¿Cómo hidratarse en verano? 7 alimentos que te ayudarán

como hidratarse en verano
Tiempo de lectura: 5 minutos

Nuestro cuerpo es fundamentalmente agua, hasta dos tercios aproximados del mismo se componen de este elemento fundamental. No solo eso, el 85% de la sangre, el 80% de masa muscular y hasta un 25% de nuestros huesos tienen como componente al agua. Es ahora, con el calor, cuando precisamente perdemos más y por ello, saber cómo hidratarse en verano es más importante.

Beber agua según se necesite es fundamental, pero también hay alimentos que nos ayudan a estar hidratado. Muchos de ellos, además, tienen su mejor momento en estos meses de verano y ayudarán a mantener tu cuerpo equilibrado.

¿Cuál es la forma correcta de hidratarse?

Beber mucha agua es fundamental estos días, pero una correcta hidratación también pasa por incluir en nuestra dieta alimentos que además de ricos en agua también nos proporcionan de forma natural muchos otros elementos beneficiosos para nuestra salud.

A continuación, repasamos algunos alimentos que te ayudarán a mantener una correcta hidratación:

  • Sandía y Melón
  • Tomate
  • Pepino
  • Pomelo
  • Lechuga
  • Uvas

Sandia y melón, esenciales en verano

Las frutas son el primer gran grupo de alimentos muy ricos en agua que ayudan a hidratarnos y en esta categoría destacan de forma importante dos: la sandía y el melón.

La sandía, una fruta rica en vitamina A, B, C y potasio, destaca precisamente por el licopeno, un pigmento antioxidante que le confiere su color rojo intenso, pero principalmente lucha contra el envejecimiento celular. Es una fruta de moda, que cada vez se consume más y es normal: tiene pocas calorías (20 por cada 100 gramos), sacia y además ayuda a mantenerte hidratado ya que más de 90% de su contenido es agua.

El melón le sigue de cerca. Su contenido calórico es similar, unas 30 calorías por cada 100 gramos. Todo ello siendo un alimento rico en betacarotenos y vitamina D. Su contenido en agua es similar, entre un 90% y un 95% y además su valor gastronómico es cada vez más apreciado tanto en ensaladas, macedonias, postres y entrantes.

Tomate, otro rey del verano

Pero si buscas cómo hidratarse en verano y disfrutar con la riqueza y variedad gastronómica de tus platos, sin duda el tomate será un ingrediente estrella.

Esta fruta tiene una composición de agua en un 93% es además rica en vitamina C, un potente antioxidante natural, a la que añadir la vitamina A, K, hierro y potasio. Pero, además, lo que nos interesa especialmente en verano, es su alto contenido en agua y sus propiedades diuréticas que ayuda a evitar la retención de líquidos, tan habitual en estas semanas, y que es de gran ayuda en la eliminación de toxinas.

Lo mejor del tomate es que en verano despliega más aún todas sus ventajas culinarias en multitud de platos. Ya no es solo in indispensable en las ensaladas, sino que, en forma de sopas frías, como gazpacho y salmorejo, es un deleite para el paladar a la vez que refresca e hidrata.

👉 Amplía información a través de nuestro artículo «Soluciona la retención de líquidos y prepárate para el verano«

Pepino, un complemento ideal

Otros de los alimentos básicos ricos en agua es el pepino, en este caso por encima del tomate ya que un 96% es agua. Su consumo no es en grandes cantidades, pero sí junto a otros alimentos ayuda a cómo hidratarse en verano y además hacerlo de forma sana.

El pepino es de sobra conocido por sus propiedades diuréticas que ayuda a eliminar el exceso de líquidos, lucha a combatir el exceso de peso, pero también tiene beneficios para la piel, al propiciar mantenerla muy hidratada en un momento en el que el sol la castiga mucho más. Si quieres tener más información sobre cómo cuidarte la piel, no te pierdas «Cuidado de la piel: trucos, consejos y claves para una piel sana«

Además, cabe destacar que España es un gran productor de pepino, que podemos encontrar todo el año, pero es en verano cuando se consume más como un ingrediente importante en platos como el gazpacho y especialmente en ensaladas.

Lechuga, muy rica en fibra y agua

Pero si hablamos de ensalada, la verdura más destacada es la lechuga. Rica en fibra y, por supuesto en agua, es un alimento imprescindible siempre y de nuevo en especial en verano. Además de su efecto saciante, que la incluye entre los alimentos para casi todas las dietas, también ayuda a hidratarnos.

La lechuga es muy rica en agua y potasio y a la vez pobre en sodio, por eso es también un alimento muy recomendable por sus efectos diuréticos y contra la acumulación de líquidos.

Pomelo y su efecto equilibrante

El pomelo es una fruta llena de beneficios y que se ha convertido en un producto estrella para muchos tipos de dietas. Ya sea al natural, en macedonia, en zumo o en refrescante sorbete tenemos ante nosotros una fruta muy rica en vitaminas A y C, muchos minerales y antioxidantes.

Esta última propiedad es la que explica cómo hidratarse en verano gracias al pomelo. En primer lugar, está compuesta por un 91% de agua (no mucho menos que una sandía), pero no solo aporta agua, gracias a sus componentes antioxidantes, ricos en minerales también ayuda a reequilibrar el cuerpo ante la pérdida de electrolitos.

Uvas, ricas en antioxidantes

Es uno de los alimentos que más pueden sorprender si pensamos en hidratación, pero es que, además de sus propiedades beneficiosas para el corazón su capacidad antioxidante también es muy importante.

Estas ventajas de hidratación se centran en la piel principalmente que, cómo ya hemos indicado, es donde se sufren muchas agresiones en el verano. También ayuda a eliminar toxinas, a que funcionen mejor los riñones y, en definitiva, a complementar la hidratación en verano.

👉 Si te ha gustado este artículo, te invitamos a seguir leyendo «Prevención en Salud ¿Por qué es importante el cuidado de la salud?«

Además, si eres cliente Aegon, recuerda, a través de la App Aegon Telemedicina, puedes consultar con un especialista en nutrición de forma rápida y directa ¡Te esperamos!