¿Qué es la ecoansiedad?

ecoansiedad

Aunque nuestra sociedad va tomando conciencia cada vez más, la crisis climática es una realidad y supone una amenaza para el futuro. Diariamente nos informan a través de los medios de comunicación y de las redes sociales sobre eventos climáticos extremos y sus consecuencias las vamos evidenciando día a día. Así el derretimiento de los polos, la extinción de algunas especies o los fenómenos meteorológicos extremos, con temperaturas récord que ya se están alcanzando, son buenos ejemplos de ello. El clima ya ha cambiado y las consecuencias comienzan a sentirse.

En algunas personas, el miedo al cambio climático puede tener impactos psicológicos, provocando sentimientos de angustia, de miedo, de inquietud, incluso de pánico. Hablamos de la ecoansiedad.

El mayor cuadro médico para cuidar de ti.
Más de 50.000 especialistas.
Más de 1.000 clínicas a tu disposición.

¿Qué es la ecoansiedad?

La palabra ecoansiedad, acuñada en 1997 por Véronique Lapaige (profesora e investigadora belgo-canadiense), es la contracción de otras dos palabras: ecología y ansiedad. Es decir, hablamos de una preocupación ante los desastres ecológicos anunciados, como el cambio climático, la pérdida de biodiversidad, la contaminación y la deforestación, etc.

Otros términos que hacen referencia al mismo fenómeno son: ecoangustia, ecomiedo, ecoculpabilidad, ansiedad ecológica, ecoanxiety, duelo ambiental.

La American Psychology Association (APA) describe la ecoansiedad como el temor crónico a sufrir un cataclismo ambiental que se produce al observar el impacto aparentemente irrevocable del cambio climático y la preocupación asociada por el futuro de uno mismo y de las próximas generaciones. La interiorización de los grandes problemas medioambientales, por tanto, puede tener secuelas psicológicas en algunas personas.

La ecoansiedad afecta a un número cada vez mayor de personas que se preocupan por la crisis ambiental. A algunas personas les preocupa, más que a otras, los efectos del cambio climático, llegando a experimentar niveles de estrés atribuibles a la incertidumbre que se presenta frente a las futuras generaciones.

De momento, la ecoansiedad no está considerada ni clasificada como un trastorno psicopatológico en sí misma, pero la preocupación elevada por la emergencia climática que vivimos sí puede derivar en otros trastornos psicológicos. Es decir, es un estado mental que puede tener consecuencias físicas y afectivas, pudiendo ser causante de un estrés emocional o incluso de trastornos depresivos, sobre todo en personas muy implicadas con el tema, como las personas activistas.

Pero no sólo afecta a estas personas activistas medioambientales, ni tampoco es un problema únicamente de países desarrollados, estamos hablando de un tema global y trasgeneracional, que se extiende especialmente entre los jóvenes, porque son los más sensibilizados con el tema, al ser una generación educada en la conciencia ecológica.

💡 ¿Sabías que la salud se ha incluido entre los Objetivos de Desarrollo Sostenible fijados por la ONU para el 2030? Infórmate en nuestro artículo: La salud como objetivo de desarrollo sostenible

Causas de la ecoansiedad

Hay múltiples causas que pueden desencadenar la ecoansiedad. Por ejemplo, la falta de acción de los gobiernos o una respuesta gubernamental inadecuada pueden crear sentimientos de abandono, episodios de ansiedad o angustia climática.

crisis climática

También puede influir el pensamiento egoísta de algunas personas que creen que no deben involucrarse en la crisis climática ni tomar medidas algunas, pues consideran que las consecuencias de los problemas medioambientales no le van a afectar directamente sino a generaciones futuras.

Estos grandes problemas medioambientales asociados a la crisis climática son:

  • Los fenómenos meteorológicos extremos (olas de calor e incendios, ciclones y tifones, terremotos y maremotos, etc.)
  • El aumento de la contaminación y su impacto en la salud
  • La acumulación de basura en los océanos
  • La pérdida de biodiversidad
  • El estrés hídrico y la escasez de agua
  • La sobreexplotación de recursos naturales y la deforestación
  • La subida del nivel del mar
  • Etc.

💡 Lee más sobre las causas de la contaminación marina

Síntomas de la ecoansiedad

La ecoansiedad no se manifiesta en todas las personas de la misma manera ni afecta por igual a todas. De hecho, suele calar más en aquellas personas más concienciadas con la protección del medioambiente y en la población joven, de entre 18 y 34 años.

Entre los síntomas, podemos señalar los siguientes:

  • cuadros ligeros de ansiedad
  • angustia
  • estrés
  • alteraciones del sueño
  • nerviosismo
  • impotencia
  • inquietud
  • ira
  • sensación de ahogo
  • sentimientos de culpa
  • preocupación por el futuro
  • depresión, en los casos más graves
  • etc.
solastalgia

La solastalgia

Esta palabra fue acuñada por el filósofo Glenn Albrecht en el año 2005, y está compuesta por dos términos: uno del latín, “sōlācium”(comodidad) y la raíz griega >”-algia”(dolor).

La solastalgia, que tampoco está catalogada como una patología, se refiere al conjunto de trastornos psicológicos que se producen en una población nativa tras cambios destructivos en su territorio, ya sean consecuencia de actividades humanas o del clima.

Las personas expuestas a estos eventos pueden sufrir reacciones negativas provocadas por una sensación de impotencia ante los cambios ambientales que se desarrollan. La pérdida de certeza de una comunidad en un entorno que alguna vez fue predecible es común entre los grupos que expresan solastalgia.

La solastalgia afecta, por tanto, a personas que ya han padecido las consecuencias de un desastre natural y ese es el matiz diferenciador respecto a la ecoansiedad. Hay estudios que informan que las personas que han sufrido un desastre natural presentan un 4 % más de posibilidades de padecer una enfermedad mental, además de sufrir cuadros de estrés postraumático o depresión.

Consejos para afrontar la ecoansiedad

Los efectos de la ecoansiedad pueden minimizarse como cualquier otro problema relacionado con la ansiedad, con estrategias como:

  • Buscar la parte positiva ante cualquier circunstancia
  • Trabajar la regulación emocional 
  • Desarrollar la resiliencia para afrontar las adversidades
  • Reducir el sentimiento de culpa, por ejemplo, poniendo de nuestra parte a la hora de cuidar el medioambiente.
  • Fomentar un estilo de vida sostenible en nosotros y en las demás personas.

Algunos consejos que podemos seguir para manejar la ecoansiedad son:

  1. Tomar conciencia y concienciar a los demás sobre la crisis climática, a través de la educación ambiental y la práctica de la empatía.
  2. Modelar nuevos hábitos y comportamientos en armonía con la naturaleza, constituyendo acciones importantes para detonar el cambio que requiere el planeta, más allá del alarmismo innecesario y de la actitud pasiva frente al calentamiento global. 
  3. Apostar por un consumo responsable y por el reciclaje para cuidar lo máximo posible el medio ambiente.
  4. Reducir el consumo de plásticos.
  5. Manejar responsablemente la información disponible sobre la crisis climática.
  6. Realizar acciones personales y grupales enfocadas desde lo espiritual, emocional y ambiental, coadyuvarán los esfuerzos técnicos, científicos y políticos, que hacen falta en el mundo para combatir el cambio climático. Por ejemplo, realizar actividades sostenibles, como montar un huerto urbano o recoger plásticos cuando vamos a la playa, o de excursión a la montaña, en definitiva, tratar al ambiente con amor y respeto.
  7. Participar activamente en los diversos esfuerzos ciudadanos, en acciones conservacionistas. Nos va a ayudar a sentirnos mejor y también combatirá cualquier sensación de ansiedad lejana al presente. Ser propositivos y constructivos también contribuirá a impulsar una sensación de seguridad y paz.
  8. Apostar por la movilidad sostenible y por la alimentación sostenible.
  9. Evitar las pequeñas acciones que contaminan, como dejar el grifo abierto o tirar un chicle al suelo, porque todos los detalles, por pequeños que sean, son importantes.
  10. Asumir comportamientos ambientalmente responsables en contacto directo con la naturaleza, uniendo esfuerzos con todas aquellas organizaciones que no pierden la esperanza, y día a día promueven acciones específicas para revertir el calentamiento global e impulsar la adaptación al nuevo clima.
  11. Evitar pensar en lo catastrófico que puede ser el futuro. La ansiedad se genera cuando sentimos que no tenemos control en lo que pueda pasar. Sin embargo, es mucho lo que podemos hacer en el presente para cambiar las cosas como están.

Esperamos que este artículo te haya ayudado a conocer y familiarizarte con este nuevo término de ecoansiedad, no le pierdas la pista a nuestro blog para estar al día de otras cuestiones relacionadas con tu salud y salud mental ¡Te esperamos!

seguro de salud
¿Te ha parecido interesante este artículo? ¡Compártelo en redes sociales con tu familia y amigos!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Whatsapp
Whatsapp
Psicóloga

Licenciada en Psicología, Máster en Trastornos Postraumáticos, Técnico Superior en Prevención de Riesgos Laborales, Experta en Psicología de Emergencias y Catástrofes por el Consejo General de la Psicología de España, miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Española de Psicología Aplicada a Desastres, Urgencias y Emergencias (SEPADEM), Coordinadora del Grupo de Intervención Psicológica en Emergencias y Catástrofes del Colegio Oficial de Psicólogos del Principado de Asturias, y Vicepresidenta de la Federación Internacional de Psicología en Emergencias (FIPE-IFEP). Más de 20 años de experiencia en asesoramiento psicológico e impartición de actividades formativas presenciales y online.

Perfil de LinkedIn