Anticoncepción: qué es, para qué sirve y tipos de anticonceptivos

asesoramiento en anticoncepcion

La anticoncepción, como derecho de toda mujer y todo hombre a decidir libremente cuándo y cuántos hijos se quiere tener, ha evolucionado de forma importante en los últimos años.

No se trata solo de que haya más métodos anticonceptivos y su muy importante función de también evitar enfermedades de transmisión sexual (ETS), sino también de otros beneficios importantes para la salud derivados de disfrutar libremente de su sexualidad.

Por ello, no se trata solo de elegir un método anticonceptivo, la anticoncepción debe basarse en disponer toda la información sobre cada uno de ellos para optar por el más conveniente, prevenir enfermedades y poder elegir, si lo desea, el momento de tener un embarazo.

Anticoncepción: qué hay que tener en cuenta a la hora de elegir

En el proceso de elección del método de anticoncepción depende de muchos factores: la salud de quién lo usa, la frecuencia de sus relaciones sexuales o el deseo posterior de tener hijos.

Hay que tener en cuenta en primer lugar que no existe ningún método anticonceptivo perfecto y que todos tienen ventajas e inconvenientes.

Cada persona puede optar por un método diferente según la ocasión. Por ejemplo, puede que tenga un importante peso no solo evitar un embarazo también evitar el riesgo de adquirir una Infección de Transmisión Sexual (ITS).

Todo tiene que sopesarse, pero siempre con la información más competa.

Porque la salud es lo más importante


Métodos anticonceptivos de barrera

Son todos aquellos métodos de anticoncepción que buscan evitar que óvulos y espermatozoides entren en contacto. Esto conlleva una importante variedad de métodos:

Preservativo masculino

Es una cubierta delgada de látex, o para las personas alérgicas de poliuretano, que cubre el pene. Con ello se evita que los espermatozoides entren en contacto con la vagina.

Para que sea eficaz hay que ponerlo durante el coito previo a la penetración.

Sus ventajas principales son:

  • Es un método anticonceptivo económico.
  • Se puede adquirir en farmacias y otros establecimientos sin receta.
  • Evita la transmisión de Infecciones de Transmisión Sexual (ITS).

Preservativo femenino

Es una bolsa de plástico fino, lubricada, que se introduce en la vagina con la ayuda de un aro flexible. En su exterior hay un aro exterior fijo que queda en la vulva.

Al igual que el masculino, evita que los espermatozoides entre en contacto con la vagina. Sus ventajas son:

  • Se puede adquirir sin receta.
  • Evita la transmisión de ITS.
  • Puede colocarse con anterioridad a la relación sexual, hasta ocho horas.

Capuchón cervical

Es un capuchón fabricado en silicona o látex que se coloca en la zona más profunda de la vagina cubriendo el cuello del útero.

Aunque tampoco necesita receta médica en este caso hay que tener en cuenta algunos hándicaps:

  • No se puede retirar hasta al menos seis horas después de la eyaculación.
  • Debe usarse junto a espermicidas.
  • No protege de las ITS.

Diafragma

Es una media circunferencia de silicona o látex que se introduce en la vagina cubriendo el cuello del útero. Tiene muchas similitudes al capuchón cervical:

  • Se inserta antes del coito.
  • No se puede retirar hasta 6 horas después de la eyaculación.
  • No protege de las ITS.
  • Debe usar también espermicidas.

Otro de los hándicaps principales es que hay varias tallas y que es un profesional sanitario quien debe determinarla.

anticoncepcion

Espermicidas

Son sustancias químicas en cremas, geles o espumas, entre otros, tienen como objetivo inactivar los espermatozoides.

Dispositivos intrauterinos (DIU)

El DIU, es un dispositivo de plástico de unos 4 o 5 centímetros de largo, que, aunque con diferentes formas, la más frecuente en forma de T, tiene siempre un hilo de cobre enrollado.

Se trata de un método muy eficaz, basado en crear una inflamación en el útero que por un lado incapacita a los espermatozoides y por otro impide la nidación.

Puede usarlo una mujer de cualquier edad, aunque es más tolerado si ya ha estado embarazada, que debe ser siempre insertado en el útero por un médico.

Además de su eficacia, su ventaja principal está en la duración. Aunque esta depende de la cantidad de cobre del dispositivo puede llegar hasta los 12 años. Además, desde el momento en el que se extrae se recupera la fertilidad.

Sus inconvenientes principales son:

  • No impide la transmisión de ITS.
  • La liberación de cobre puede causar menstruaciones más largas y abundantes.
  • Aumenta el riesgo de embarazo ectópico.

Métodos conceptivos hormonales

Esta forma de anticoncepción se basa en hormonas. Ya sea una sola, gestágeno, o dos combinadas un estrógeno y un gestágeno.

Anticonceptivos hormonales con gestágenos

Este método de anticoncepción se basa solo en el uso de gestágeno. Con distintas formas de presentación y administración, su objetivo es inhibir la ovulación, evitando que en cada ciclo el ovario madure y con ello impide que se produzca un embarazo.

También espesa el moco del cuello uterino y dificulta la entrada de los espermatozoides al útero

Lo puede utilizar una mujer a cualquier edad y durante largos periodos de tiempo, pero siempre bajo seguimiento médico.

Entre sus ventajas están:

  • Son muy eficaces.
  • Lo pueden usar mujeres que no pueden utilizar estrógenos.
  • Se puede usar durante la lactancia a partir de la séptima semana de parto.
  • No interfieren en las relaciones coitales.

Sus desventajas son:

  • Generan un patrón de sangrado distinto.
  • Necesitan en ocasiones un periodo de adaptación de unos meses.
  • No protege de las ITS.
  • Posibles efectos secundarios como: nauseas y molestias estomacales, cambios de humor, dolor de cabeza, tensión mamaria, sensación de hinchazón, pesadez de piernas, aumento de peso y pérdida de deseo sexual.

Anticoncepcion hormonal combinada

Son aquellos que compuestos por dos hormonas: gestágeno y estrógeno. Su funcionamiento coincide con el tratamiento con gestágeno ya evita que el ovario madure a la vez que espesa la mucosidad dificultando la entrada de espermatozoides.

También debe ser recomendado y controlado por un médico. Sus ventajas también son las mismas en cuanto hay eficacia, a las que hay que añadir otras:

  • Disminuyen el sangrado menstrual y con ello, el riesgo de anemia.
  • Reduce el dolor menstrual.
  • Disminuyen los quistes ováricos.
  • Ayudan a prevenir el cáncer de colon, ovario y endometrio.
  • Generan efectos beneficiosos en la enfermedad pélvica.

También tienen posibles efectos perjudiciales:

  • Aumenta los problemas circulatorios y riesgos vasculares, especialmente en mujeres con otros factores de riesgo (tensión alta, obesidad, fumadora o con problemas de coagulación).
  • Sensación de pesadez en las piernas.  
  • Dolor de cabeza.
  • Manchas en la piel.
  • Disminución del deseo sexual.
  • Problemas estomacales.

Existen dos formas de anticoncepción hormonal combinada:

Píldora

Se ingesta oralmente. Hay varias opciones:

  • Toma durante 21 días seguidos descansando los 7 siguientes (dejando de tomar o haciéndolo con un placebo sin efecto).
  • Toma durante 24 días continuados y descansando 4 días.

Se debe comenzar a tomar el primer día de la regla y siempre sobre la misma hora. Si se olvida algún día se puede tomar antes de que pasen 12 horas sin riesgo, si la toma 12 horas después debe usar otro método anticonceptivo para reforzar su protección.

También debe tener en cuenta que algunos medicamentos pueden disminuir su efecto y, por tanto, en caso de tomar alguna medicación debe comunicar al médico que se está tomando la píldora. Si algún medicamento disminuye su efecto debe usar otro método anticonceptivo de refuerzo.

Anillo vaginal

Es un anillo de plástico flexible que contiene las hormonas que van soltándose paulatinamente a través de unos poros para que los absorba la vagina. Mide 5 centímetros de diámetro y menos de medio centímetro de grosor.

Se usa colocándose en la vagina el primer día de la regla manteniéndose tres semanas. Tras estas, se extrae para descansar durante 7 días en los que la mujer tendrá un sangrado menstrual más escaso y corto de lo habitual.

Si se sale accidentalmente no debe estar fuera de la vagina más de 3 horas para mantener su efecto. Si estuviera fuera más de ese tiempo debe introducirse un nuevo anillo y utilizar otro método de anticoncepción de refuerzo durante la siguiente semana.

Anticoncepción definitiva

Son métodos que buscan una anticoncepción permanente, no reversible, sin generar efectos secundarios. Se aplican tanto a hombres como a mujeres.

Bloqueo tubárico o ligadura de trompas (femenino)

Se realiza a través de una intervención quirúrgica, con anestesia general, en la que por laparoscopia se bloquean las Trompas de Falopio.

Su efectividad es inmediata y permite reanudar las relaciones sexuales cuando se haya recuperado de ese procedimiento.

Vasectomía (masculino)

Se realiza una pequeña incisión en el escroto, con anestesia local, por la que se ligan o bloquean los conductos deferentes. Con ello se impide que los espermatozoides lleguen a las vesículas seminales y formen el semen.

En este caso se tarda unos tres meses en ser eficaz y para garantizarlo es necesario hacer un espermeograma, un análisis del semen, que muestre que no hay espermatozoides.

seguro de salud 4 meses gratis

Los riesgos de la anticoncepción natural

Por último, existen métodos de anticoncepción basados en la observación de signos y de las fases fecunda e infecunda del ciclo menstrual.

Con estos métodos de anticoncepción natural se abstienen de practicar el coito en días potencialmente fecundos.

Su ventaja, es que no tienen ningún tipo de efecto secundario, pero el riesgo es que ante cualquier error o cambio se llegue al embarazo y tienen tasas de error más elevadas que otros métodos anticonceptivos.

Existen diferentes métodos entre los que destacan:

Método del calendario

Se basa en la duración del ciclo menstrual. Durante un año la mujer registra la duración de sus ciclos menstruales. Con este cómputo, resta 19 días a la duración del ciclo más corto determinando así cuando comienza su fertilidad y restando 11 días al más largo, cuando termina. Durante esos días debe abstenerse de tener relaciones sexuales.

Método ciclotérmico

Se registra igualmente la duración de los ciclos y del ciclo más corto en 6 meses se le resta 19, y así se reconoce el comienzo de la fertilidad.

Método de los dos días

Solo es válido para mujeres cuyos ciclos sean de 26 a 32 días, considerando días fértiles entre el día 9 y el 19. Tiene una tasa de fallo elevada de alrededor un 15%.

Medir la temperatura

Antes de la ovulación la temperatura basal es más baja, y después de ella se eleva entre 0,3 y 0,5 grados.  Si esta subida se mantiene durante 3 días, la mujer ya no sería fértil hasta la siguiente menstruación.

Método Billings

Está basado en la observación del moco cervical.

  • Se consideran fértiles los días de menstruación.
  • Los días sin moco alternos son infértiles.
  • Son fértiles los días con moco manteniéndose hasta cuatro días después.

Método mucotérmico

Combina por un lado el método de la temperatura con el que se determinar el comienzo de la infertilidad y el del moco para hacerlo con el contrario, saber cuando se empieza la fertilidad. Con ello, es más fiable.

Método sintotérmico

Gana fiabilidad, aunque su tasa de error está entre un 2% y un 4%, al combinar tres observaciones:

  • Duración del ciclo, para determinar el fin de la fase no fértil.
  • Observación del moco.
  • Registro de la temperatura.

Como hemos visto existen muchas formas de anticoncepción. Analizar los pros y contras, es fundamental, como lo es siempre contar con el mejor asesoramiento médico para poder disfrutar libremente de la sexualidad de la pareja y elegir cuándo se quiere tener descendencia.

¿Te ha parecido interesante este artículo? ¡Compártelo en redes sociales con tu familia y amigos!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Antonio Luis Gallardo Sánchez-Toledo

Licenciado en ADE por la Universidad Autónoma de Madrid y especialista en comunicación por la Universidad Complutense, lleva desde el año 2002 escribiendo sobre temas de consumo, salud y divulgación en general, tanto en revistas escritas como Dinero y Salud, asociaciones y diversas páginas web. Además de ser colaborador en medios escritos (Expansión, Cinco Días, idealista.com, El País, Libertad Digital, El Confidencial,…) Radio (COPE, Onda Cero, Cadena Ser, Onda Madrid…) y Televisión (Telecinco, Antena 3, Telemadrid…).