¿Cuáles son las enfermedades cerebrales más comunes y cómo prevenirlas?

Aegon Salud enfermedades-cerebrales-como-prevenirlas

 “El cerebro no es un vaso por llenar, sino una lámpara por encender”. Plutarco.

El próximo día 22 de julio es el Día Mundial del Cerebro. Esta parte de nuestro cuerpo es considerada “el órgano rey”, puesto es como el centro de operaciones que rige nuestro cuerpo y funciones tan importantes como la respiración y la frecuencia cardíaca, percepción y movimiento, emociones, aprendizaje y planificación. Por ello nos gustaría hablarte de algunas de las enfermedades y trastornos más habituales que sufre este órgano tan importante y sobre cómo prevenirlas. Te las contamos en función de su causa.

  1. Enfermedades metabólicas

Cuando existen enfermedades metabólicas, éstas pueden acarrear grandes daños en el cerebro si no son tratadas de forma temprana, ya que se priva a este órgano de elementos esenciales para su desarrollo. Un ejemplo es la fenilcetonuria, enfermedad que se debe a la carencia de una enzima llamada fenilalanina hidroxidasa. Esto impide que la fenilalanina se metabolice en tiroxina, haciendo que la primera se acumule de forma tóxica en el sistema nervioso.

  1. Traumatismos

Los traumatismos craneoencefálicos pueden provocar ciertas afecciones en el cerebro debido a las consecuencias tanto por el golpe como el contragolpe que se produce en la parte opuesta de la parte del cerebro que recibe el golpe, al rebotar contra el cráneo. Éstas pueden ser:

  • Infecciones cerebrales
  • Derrames cerebrales
  • Hipersensibilización de algunos grupos neuronales derivando en epilepsia
  • Ruptura de conexiones neuronales y daños cerebrales difusos
  1. Enfermedades neurodegenerativas

Estas enfermedades provocan un deterioro progresivo del sistema nervioso y muerte neuronal, siendo éstos irreversibles. Todo esto repercute en el rendimiento cognitivo del individuo, por lo que va perdiendo facultades de forma paulatina hasta su deceso. Las más conocidas son:

  1. Epilepsia

La epilepsia se debe a un funcionamiento desequilibrado de los grupos neuronales, que se encuentran hipersensibilizados y reaccionan de forma anómala a la estimulación. Esto provoca que la persona sufra alteraciones como:

  • Crisis comiciales
  • Pérdida de conciencia repentina
  • Dificultades de memoria o anomia
  • Alteraciones en las funciones ejecutivas

El origen de este trastorno puede encontrarse en gran cantidad de afecciones como traumatismos o accidentes, encefalitis, derrames cerebrales, tumores o malformaciones. En algunos casos no se puede determinar su origen.

  1. Enfermedades neoplásicas como tumores cerebrales

Un tumor es un crecimiento incontrolado y expansivo de los tejidos de alguna parte de nuestro organismo, pueden ser benignos o malignos y causar una gran variedad de síntomas en función del área afectada. En el cerebro, aunque el tumor no sea cancerígeno, puede ser peligroso ya que provoca una compresión del mismo contra el cráneo.

Existen diversos de tipos de tumores según la célula del cual surja y del grado de malignidad. Algunos ejemplos son: astrocitomas, oligoastrocitomas, ependimomas y glioblastomas.

  1. Enfermedades y alteraciones genéticas

Estas tienen su origen en factores genéticos que alteran el funcionamiento y morfología del cerebro, a mutaciones en algún gen  y se suelen manifestar desde etapas tempranas del desarrollo del individuo. Algunos ejemplos son:

  • El síndrome de x-frágil
  • Síndrome de Down
  • Alteraciones en la migración neuronal que se da en el desarrollo fetal
  • Corea de Huntington: enfermedad neurodegenerativa que se caracteriza por cambios en la personalidad, movimientos involuntarios y pérdida progresiva de las funciones ejecutivas.
  1. Enfermedades producidas por una infección

La presencia de infecciones en el cerebro puede producir problemas en su funcionamiento debido a que el cerebro se inflama y se ve comprimido contra el cráneo:

  • Puede dejar de recibir sustancias que precisa.
  • Puede aumentar la presión intracraneal.
  • Puede verse afectado por sustancias nocivas que afecten a su funcionamiento o produzcan una muerte neuronal.

Algunos de los trastornos más habituales son:

  • La encefalitis (inflamación del encéfalo), cuyos síntomas son: fiebre, debilidad, malestar, irritabilidad, cansancio, convulsiones o incluso la muerte.
  • La meningitis o inflamación de las meninges que rodean el encéfalo.
  • Infección de VIH o sífilis
  • Enfermedad de Creutzfeldt-Jakob: enfermedad producida por una infección causada por priones o proteínas sin ácido nucleíco. Provoca demencia.
  1. Enfermedades cerebrovasculares

Estas se producen por una alteración en el funcionamiento de la red de vasos sanguíneos que irrigan el cerebro y le aporta oxígeno y nutrientes al cerebro. Este mal funcionamiento puede producir muerte de áreas cerebrales que dependen de los vasos afectados y localización. Dentro de este tipo de alteraciones podemos encontrar dos tipos:

  • Isquemias: la obstrucción de un vaso sanguíneo, normalmente debido a accidentes embólicos o tróbicos.
  • Hemorragias: derrame sanguíneo sobre áreas cerebrales, principalmente debido a rupturas de aneurismas cerebrales.

Detrás de las afecciones coronarias y el cáncer, los accidentes cerebrovasculares son la causa más común de muerte en países industrializados. Estas patologías tienen como consecuencia una serie de secuelas que afectarán a la funcionalidad y calidad de vida del paciente.

Las causas más comunes con el ictus y la anoxia.

  1. Migrañas

Esta patología es muy frecuente en la población. Se presenta como un tipo de dolor de cabeza recurrente de intensidad variable. Generalmente produce una sensación pulsátil y/o punzante y suele afectar a uno de los lados de la cabeza. Otros síntomas son:

  • Naúseas
  • Vómitos
  • Sensibilidad a la luz, olores o ruido.

Estas son las afecciones más habituales que puede sufrir nuestro cerebro, un órgano tan importante para nuestro buen funcionamiento diario. Para prevenirlas o poner un remedio eficaz y temprano, te aconsejamos que tengas a mano un seguro de salud con todas las coberturas médicas que necesites. Y disfruta de una buena lectura veraniega.