10 lugares para relajarse y desconectar en España

aegon SAlud lugares-anti-estres-espana

Con el estrés y cansancio que nos genera el trabajo, cualquier oportunidad es buena para escaparse unos día. A pesar de las numerosas y atractivas opciones que tenemos para irnos al extranjero, los destinos nacionales siguen teniendo sus aficionados, y no es para menos. Ya sea para pasar unos pocos días, como para desconectar durante periodos más largos, aquí te dejamos una lista con algunos de los mejores lugares para relajarse y desconectar en España.

💙 Desde Aegon, hemos creado Cariñoterapia con sentido, un programa que nos ayuda a tomar consciencia de la importancia de cuidarnos, de forma integral, trabajando nuestros 5 sentidos para alcanzar el bienestar y una salud mental plena. No dudes en visitar nuestra web para aprender de todos los consejos que nuestros especialistas y talentos amigos nos ofrecen a través de esta iniciativa, ¡te esperamos!

¿Tienes ya destino para escapar de la rutina y de los agobios diarios? ¡Seguro que alguno te queda cerca!

Top 10 destinos relajantes en España

Toma buena nota de estos 10 lugares para disfrutar y relajarte.

💡 La salud mental es tan importante como la física, por lo que necesitamos trabajarlas a partes iguales.

Albarracín, Teruel.

Es uno de los pueblos más bonitos de España y es Monumento Nacional desde 1961. Está en la hoz del Guadalaviar, río que desde Teruel pasa a llamarse Turia. Cuenta con unos paisajes de ensueño y mucha historia a sus espaldas.

Su construcción más característica es la muralla, que rodea el casco histórico y la cual podrás recorrer tú mismo. La Plaza Mayor, la catedral y la iglesia de Santiago, entre otras, también son algunas de sus estancias imperdibles que, acompañadas por las propias casas de piedra y madera, te transportarán a la época medieval.

Relájate disfrutando su patrimonio artístico y arquitectónico, sus pinturas rupestres y la naturaleza que le rodea.

Ansó, Huesca.

Situado en el Pirineo occidental aragonés, su belleza ha sido reconocida por la asociación de los Pueblos Más Bonitos de España. Te sorprenderán sus casas de piedra al pasear por las calles, que además son todas peatonales. Te relajará dejar de lado el coche y el tráfico y la cercanía del entorno natural.

También podrás empaparte de cultura visitando la torre medieval o la iglesia de San Pedro, ambas datadas del S. XVI.

Además, su localización es ideal para relajarte y convierte a este pequeño pueblo en uno de las principales escapadas antiestrés, pues podrás pasear y realizar excursiones por la naturaleza que ofrece el paisaje pirenaico.

📌 Viajemos a donde viajemos, es importante organizar nuestro presupuesto para no gastar más de lo necesario.

Begur, Costa Brava.

En el corazón del Empordà, este pueblo y sus playas harán que olvides tus preocupaciones al borde del Mediterráneo. Podrás disfrutar del casco antiguo, sacado de un cuento, con lugares imperdibles como la iglesia de Sant Pere y Santa Reparada y la Torre de defensa, que se funde a la perfección con las casas de piedra que la rodean. No puedes dejar de visitar el Castillo de Begur y el Mirador Carmen Amaya, ambos con unas vistas increíbles del centro histórico.

Si eres de las personas que se prefieren relajarse con el mar, tendrás a tu disposición preciosas calas y playas donde podrás pasear y bañarte aguas claras y con paisajes rocosos. Sin olvidar la gastronomía de la zona, que destaca por la calidad de sus pescados y mariscos entre otros productos locales.

Cadaqués, Costa Brava

También en la Costa Brava se sitúa el conocido pueblo de Cadaqués. Tradicionalmente fue un pueblo de pescadores, y guarda su estética con mucho mimo, pero Dalí le situó en el mapa para mucha gente. Pese a ello ha sabido conservar su alma tranquila y su encanto.

Disfrutarás de sus calas más cercanas, así como paseando, tanto por las estrechas calles del casco antiguo como por el paseo marítimo.

Cuando vayas, piérdete en sus playas y no olvides probar su famoso plato suquet de peix.

Te ayudamos a garantizar la tranquilidad que quieres para ti y los tuyos

Casares, Málaga.

Yendo hacia el sur en busca de la tranquilidad encontramos este pueblo de Málaga que parece colgado de la montaña. Casares es precioso todo el año, pero en otoño resulta especialmente mágico. Sus casas blancas y sus laberínticas calles invitan a perderse y olvidarse de lo que hay fuera.

Reserva un rato para visitar su alcázar árabe, se sitúa en la parte superior de la montaña, como si tratase de coronar el pueblo.

Cudillero, Asturias.

Este pequeño pueblo de pescadores asturiano fue refugio de piratas por su situación estratégica. El mar y el monte se encuentran en esta villa. Sus altos acantilados permiten que la vista se relaje mirando la inmensidad del agua. Su característica ubicación hará que disfrutes de la vida en el pueblo y de la costa sin abandonar la vegetación que lo envuelve.

También podrás fundirte en algunas de las playas cercanas a esta localidad, con sus características vistas que mezclan mar y montaña en cuestión de unos pocos metros.

Pero no solo lo disfrutarán los amantes de los paisajes; el Conjunto Palaciego Selgas, conocido como el Versalles asturiano, dejará impresionado a más de uno.

Illas Cíes, Pontevedra.

Este paraíso de la ría de Vigo es un espacio natural del que gozarán los que busquen perderse en un lugar virgen, tan difícil de encontrar en España hoy en día. El archipiélago lo forman tres islas y solo podrás llegar a través del mar a este lugar en el que el estrés no tiene lugar.

Las visitas a la playa y los paseos por sus diferentes rutas senderistas harán que te olvides de la vida en la ciudad y desconectes del día a día.

La Alberca, Salamanca.

La Alberca es un pueblo salmantino, ubicado en el corazón de la Sierra de Francia.

Sus casas tradicionales son de piedra con estructuras de madera y la paz y el sosiego son la tónica general de esta población, cuyas calles intrincadas recuerdan a las de una judería.

Está rodeado de una belleza natural que te envolverá.

Peñalba de Santiago, León.

Es uno de los paisajes más bellos de Castilla y León y está situado en el llamado, con razón, Valle del Silencio. Cuando lo visites creerás haber viajado en el tiempo hasta la Edad Media, por sus calles, sus casas e iglesias.

La misma sensación de calma te invadirá si recorres los bosques de roble de sus inmediaciones, los ríos y cascadas naturales. Pura naturaleza para olvidarte hasta de este siglo, haciendo de este destino uno de los imprescindibles sitios para relajarse y desconectar.

Ronda, Málaga.

Esta ciudad malagueña es perfecta para desconectar y relajarse. Disfrutarán los que buscan naturaleza, gracias a las sierras que la rodean, el cañón conocido como el Tajo de Ronda, por donde discurre el río Guadalevín o el valle de los Molinos.

Es uno de los principales destinos de esta lista en cuanto a patrimonio histórico, pues cuenta con multitud de históricas construcciones, entre las que encontramos la mano de los árabes y los romanos en este territorio. Los baños árabes y el Teatro de Acinipo son muestra de ello. También podremos disfrutar de monumentos más actuales como la Plaza de Toros o la Ermita de la Virgen de la Cabeza. No podemos quedarnos sin mencionar el Puente Nuevo, siendo el punto más emblemático de este característico pueblo. Todas estas opciones culturales te harán empaparte de la historia que compone este lugar, olvidándote del estrés y las obligaciones.

¿Has elegido ya tu destino? ¡Bien! Entonces ya puedes empezar a hacer la maleta: No te olvides de llevar ropa cómoda y unas buenas zapatillas para dar largos paseos ¡Que disfrutes de tu escapada anti-estrés!

💡 Y si te ha gustado este artículo y quieres seguir combatiendo el estrés en tu día a día, conoce cuáles son las principales causas del estrés y cómo hacerle frente.

seguro de salud
¿Te ha parecido interesante este artículo? ¡Compártelo en redes sociales con tu familia y amigos!
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
Linkedin
Share on whatsapp
Whatsapp

Aegon es uno de los mayores grupos aseguradores del mundo, fundado en Holanda hace más de 160 años, cuenta con una plantilla de más de 29.000 empleados en todo el mundo. Esta variedad de culturas aseguradoras nos ha permitido conocer, y mejorar la gama de productos y servicios ofrecidos a nuestros clientes durante más de 30 años en España.

Nuestra misión es ayudar a personas a proteger lo que más importa durante toda su vida.