Células T: descubre su papel frente a la Covid-19

Células T y Covid 19

La COVID-19 ha dejado al descubierto muchos de los misterios que aún guarda la innumidad, entre ellos el papel de las células T ¿Hasta qué punto nos protegen? ¿Se activan con las vacunas? ¿Responden a diferentes cepas? Así que poco a poco vamos a contarte todo lo que sabemos hasta ahora.

💡 Y para empezar, creo que no estaría nada mal que recordásemos nuestro artículo sobre ¿Cómo nos infecta y muta un virus?

Porque comprendiendo la complejidad de acción de estos minúsculos seres, será mucho más fácil entender nuestra reacción inmunitaria.

Como nuestro sistema inmune abarca muchas células y también muchas clases de respuestas distintas, iremos por partes. Entonces ¿Qué son las células T? Pues las células T, también llamadas linfocitos T, son un componente fundamental de la respuesta inmunitaria y existen diversos tipos. El papel de todas ellas no es aún bien conocido, pero sí que sabemos que son capaces de reconocer a antígenos, esto es moléculas específicas que pertenecen a un potencial patógeno.

Una vez que las células T reconocen al antígeno, y según el tipo del que se trate, puede suceder diferentes cosas. Como los subtipos de células T son muy variados, nos centraremos en las más importantes en la respuesta contra la COVID-19 ¡A por ellas!

Aegon te ofrece una solución para ti y tu familia para que te sientas tranquilo


Células T citotóxicas

Capaces de destruir a células infectadas por los virus, ya que ellas mismas exponen en su superficie moléculas del virus para que se las reconozca. Esas moléculas son identificadas por estos linfocitos T, que, sin son activados además por otros tipos de células, las destruirán.

Esta necesidad de doble activación tiene como finalidad que la respuesta inmune no sea exagerada, ya que si lo es puede dañar también a nuestros tejidos. Tal como sucede en la respuesta al coronavirus conocida como “Tormenta de citoquinas” ¿Te suena?

Las citoquinas son moléculas del sistema inmune que pueden inflamarnos o desinflamarnos. Cuando se da una tormenta de citoquinas hay un exceso de citoquinas proinflamatorias, lo que se traduce en una gran inflamación que incluso puede resultar mortal, por dañar gravemente a los pulmones u otros tejidos.

💡 Y hablando del sistema inmune, te dejamos este artículo que quizás te interese ¿Cómo mejorar el sistema inmune

Células T colaboradoras

Activan a otras partes del sistema inmune. Dentro de esta clase de células T hay también distintos subtipos, que activarán unos mecanismos de defensa u otros. Por ejemplo, algunos interaccionan con los linfocitos B, que son los que producen anticuerpos.

Seguro que últimamente has oído hablar mucho de los anticuerpos, debido a las vacunas contra la COVID. Los anticuerpos son importantísimos pues son capaces de impedir que los virus entren en las células, y también de desencadenar respuestas de destrucción específicas contra ese patógeno.

Las células T participan en la producción de anticuerpos
Los linfocitos T participan en la inducción de la producción de anticuerpos

Células T de memoria

Persisten en nuestro cuerpo meses o años tras una infección. Esto es un periodo de tiempo muy superior al de los anticuerpos, que no suelen durar en nuestro organismo más de 6 meses.

Estas células T dedican a circular “patrullando” nuestro cuerpo por si un patógeno del que son específicas volviera a aparecer, es decir por si hubiera una reinfección. En esos caso ellas lo reconocen y se inicia una respuesta inmune mucho más rápida y potente que con el primer contacto.

Por eso las reinfecciones suelen cursar de manera mucho más leve que las infecciones iniciales.

COVID persistente ¿Qué es?

Como ves las células T son básicas para que nuestro sistema inmune funcione correctamente, pero no puedo dejar de mencionar aquí su lado oscuro.  Por una parte tenemos el que una mala regulación de la producción de células T podría estar detrás de lo que se conoce como COVID persistente.

Al menos en una parte de los casos, según apuntan ya varias investigaciones. El COVID persistente es una patología reconocida pero aún pendiente de definir con concreción. En ella los síntomas agudos más característicos de la infección por coronavirus han desaparecido, pero otros más inespecíficos persisten, entre ellos destacan:

  1. Fatiga sin causa justificada
  2. Problemas para concentrarse
  3. Descoordinación motora
  4. Dificultad respiratoria
  5. Dolor articular y muscular
  6. Dolores de cabeza

💡Si quieres saber más sobre este sorprendente fenómeno te dejo nuestro artículo: Secuelas de la COVID ¿Más de un año después?

