< Volver

¿Qué es la digestión mecánica? Definición y funciones

digestion mecanica intestino

La digestión mecánica de los alimentos es fundamental para que estos se procesen adecuadamente y que no aparezcan molestias digestivas. Sin embargo, a veces no se le da la importancia que realmente tiene, quizás por desconocimiento o quizás por el ritmo de vida tan acelerado que a menudo arrastramos, porque muchos sienten que “van en automático”

Así que no me gustaría continuar sin al menos mencionar que gestionar adecuadamente el estrés es fundamental para tener una buena digestión mecánica. Por eso te dejo nuestro post titulado: Estrés: causas, tipos y cómo combatirlo, para que tengas unas cuantas ideas con las que afrontarlo.

Aun así, recuerda que si el problema se mantiene en el tiempo, lo mejor será acudir a tu médico o acudir a un psicólogo de tu confianza, nada como dejarse guiar por profesionales, y más en estos temas que pueden impactar en casi todas las áreas de la salud.

Ahora sí, vamos a conocer los entresijos de la digestión mecánica, y también sus diferencias con la digestión química, vayamos por partes.

¿Quieres conocer el precio del Seguro de Salud para ti y tu familia?

Definición de digestión mecánica

Según el departamento de nutrición de la Universidad Complutense de Madrid, la definición de digestión mecánica sería la siguiente: es la parte de la digestión que “incluye los procesos de masticación, deglución, peristalsis y la defecación o eliminación de los alimentos”.

Por si no te suenan algunos de estos concepto,  aprovecho a contarte que la deglución implica el paso de los alimentos desde la boca al esófago, y la peristalsis su paso a través de todo el tubo digestivo gracias a movimientos de la musculatura que lo forma.

Por eso, sin estos movimientos, el alimento no se desplazaría ni se trituraría adecuadamente, por lo que no sería sometido a los diferentes procesos de la digestión química, de la que te hablaremos enseguida.

Los movimientos de peristalsis se dan de forma refleja, es decir no tenemos que pensar en ellos. El que se realicen correctamente o no, depende del sistema nervioso autónomo, y la activad de esta parte de nuestro sistema nervioso puede alterarse por situaciones de estrés. Por eso insisto en que es fundamental reducir el estrés para una buena digestión mecánica.

Te dejo por aquí el pdf sobre digestión y absorción de nutrientes que te comentaba al inicio, y que te recuerdo que pertenece al departamento de nutrición de la Universidad Complutense de Madrid. Así podrás profundizar un poco más, aunque enseguida te daremos un montón de detalles en este artículo.

digestion mecanica beneficios cuerpo humano

Por qué es necesaria la digestión mecánica de los alimentos

Con la digestión mecánica, por ejemplo al masticarlos y también por los movimientos de la musculatura estomacal, logramos reducir los alimentos a una especie de papilla llamada quimo, que contiene también diversos jugos gástricos, incluyendo al ácido clorhídrico del estómago.

En el quimo los alimentos han comenzado a descomponerse en moléculas nutricionales más sencillas, por lo tanto encontramos ya parcialmente digeridas algunas proteínas, grasas, carbohidratos, además de vitaminas y minerales.

Todos ellos son  fundamentales para nuestro metabolismo. Algunos de esos nutrientes se requieren en grandes cantidades y otros en pequeñas, pero recuerda que todos son indispensables para tu salud.

Sin este paso previo, en el que la digestión mecánica es tan importante, no podríamos continuar con la digestión y el paso de estas moléculas a otras más sencillas, que serán las que finalmente podremos absorber.

Nos referimos, entre otros, a ácidos grasos, monosacáridos como la glucosa, aminoácidos de las proteínas, además de multitud de micronutrientes: el hierro, el ácido fólico, la vitamina B12, la C, el magnesio… que desgraciadamente tienden a escasear, indicándonos que nuestra alimentación no es la más óptima en muchos casos.

Te dejo nuestro post sobre dietas saludables para adelgazar o cuidarte, para que descubras que comer equilibradamente no es tan complicado. Espero que te ayude y puedas pasar a la práctica, porque una buena alimentación es básica para nuestro bienestar.

¿Cuál es la diferencia entre digestión mecánica y química?

En la digestión química, diferentes enzimas rompen los nutrientes en su forma inicial de moléculas complejas, para separarlos en sus partes más sencillas. Así pueden ser absorbidos y utilizados por nuestro metabolismo. La presencia o no de enzimas puede considerarse la principal diferencia entre digestión mecánica y química.

Te recuerdo además que las enzimas son un tipo de moléculas muy especializadas, que aceleran y llevan a cabo las diferentes reacciones bioquímicas de nuestro cuerpo. Su naturaleza casi siempre es proteica.

En el caso de las enzimas digestivas, suelen estar diluidas en líquidos producidos por órganos como el estómago, el páncreas o el hígado. Nos referimos entre otros a la bilis y los jugos pancreáticos, pero también a la saliva, de la que enseguida te contaré un poco más por su relevancia.

Gracias a estas enzimas rompemos las grasas, las proteínas y los carbohidratos, además de extraer de la matriz alimentaria a las vitaminas y los minerales. En cualquier caso, en este tipo de digestión nada tiene que ver la actividad de la musculatura del tubo digestivo, tan determinante para la digestión mecánica. Esta es otra gran diferencia entre la digestión mecánica y química.

Así que como ves, son dos procesos diferentes pero complementarios, pues la digestión mecánica favorece las distintas fases de la química. Para ello desplaza primero a los alimentos y luego al quimo.

De todos modos, si quieres conocer un poco más sobre todos estos procesos, te dejo nuestro artículo: Digestión: ¿Qué es? ¿Cuánto tiempo tarda? ¿Cuáles son sus fases? Así podrás seguir profundizando en este complejo proceso que es la digestión, tan importante para todo tu cuerpo.

¿Qué tipo de digestión se realiza en la boca?

En la boca empieza tanto la digestión mecánica como la química, así que es fundamental para activar el resto de las fases y que se den de manera correcta.

Por un lado tenemos la masticación, la primera fase de la digestión mecánica, que es llevada a cabo fundamentalmente por los molares. Con ella comenzaremos a triturar los alimentos que se mezclarán con la saliva para formar inicialmente el bolo alimenticio.

Esta fase es muy importante, además se da de manera consciente, y por ello puedes cuidarla más fácilmente. Simplemente presta atención y procura masticar el tiempo suficiente, sin prisas.

El bolo alimenticio bajará por el esófago gracias a la deglución, otro proceso de la digestión mecánica y que también comienza en la boca con el movimiento de la lengua, lo que nos permitirá tragar.

diferencia entre digestion mecanica y quimica

La digestión química de la boca

La digestión química comienza también en la boca, de esta primera etapa se encarga la saliva, que contiene mayoritariamente agua y enzimas amilasas, que empiezan a digerir a los glúcidos, también llamados hidratos de carbono.

Los hidratos de carbono son nuestra fuente de energía más importante, la favorita de nuestras células. Los encontramos en frutas, verduras, y en mayor cantidad en cereales, tubérculos y legumbres. La cantidad de hidratos de carbono que deberíamos consumir depende fundamentalmente de tu grado de actividad física, a más intensa sea más necesitarás.

La saliva contiene además varias sustancias antimicrobianas, como la lisozima y algunas inmunoglobulinas (anticuerpos) con las que nos protege de la entrada de patógenos.

Otro componente destacado de la saliva es el  bicarbonato, que sirve para neutralizar la acidez de los alimentos, y también para evitar el posible desgaste dental derivado de los procesos bacterianos que se dan en la boca.

Como ves, las fases de la digestión de la boca, incluyen varios procesos importantes, y si no se dan de manera adecuada pueden contribuir a la dispepsia, un trastorno funcional muy molesto que se da en las primeras partes del tubo digestivo y del que te cuento todos los detalles en nuestro post: ¿Sufres de mala digestión? Aprende todo sobre la dispepsia

En cualquier caso, ya te adelanto que en este trastorno pueden estar alterados tantos procesos de la digestión mecánica como de la química.

seguro de salud

¿Qué es primero el quilo o el quimo?

Vayamos por partes, del quimo ya te hemos hablado. Tan solo apuntar que se forma cuando el bolo alimenticio, tras descender por el esófago, llega al estómago. Allí gracias a los movimientos de su musculatura (otra fase de la digestión mecánica), se mezcla con los jugos gástricos estomacales, y así obtenemos el quimo.

Como ya hemos explicado en el quimo comienzan a descomponerse algunos nutrientes en sus formas más sencillas.

Lo cierto es que por su nombre es habitual confundirlo con el quilo, que se forma en el intestino delgado y es un líquido de aspecto lechoso que contiene una gran cantidad de grasas emulsionadas.

Para la formación del quilo, previamente hay que extraer una gran cantidad de nutrientes del quimo, lo que se logra a partir de la acción de las enzimas digestivas, de las cuales ya te hemos hablado también. Por lo tanto, estamos hablando de una fase de la digestión química.

En conclusión, primero formamos el quimo en el estómago, y luego el quilo en el intestino delgado. Este líquido continuará su viaje siendo transportado en los vasos linfáticos del intestino delgado, que son conocidos como vasos quilíferos.

Ahora que ya conoces la diferencia entre la digestión mecánica y la química, te recordamos que desde Aegon podemos atender sus alteraciones con nuestros servicios de telemedicina, lo que seguro que te resultará más cómodo y práctico. Te dejamos aquí toda la información: Servicio gratuito de telemedicina.

Ya solo nos queda despedirnos, recuerda sobre todo que tu digestión es básica para tu salud, y que para que se produzca de forma adecuada debes cuidar la digestión mecánica, ya que es en la que más podemos aportar porque incluye procesos conscientes como la masticación.

Especialista en Salud Natural y Dietética

Máster Universitario en Salud Natural y Nutrición. Experta en Alimentación Antiinflamatoria y psiconeuroendocrino-inmunología, el área de la ciencia que estudia la relación del sistema nervioso con el resto de nuestro organismo. Diploma de estudios avanzados en: Microbiota, inmunidad y sistema digestivo. Cursos de doctorado en: Biología del Cáncer. Autora de los libros: "¿Y ahora qué puedo comer?" y "Comer para cuidarse". Compagino la pasión de mi trabajo en consulta con la impartición de diversos cursos y las charlas divulgativas.

Perfil de LinkedIn