distantes. A veces, su expresión emocional surge sin tener ninguna relación con el contexto.
  • Pensamientos recurrentes: la manera de pensar de las personas con trastorno esquizotípico de la personalidad, suele incluir muchas ocasiones en las que el pensamiento gira alrededor de una misma idea, que se transforma en una obsesión.
  • Ansiedad social excesiva: los pacientes de TEP pueden presentar episodios de ansiedad social excesiva que no disminuye al relacionarse con personas familiares. Normalmente esta ansiedad está asociada a las ideas paranoides en relación con los demás, ya que pueden llegar a pensar que la gente está conspirando contra ellos

Características

Además de los síntomas descritos, el trastorno esquizotípico de la personalidad (TEP) se caracteriza porque las personas que lo padecen suelen tener los siguientes tipos de pensamientos negativos:

  • “Lo más importante es que soy totalmente independiente de los demás”
  • “No me importa lo que los demás piensen de mí”
  • “Yo tengo mis propias normas”
  • “No debo confiar en nadie”
  • “Tengo derecho a utilizar a la gente para conseguir mis propios fines”
  • “Mi privacidad es mucho más importante que mis relaciones personales”
  • “Puedo valérmelas por mí solo, sin ayuda de nadie”
  • “Si me comprometo, no seré libre”
  • “No es importante intimar con otras personas”
  • “Prefiero estar solo”
  • “En ocasiones, mi interior me dice lo que va a ocurrir”
  • “Siento que esta persona tiene demonios dentro”
  • “Soy capaz de leer el pensamiento de las personas”
  • “Todo lo que sucede tiene una razón, nada ocurre por casualidad”
  • “Las relaciones con las otras personas son un riesgo, los demás son extraños”
  • “Soy invisible, no existo”
  • “El mundo es hostil e inseguro, siempre hay que ir con cuidado”
  • “Siempre hay que desconfiar de los demás porque si no verán la oportunidad para aprovecharse de mí”
hombre sufriendo la soledad característica del trastorno esquizotípico de la personalidad

Diagnóstico

El trastorno esquizotípico de la personalidad (TEP) aparece en un 3% de la población y se aprecia un mayor número de casos entre los familiares de pacientes esquizofrénicos.

💡 La esquizofrenia es un tipo de trastorno psicótico, te recomiendo que visites nuestro artículo para que conozcas más acerca de esta enfermedad, sus tipos y tratamiento.

No existe una sola causa conocida que explique por qué algunas personas desarrollan este trastorno de la personalidad, sino que se barajan varias explicaciones acerca de los eventos o variables que pueden propiciar la aparición del trastorno esquizotípico de la personalidad en combinación con otras cosas. Se asume que existen ciertas predisposiciones genéticas, y también experiencias traumáticas o altamente estresantes debido a lo que ocurre en el entorno familiar de la persona.

Como ya hemos visto, el pensamiento y la comunicación están alterados, pueden presentar descompensaciones psicóticas, pueden ser supersticiosos o manifestar poderes de clarividencia. El mundo interno de las personas con TEP se alimenta de relaciones imaginarias, experiencias perceptivas inhabituales, comportamiento y apariencia rara, falta de amigos íntimos, afectividad inapropiada, ansiedad social excesiva.

Se diferencian de los esquizoides y de los pacientes evitadores por ser más singulares en su conducta y se diferencian de los esquizofrénicos por la brevedad de los episodios psicóticos.

Estigma

Las personas que padecen un trastorno de la personalidad suelen sufrir mucho estigma, juicio y desprecio por parte de la sociedad. Tenemos que recordar que los diagnósticos de enfermedades mentales son únicamente una etiqueta que permite clasificar los síntomas que tiene una persona para su posterior tratamiento.

Por lo tanto, las personas no son únicamente un trastorno mental, sino que hay muchas otras características y aspectos que las definen. Al igual que podemos encontrar a personas distintas que padecen depresión, las personas con un trastorno de la personalidad también presentan características que las hace únicas e irrepetibles. Debemos tratar la salud mental con la misma importancia y cuidado que la salud física, estigmatizándola ponemos barreras a su detección y tratamineto.

💙 Desde Aegon, hemos creado Cariñoterapia con sentido, un programa que nos ayuda a tomar consciencia de la importancia de cuidarnos, de forma integral, trabajando nuestros 5 sentidos para alcanzar el bienestar y una salud mental plena. No dudes en visitar nuestra web para aprender de todos los consejos que nuestros especialistas y talentos amigos nos ofrecen a través de esta iniciativa, ¡te esperamos!

Tratamiento

Como en el resto de los trastornos de personalidad, el tratamiento del trastorno esquizotípico de la personalidad (TEP) es complicado, pero se pueden dar progresos si la persona se compromete con intervenciones psicológicas como:

  • Terapia cognitivo-conductual
  • Terapias grupales bien estructuradas

La terapia cognitivo-conductual se centra en la adquisición de habilidades sociales y el manejo de la ansiedad. Esta terapia también puede aumentar el conocimiento del propio paciente de cómo su comportamiento puede ser percibido.

La psicoterapia de apoyo también es útil. El objetivo es establecer una relación de apoyo emocional alentadora con el paciente y por lo tanto ayudarlo a desarrollar mecanismos de defensa saludables, especialmente en las relaciones interpersonales.

Por otro lado, en los casos de pacientes con síntomas muy pronunciados puede ser recomendable el uso de psicofármacos de tipo antipsicótico. Los antipsicóticos atípicos reducen los síntomas de ansiedad y psicosis. Por su parte, los antidepresivos también pueden ayudar a disminuir la ansiedad en pacientes con TEP.

Si este artículo te ha sido de utilidad, no dudes en compartirlo con tu entorno. Además, recuerda seguirnos en nuestras redes sociales, pues no querrás perderte ningún artículo sobre Salud mental. ¡Te esperamos!

seguro de salud
¿Te ha parecido interesante este artículo? ¡Compártelo en redes sociales con tu familia y amigos!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Psicóloga

Licenciada en Psicología, Máster en Trastornos Postraumáticos, Técnico Superior en Prevención de Riesgos Laborales, Experta en Psicología de Emergencias y Catástrofes por el Consejo General de la Psicología de España, miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Española de Psicología Aplicada a Desastres, Urgencias y Emergencias (SEPADEM), Coordinadora del Grupo de Intervención Psicológica en Emergencias y Catástrofes del Colegio Oficial de Psicólogos del Principado de Asturias, y Vicepresidenta de la Federación Internacional de Psicología en Emergencias (FIPE-IFEP). Más de 20 años de experiencia en asesoramiento psicológico e impartición de actividades formativas presenciales y online.

Perfil de LinkedIn