El porcentaje de personas afectadas por la COVID persistente es pequeño, pero en absoluto despreciable, además debido al gran impacto que esta pandemia está teniendo en España se sabe ya que son miles los afectados en nuestro país.

Células T y autoinmunidad

Otro gran problema que puede derivar de una inadecuada activación de las células T es que, por error, actúen favoreciendo el desarrollo de patologías autoinmunes. Estas enfermedades se dan, cuando nuestras células de defensa atacan a moléculas propias, dañando nuestros tejidos y órganos.

El proceso de la autoinmunidad es complejísimo, y cada vez afecta a un mayor número de personas. En su desarrollo afectan factores muy diversos, desde los genéticos, a la exposición a ciertos químicos, estrés, haber padecido algunas infecciones o el desequilibrio de la microbiota intestinal.

Respecto a este último factor, actualmente se sabe cómo muchas especies bacterianas de nuestra microbiota, pueden modular la respuesta de los linfocitos T, pero cuando la microbiota está desequilibrada, esa forma de regulación desaparece, y las células T pueden “equivocarse” con mayor facilidad y reaccionar de forma exagerada.

Si te interesa saber más sobre todo esto te dejo este artículo sobre enfermedades autoinmunes y microbiota intestinal, de la fundación Gut Microbiota for Health, dependiente de la Sociedad Europea de Neurogastroenterología.

Las células T son reguladas por la microbiota
Los linfocitos T son modulados por bacterias intestinales

En él se nos detalla una investigación conjunta entre universidades españolas, canadienses, suizas y australianas. Con él verás que, el vínculo entre las bacterias de tu intestino y la funcionalidad de algunos tipos de linfocitos T es, como mínimo, fascinante.

Vacunas contra la COVID-19 y Linfocitos T

Si bien es cierto que durante el desarrollo de las vacunas contra la COVID-19 se trata muy especialmente de potenciar la formación de linfocitos B, que son los que producen los famosos anticuerpos, también se tiene en cuenta para valorar su eficacia en qué medida activan la producción de células T.

Pues bien, en este sentido estamos de enhorabuena, y parece que las células T son la clave para que las distintas vacunas actúen con eficacia frente a las diferentes cepas.

Es cierto que la aparición de nuevas variantes tiene aún en vilo a los científicos, pues algunas de ellas, especialmente la sudafricana, podrían presentar una mayor resistencia a los anticuerpos que nuestro organismo fabrica al ser vacunados; sin embargo la respuesta de las células T inducidas por la vacuna, sigue siendo muy alta frente a estas cepas.

Conclusión, la inmunidad mediada por células T, inducidas por las vacunas, nos protegería para que, en caso de infección la respuesta inmune fuese muy rápida, lo que reduce muy considerablemente el riesgo de padecer una infección grave. No está mal recibir buenas noticias de vez en cuando ¿Verdad?

Y sinceramente creo que, tras más de un año de pandemia, nos las merecemos muy especialmente. Así que hoy nuestro artículo concluye aquí, centrándonos en la esperanza de que las células T sigan siendo efectivas frente a las diferentes variables del coronavirus que existen, y que aún pueden surgir.

Esto no quiere que podamos aún bajar la guardia, por desgracia el ritmo de vacunación en toda Europa no ha seguido el ritmo esperado, y hasta alcanzar la inmunidad de rebaño, lo que supone que al menos el 60% de la población esté vacunada, aún tendremos que esperar. Esto sí que, por desgracia, no pueden solucionarlo las células T.

Por eso desde aquí queremos pediros de nuevo mucha prudencia, la misma que tan necesaria ha sido también durante este último año. Para proteger a nuestros seres queridos más vulnerables, además de a nosotros mismos.

¿Y tú? ¿Quieres seguir informado con todos los temas de salud que te pueden afectar? Pues si quieres rigor y actualidad, no dejes de seguirnos.

banner seguro salud covid19
¿Te ha parecido interesante este artículo? ¡Compártelo en redes sociales con tu familia y amigos!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin