Masaje shiatsu: qué es y para qué sirve

Tiempo de lectura: 3 minutos

Nuestra vida diaria cargada de estrés y de posturas físicas muchas veces forzadas, especialmente si se pasa muchas horas en una mesa delante del ordenador, tiene un coste en nuestra salud física. Afortunadamente también hay terapias que ayudan a recuperarte y cuidar tu bienestar y entre estos está el masaje shiatshu.

El masaje shiatsu no tiene un origen único. Esta técnica sintetiza diferentes prácticas y conocimientos orientales -principalmente de Japón, pero con influencias de China- que buscan el equilibrio corporal.

Su origen de hecho es relativamente reciente, data de principios del siglo XX gracias a Tokujiro Namikoshi que buscó una técnica que liberara los desequilibrios energéticos de cuerpo y mente buscando amplios beneficios.

Qué es el masaje shiatsu

El masaje shiatsu combina presiones con los dedos, especialmente los pulgares y palmas de las manos, pero también pies, codos y hasta rodillas, con distintos estiramientos y movilizaciones, concentrados en algunos puntos. Precisamente shiatsu es la unión de dos términos: “dedo” (shi) y “presión” (atsu).

masaje shiatsu

Pero, a pesar de buscar ciertos puntos de energía, no se trata de una terapia que busque paliar una dolencia local como las de tipo muscular, todo lo contrario, su objetivo es buscar el bienestar general estimulando y ayudando a encontrar un estado de equilibrio total. Por ello, es especialmente indicado en el tratamiento de dolencias leves con claros efectos paliativos, pero también como prevención de futuras dolencias.

El masaje shiatsu actúa tanto sobre el metabolismo como el estado mental de quién lo recibe, conciliando ambas partes y ayudando a que seamos más conscientes de nuestro cuerpo y lo conectemos con nuestras necesidades.

Prepararse para un masaje shiatsu

Por todo ello el lugar dónde se va a realizar el masaje shiatsu es muy importante. Es recomendable que sea un lugar abierto y ventilado, incluso lugares exteriores tranquilos, como jardines, son adecuados, siempre que transmitan la paz y tranquilidad necesaria para recibirlo en un ambiente relajado.

Quién lo recibe no necesita desvestirse, pero si es importante que vaya con ropa cómoda. También los hay que eligen utilizar música relajante y, por el contrario, otros prefieren el silencio.

En todos los casos antes de comenzar con los masajes se ejecuta el denominado “chi” que consiste en hacer rotar las energías a través del cuerpo para detectar los problemas antes de ejercer la presión firme en las zonas que necesiten tratamiento.

💡 Conoce a través de este otro artículo 7 técnicas de relajación muy sencillas.

El resultado del masaje shiatsu

El dolor, la alteración del sueño o los estados nerviosos son respuestas de nuestro cuerpo cuando existe un desequilibrio (👉por ejemplo, a causa del estrés). Corrigiéndolos no solo conseguirás una gran sensación de bienestar y armonía con el propio cuerpo, sino que este equilibrio produce un efecto beneficioso.

Uno de estos beneficios se centra en el sistema inmunológico que preserva nuestra salud estimulándolo. Además, el masaje shiatsu no tiene ningún tipo de efecto secundario, aunque no es recomendable para todas las dolencias, centrándose en aquellas leves o moderadas.

Masaja shiatsu

Los resultados positivos se consiguen al liberar la energía o “ki” estimulando los diferentes puntos de acupuntura (de hecho, comparte con esta técnica de medicina china muchos de sus beneficios).

Cuando el “ki” se estanca o se acumula se producen desequilibrios que se pueden desbloquear gracias a la presión que se ejerce con el masaje shiatsu.

Beneficios del masaje shiatsu

Este equilibrio que busca el shiatsu se traduce en una serie de importantes beneficios para un número elevado de dolencias o problemas de salud:

  • Alivia e incluso elimina migrañas y otros tipos de cefaleas que muchas veces son producidas por desequilibrios en sueño o del sistema nervioso.
  • Calma dolores musculares y articulares como ciáticas o artrosis o rigideces como la que suele producirse en el cuello.
  • Mitiga las náuseas y los vómitos asociados a una variedad de causas.
  • Combate la fatiga crónica también con independencia de sus orígenes.
  • Ayuda a superar problemas de sueño e insomnio.
  • Gracias a ser mucho más conscientes del equilibrio entre cuerpo y mente se consiguen amplios beneficios psicológicos como reducción del estrés y de la ansiedad.
  • Mejora dolencias respiratorias como asma.

En definitiva, el masaje shiatsu ayuda a mejorar nuestra salud física o mental, nos equilibra y prepara para superar muchas dolencias y cuidar nuestra salud. Si necesitas más información consulta a los especialistas de tu seguro de salud o déjanos un comentario en redes sociales ¡Te esperamos!