Las enfermedades alimenticias más habituales y cómo combatirlas

repasamos las enfermedades alimenticias mas habituales

Las enfermedades alimenticias se transmiten mediante la ingesta de alimentos, lo que quiere decir que todo el mundo puede contraerlas. Os contamos cuáles son algunas de las más habituales.

Este tipo de enfermedades suelen darse a través de las bacterias, virus, químicos o parásitos que pueda contener nuestra comida. Normalmente, el cuerpo humano se recupera solo. No obstante, suelen aparecer síntomas como náuseas, vómitos, diarreas o dolor de estómago. En casos más preocupantes, suele darse fiebre.

Enfermedades alimenticias

Por suerte, la mayoría de las enfermedades alimenticias se pueden evitar de manera sencilla. A continuación, hablaremos sobre ellas:

Salmonella

Es una bacteria que deriva en la enfermedad conocida como salmonelosis, una de las más comunes que existen. Lo habitual en la salmonelosis es que sea leve, aunque en casos extremos puede llegar a causar la muerte. Todo dependerá de las condiciones del paciente y de lo que haya comido. El problema de la salmonella es que está presente en muchos alimentos, como pueden ser la fruta, las verduras o los procesados. Básicamente, todo lo que afecta al intestino.

Hepatitis A

El virus de la Hepatitis A es el que transmite esta enfermedad hepática. Se trata de una enfermedad que llega desde los alimentos contaminados a través de las deposiciones de una persona enferma de hepatitis. La buena noticia es que la Hepatitis A es controlable a través de una vacuna. No obstante, debemos tener ciertas precauciones sobre ella, ya que a pesar de la vacuna, es una enfermedad muy común. Los alimentos más propensos a ser contaminados son los mariscos crudos, o mal cocidos. También puede darse por hacer uso de agua contaminada en cualquier tipo de alimento. De manera que basta con cocer bien los alimentos y controlar la procedencia del agua para no contraer esta enfermedad.

E.Coli

Su nombre completo es Escherichia Coli y es una bacteria que forma parte del intestino, tanto en personas como animales. A pesar de esto, hay alguna cepa de esta bacteria, conocida como Shiga que puede derivar en complicaciones. Lo normal es que el propio organismo elimine la E. coli, pero a colectivos vulnerables como niños y mayores puede llevarles incluso a la muerte, tras generar el síndrome hemolítico urémico.

Listeria

La transmite la bacteria Listeria monocytogenes. La Listeria puede convertirse en un problema serio para la salud pública por su capacidad para propagarse. De hecho, la bacteria Listeria monocytogenes puede sobrevivir y reproducirse a bajas temperaturas. Es extremadamente peligroso para embarazadas, mayores y enfermos con el sistema inmunitario afectado.

Campylobacter

La bacteria C. jejuni es una de las cuatro causas más habituales de diarrea en todo el mundo. De hecho, es el motivo que sitúa al campylobacter como el elemento que más gastrointeritis causa. Lo cierto es que sus efectos no van más allá de la gastrointeritis, pero en niños y mayores puede llegar a ser mortal. Se encuentra sobre todo en el pollo, cuando éste no está bien cocinado. También se puede encontrar en la leche no pasteurizada. Con estos dos alimentos como conductores, se entiende que sea de las enfermedades alimenticias más comunes.

Clostridium Botulinum

No se trata de una bacteria muy habitual, pero sí podemos decir que es altamente grave, pues deriva en una toxina que puede afectar de forma tremenda al sistema nervioso: el botulismo. Esta bacteria, al estar en el suelo, puede contaminar cualquier alimento a la hora de ser cosechado, pero también a cualquier animal que lo consuma. Obviamente, tanto en unos como en otros, puede llegar a los humanos. Lo más complicado es que al estar sin oxígeno, lejos de desaparecer, se multiplica. De ahí que debamos tener cuidado con los productos en lata y los pescados ahumados y salados.

Triquinosis

Está causada por la Trichinella Spiralis, un parásito que parece un gusano y que se instala en el organismo. Obviamente, se corre el riesgo de perder la vida, si la enfermedad no se coge a tiempo. La triquinosis aparece en alimentos como la carne de caza, cerdo crudo o que esté mal cocido.

Norovirus

Se trata de bacterias microscópicas con material genético propio pero que necesitan de otro organismo para desarrollarse. Así, al entrar en contacto con el cuerpo humano, pueden derivar en enfermedades de mayor o menor gravedad. Una vez en un organismo, pueden propagarse rápidamente. El 20% de gastrointeritis agudas que se dan, viene provocada por este virus. Una gastrointeritis que, además de las deposiciones, viene acompañada de vómitos y náuseas permanentes. Si no tenemos la suficiente higiene, lavamos el producto y nos lavamos las manos, podemos contagiarnos fácilmente.