Hongos vaginales: Cómo se producen, síntomas, tratamiento y prevención

hongos vaginales

Los hongos vaginales son a menudo causa de infección en las mujeres jóvenes, y sin embargo todavía cuesta hablar de ello. Esto sucede en buena medida, porque cualquier infección de este tipo se asocia, equivocadamente, a enfermedades de transmisión sexual, cuando poco o nada tiene que ver en este caso, así que para aclararlo te dejo nuestro enlace sobre ellas.

 ¿Tú también has padecido hongos vaginales? ¿Te sucede con frecuencia? ¿Ha sido la primera vez? Si estás en esta página seguramente sea porque sí que los has sufrido, o al menos algo has oído ya hablar de ellos, quizás por una amiga, una hermana… por desgracia, como te decíamos, es una infección muy habitual, y desde luego no hay nada de lo que avergonzarse.

Para comprender más sobre este fenómeno, vayamos por partes, y lo primero es conocer el origen de este tipo de infección ¡Vamos a ello!

El mayor cuadro médico para cuidar de ti.
Más de 50.000 especialistas.
Más de 1.000 clínicas a tu disposición.


¿Cómo se produce la infección por hongos vaginales?

Los hongos vaginales mayoritarios pertenecen a la familia de la cándida. Esta familia constituye un grupo de varias especies, que habitan habitualmente en la vagina, sin dar lugar a ningún tipo de infección ni sintomatología. Por tanto, no podemos decir que sean especies patógenas.

Sin embargo, cuando estos hongos se multiplican en exceso, varían su morfología, y esta nueva forma aumenta su capacidad invasiva. Esto favorece a su vez que se reproduzcan más rápido, y es entonces cuando se da realmente la infección, denominada candidiasis vaginal.

El cambio del hongo vaginal a su forma invasiva se da por diferentes factores, que incrementan la susceptibilidad de la mucosa vaginal y la hacen más vulnerable. De hecho, como ya hemos dicho, normalmente las cándidas no actúan como patógenos, pero sí que son capaces de infectarnos bajo determinadas circunstancias.

A este tipo de especies, que actúan como patógenos, o no, dependiendo de las condiciones del medio, se les conoce como especies oportunistas; y no olvidemos que “el medio” es nuestro cuerpo en este caso, para ser más concretos, tu vagina.

Esto me recuerda a un profesor que nos hablaba siempre de que los microorganimos son como las semillas, precisan de un medio mínimamente favorable para crecer, y si el terreno está abonado muchísimo mejor.

Factores que favorecen los hongos vaginales

Siguiendo con la comparación anterior ¿Cuáles son los factores que abonan el terreno a los hongos vaginales? Pues bien, lo primero que debemos comprender es que en nuestra vagina hay millones de bacterias con un efecto protector frente a las infecciones.

Los lactobacilos disminuyen las candidas
Los lactobacilos reducen los hongos vaginales

La mayoría de ellas pertenecen a un grupo bacteriano conocido como lactobacilos, que seguro que te sonarán por los probióticos que anuncian algunas marcas de yogures y bebibles lácteos.

Quizás te preguntes ahora que hacemos aquí, y ahora, mezclando el tema de los yogures con los hongos vaginales, pero verás que tiene que ver mucho más de lo que imaginas. Como comentábamos hace un momento, los lactobacilos nos protegen frente a los patógenos.

Lo hacen tanto en nuestra boca, como en nuestro estómago, intestino, vagina y uretra. Por tanto, nos protegen tanto de infecciones bucales, como digestivas, urinarias, y por supuesto vaginales. Eso sí, el tipo de lactobacilos que viven en unas áreas u otras, es distinto.

Cuando algún factor favorece que se reduzca el número de lactobacilos en la vagina, los hongos como las cándidas, y también otras especies oportunistas, pueden multiplicarse más rápido, y dar lugar una infección.

Esto puede darse, muy frecuentemente, por alteraciones del pH vaginal, tal como nos explican en este artículo científico, de la Universidad de Medicina de Washington, sobre microbioma vaginal y candidiasis.

Finalmente, cualquier circunstancia que debilite la mucosa vaginal, o a nuestro sistema inmune, nos hará también más vulnerables. Entonces, y sabiendo ya todo esto ¿Qué factores favorecen la multiplicación de los hongos vaginales? Pues los más determinantes son:

  1. Los antibióticos
  2. Fármacos corticoides
  3. Fármacos inmunosupresores
  4. Algunos tratamientos hormonales
  5. El estrés continuado
  6. La humedad: piscina, playa…
  7. Patologías inmunes
  8. La menstruación
  9. El embarazo
  10. La diabetes
  11. El semen
La candida se favorece por la glucosa elevada
A los hongos vaginales les favorece la glucosa sanguínea elevada

Síntomas de los hongos vaginales

En ocasiones, diferenciar una infección vaginal de otra no es sencillo, pues pueden darse síntomas iguales tanto una infección de origen bacteriana, fúngica (por hongos) o parasitaria.

Otras veces, sí que pueden padecerse síntomas específicos de la infección por hongos vaginales, lo que nos permitirá establecer de forma mucho más adecuada el tratamiento. Es por esto, que es importante que conozcas los síntomas más característicos y específicos de la infección por cándidas.

Entre esos síntomas destacan:

  1. Flujo abundante y espeso
  2. Flujo blanquecino, no maloliente
  3. Ardor o picor al orinar
  4. Picor o dolor en la vulva y/o la vagina
  5. Enrojecimiento en la vulva y/o la vagina

En cualquier caso, si tienes algunos de estos síntomas lo mejor es siempre que consultes con tu ginecólogo, que muy posiblemente te recomendará hacer un cultivo para averiguar si el microorganismo causante de tus molestias, son los hongos vaginales y otro patógeno.

Tratamiento y prevención de la candidiasis

Para combatir a los hongos vaginales usualmente se emplean tratamientos antifúngicos como el fluconazol, u otras moléculas similares, que pueden aplicarse tópicamente tanto en forma de óvulos vaginales como cremas.

Cuando la infección se prolonga, y no responde a los tratamientos tópicos, pueden recomendarse también internamente, en forma de cápsulas o comprimidos. Debido a que estos compuestos, ingeridos, pueden afectar a tu hígado y tu riñón, te aconsejamos usar siempre estos compuestos bajo supervisión médica.

Por otro lado, en la actualidad se están investigando nuevos antifúngicos, que según los estudios actuales podrían ser más eficaces y menos tóxicos, tal como nos cuentan en el artículo que te enlazo, publicado por la Universidad de Harvard.

Al margen de los fármacos, lo que sí que puedes hacer con tranquilidad, es tener en cuenta algunos de estos consejos que te ayudarán a prevenir la proliferación de los hongos vaginales. Verás que pueden resultarte muy efectivos, especialmente si padeces infecciones de repetición, lo que suele resultar muy molesto. Entre ellos destacan:

  • Consumir probióticos específicos para mejorar la flora bacteriana vaginal
  • Utilizar ropa interior de algodón, pues las fibras sintéticas retienen la humedad
  • Cambiar con frecuencia tu compresa o tampón durante la menstruación
  • Cambiar tu bañador húmedo después del baño, por otro seco
  • Para la higiene de tus genitales, emplea jabones de pH específico
  • Reducir lo máximo posible el consumo de productos azucarados
  • Practica técnicas de control del estrés, por ejemplo, el yoga
  • Usa el preservativo en tus relaciones sexuales
seguro de salud

Ahora que tienes todas las pautas que necesitas saber, recuerda que prevenir siempre es mejor que curar, y para ello nada como cuidarte diariamente adquiriendo nuevos hábitos saludables. Por eso, si quieres seguir profundizando en temas de salud, y mejorando tu estilo de vida, recuerda que en nuestro blog siempre encontrarás la mejor información.

¿Te ha parecido interesante este artículo? ¡Compártelo en redes sociales con tu familia y amigos!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin