Disnea. Dificultad respiratoria o falta de aire. Qué es, causas, diagnóstico y tratamiento

disnea

Respirar es una acción natural que todos realizamos y la falta de aire o la sensación de ahogo es realmente desagradable y un motivo importante por el cual acudir a la consulta de un médico especialista para buscar soluciones.

Pese a que muchas veces las causas que la provocan son inofensivas, como por ejemplo tras realizar un esfuerzo físico para el que no se está preparado o entrenado, sufrir disnea también puede ser un síntoma de una patología que puede revestir gravedad. Así que conocer qué es la disnea, cuáles son sus síntomas y qué hacer si esto sucede, es de vital importancia.

Sigue leyendo, desde Aegon Seguros te lo explicamos.

El mayor cuadro médico para cuidar de ti
Más de 50.000 especialistas
Más de 1.000 clínicas a tu disposición


¿Qué es la disnea?

La disnea, como describe la Sociedad Española de Oncología Médica, es sufrir dificultad respiratoria, falta de aire o sensación de ahogo.

Las sensaciones que provoca son subjetivas y pueden presentarse en diferentes grados e intensidades. Además, su aparición puede deberse a múltiples factores, ya sean fisiológicos, sociales, medioambientales o incluso psíquicos.

Acudir al médico con la mayor brevedad ante la aparición de cualquier síntoma es prioritario, y por ello, contar con un buen seguro de salud privado como los que te ofrecemos en Aegon, que garanticen rapidez, eficacia y una buena atención médica es fundamental.

¿Cuáles son los síntomas de disnea?

Los síntomas de la disnea pueden ser diversos y, como hemos dicho anteriormente, presentarse en cada paciente de una forma distinta.

Pese a ello, los síntomas más comunes son:

  • Falta de aire
  • Sensación de ahogo
  • Dificultad para respirar
  • Sensación de asfixia o sofoco
  • Presión en el pecho
  • Respiración agitada
  • Palpitaciones del corazón
  • Tos
  • Sibilancias

Sufrir disnea tras llevar a cabo ejercicios vigorosos o extenuantes puede ser ‘habitual’ e incluso comprensible, pero si la dificultad respiratoria aparece en cualquier otra circunstancia, es urgente acudir al especialista.

Ante la detección de la disnea, los médicos llevarán a cabo las pruebas médicas que crean pertinentes, principalmente para detectar si se trata de una disnea cardiaca o pulmonar y proceder con los tratamientos que se requieran en cada caso.

¿Cuáles son las causas de disnea?

Las causas por las que se puede sufrir disnea son muchas y muy diversas. Entre ellas, las siguientes:

  • El ejercicio físico excesivo, para el que no se está preparado, puede causar disnea a corto plazo, es decir, que en pocos minutos se revierte.
  • La elevación considerable en el terreno provoca falta de oxígeno, por lo que se puede experimentar disnea temporal.

Pero, además, también puede ser debido a la presencia de ciertas afecciones médicas como, por ejemplo:

  • Padecer una insuficiencia cardíaca
  • Tener una presión arterial baja
  • Padecer neumonía
  • Sufrir una embolia pulmonar
  • Padecer de estrés o ansiedad
  • Obesidad

Cuando la disnea es persistente y tiene una duración de al menos cuatro semanas, pasa a considerarse crónica y puede ser debido a:

  • La existencia de una enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC)
  • Enfermedades pulmonares, como la fibrosis pulmonar intersticial.
  • Crup
  • Tuberculosis
  • Cáncer de pulmón
  • Pleuresía
  • Hipertensión pulmonar
  • Sarcoidosis
  • Edema pulmonar
  • Asma
  • Cardiomiopatía
  • Insuficiencia cardiaca
  • Pericarditis
la actividad física es una causa para sufrir disnea

Grados de disnea

Una vez el especialista médico ha diagnosticado que un paciente sufre de disnea y cuáles son las causas que la provocan, es fundamental cuantificarla, es decir, establecer en qué grado se encuentra. De este modo se puede valorar la severidad para poder implementar el tratamiento adecuado, así como la evolución que se lleve a cabo.

Existen dos escalas diferentes para llevar a cabo la medición. En primer lugar, las indirectas, que establecen cuál es el impacto que provoca en la vida de los pacientes. Y, por otro lado, las directas, que son más objetivas y miden la tolerancia al ejercicio.

Escalas indirectas

  • MRC (Medical Research Council)

Se ha ido modificando y mejorando con el tiempo. Sirve para medir los efectos que la tarea a realizar produce en la disnea del paciente. Sus grados van desde el 0, cuando la disnea se produce ante los ejercicios extenuantes, hasta el grado 5, en el que la disnea imposibilita que el paciente lleve a cabo tareas normales o cotidianas, como vestirse, andar…

  • Diagrama de Costo de Oxígeno

El diagrama de costo de oxígeno no es el más utilizado y consiste en una escala analógica visual que consta de 13 actividades. El paciente debe señalar cuál es el punto exacto en el que se produce la disnea al realizar los ejercicios.

  • Escala de Mahler (BDI/TDI)

Por su parte, con la escala de Mahler se pueden medir tres magnitudes diferentes de las tareas a realizar: dificultad, intensidad y deterioro funcional. En cada una de estas magnitudes se debe llevar a cabo una valoración de 0 a 4 y la suma total puede oscilar entre 0 y 12.

  • Cuestionarios de calidad de vida

Los cuestionarios de calidad de vida ofrecen una información más amplia, pero están destinados a evaluar a grupos sociales o poblaciones. Y no sirven para el uso individual.

Escalas indirectas

  • Escala de Borg

La escala de Borg establece diferentes grados de disnea que van desde el 0, que es nada, hasta el 10, que es el máximo.

Es la más utilizada, principalmente por los cardiólogos. En esta escala se facilita a los pacientes una cartilla en la que debe calificar con una nota la dificultad de respirar en cada actividad.

  • Escala visual análoga (VAS)

La escala de VAS ha sido por excelencia muy utilizada, puesto que es la más gráfica y, además, sirve para evaluar la evaluación de un mismo paciente a lo largo de todo el tratamiento.

banner te llamamos gratis

Tratamiento de la disnea

Cuando el médico especialista diagnostica cuáles son las causas de la disnea, determinará cuál es el tratamiento a seguir, en función de su origen.

Por tanto, el tratamiento depende de la enfermedad que la provoque, incluyendo la mejora del aporte nutricional, las terapias broncodilatadoras, etc.

Es muy importante establecer las causas que provocan la falta de respiración, ya sea una disnea del sueño, pulmonar, cardiaca… para poder llevar a cabo el tratamiento correspondiente y evitar que la calidad de vida de la persona empeore. Por ello, contar con un seguro médico que agilice todos los trámites y proteja la salud del paciente, es fundamental.

En Aegon Seguros te ofrecemos la mejor asistencia sanitaria, con un amplio cuadro médico y hospitalario entre el que poder escoger. Ponte en contacto con nosotros y cuida de tu salud y la de tu familia.

¿Te ha parecido interesante este artículo? ¡Compártelo en redes sociales con tu familia y amigos!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Aegon

Aegon es uno de los mayores grupos aseguradores del mundo, fundado en Holanda hace más de 160 años, cuenta con una plantilla de más de 29.000 empleados en todo el mundo. Esta variedad de culturas aseguradoras nos ha permitido conocer, y mejorar la gama de productos y servicios ofrecidos a nuestros clientes durante más de 30 años en España.

Nuestra misión es ayudar a personas a proteger lo que más importa durante toda su vida.