Descubre el autoconocimiento y descúbrete a ti mismo

autoconocimiento

Conocerse a si mismo es sin lugar a duda un elemento base para conseguir cumplir mejor nuestras metas, las diarias y especialmente las a largo plazo. El autoconocimiento es una herramienta que no solo nos permite avanzar, también enfrentarnos a los problemas que siempre surgirán, y lo hace con dos principios básicos:

  • Conocer nuestros defectos y limitaciones.
  • Aprovechar nuestros puntos fuertes, nuestras virtudes.

Estos dos puntos los llevamos a cada una de las situaciones diarias que tengamos que afrontar. No se trata de acumular datos, sino de ser consciente de nuestras emociones y el contexto en el que estamos para afrontar la vida y sus problemas de mejor forma.

Por ello todo autoconocimiento se basa en un análisis sincero y realista. Si no se hace de esta forma no se conseguirán buenos resultados ni se logrará la meta principal: mejorar el desarrollo personal.

Queremos cuidarte estés donde estés. Servicio de telemedicina 24 horas, 365 días del año

La importancia del autoconocimiento

El autoconocimiento personal como hemos visto es clave para conocernos nosotros, pero también lo es para crear y mantener las mejores relaciones con nuestro entorno. En este sentido nos ayuda a disminuir frustraciones y que las consiguientes decepciones nos afecten menos.

El autoconocimiento no es conocerse a si mismo de forma superficial. No son conceptos ni tampoco gustos o preferencias, conocimiento superficial que incluso trasladamos y es conocido por los demás. Es un análisis profundo en el que debemos encontrar nuestra verdadera naturaleza.

Esta verdadera naturaleza está escondida. En muchas ocasiones somos nosotros mismos los que no “afloramos” nuestras emociones y deseos y los dejamos detrás de las expectativas de otros. Conocerlas y usarlas es por tanto una labor rauda.

Los retos del autoconocimiento

Por ello, conocerse a uno mismo no es fácil. En primer lugar, como hemos adelantado porqué muchos de los actos diarios son contrarios a nuestros verdaderos deseos, que acaban “escondidos”.

En muchas ocasiones esto es incluso lo más fácil y ocultando nuestras emociones nos adaptamos de forma más fácil a nuestro entorno, pero no precisamente mejor, ni de forma más sana. Actitudes impulsivas, sin reflexión, dificultan aún más el autoconocimiento.

Además, el autoconocimiento personal conlleva siempre una autocrítica previa. Enfrentarnos a como somos en realidad puede ser duro y para nada placentero. Reflexionamos sobre nuestros defectos y miedos, rompiendo nuestro “confort”. En bastantes ocasiones nos obliga a romper con las apariencias en un mundo en el cada vez se actúa más de cara al exterior.

¿Cómo conocerse a uno mismo?

Por todo ello, llegar al autoconocimiento no es una tarea fácil. Es imprescindible estar muy motivado y dedicar mucho tiempo. Para conseguirlo hay muchas formas, pero seguir los siguientes pasos es importante:

Análisis crítico

El primer punto debemos de desentrañar nuestras verdaderas emociones y para conseguirlo podemos basarnos en una serie de preguntas:

  • Cómo me siento actualmente y también sobre hechos pasados.
  • Qué es lo que más me gusta de mí.
  • Cuáles son mis sentimientos con la gente que me rodea.
  • Qué cosas me decepcionan.
  • En qué aspectos puedo mejorar.
  • Cómo reacciono ante una situación de estrés.
  • Qué espero en el futuro.
  • Qué podría cambiar.

Podemos hacernos estas y muchas más preguntas. La forma de hacerlo puede ser muy distinta. Suele ser muy útil escribir las preguntas y respuestas por escrito, para poder releerlas, completarlas y ante todo reflexionar.

autoconocimiento

Mindfulness para tomar conciencia de uno mismo

Tras esta primera e importante reflexión debemos dar el siguiente paso, y esta se basa en distintas prácticas que nos lleven al autoconocimiento que van desde la meditación hasta tomar responsabilidad de nuestro verdadero yo.

La ventaja del mindfulness es que ofrece una enorme variedad de posibilidades. Con ello podemos hacerlo en casi cualquier lugar, con o sin ayuda exterior, o beneficiándose de la meditación guiada, y adaptándolo así nuestro día a día. Lo importante es que lo apliquemos de forma continua como una apuesta imprescindible para nuestro bienestar.

Por las mañanas

Procura no levantarte e iniciar la actividad de golpe, con rapidez. Busca unos pequeños minutos en la cama, de forma cómoda, relajada, en la que sentir tu cuerpo, centrándose en lo positivo.

Esto mismo podemos trasladar a otro momento clave del día: el desayuno. Rompe con algo tan común como es desayunar con prisas para saborear todos los alimentos: café, tostadas, té, fruta…

Con ello conseguirás que vayan aflorando tus sentimientos por encima de todas las tareas que tienes que afrontar en el día y que te agobian.

💡 Estas 7 técnicas de relajación muy sencillas te ayudarán

Busca tu tiempo durante el trabajo

Uno de los momentos más complicados del día es el trabajo. Aún así, si es posible, tómate algún minuto de ruptura en el que realizar pequeñas meditaciones de 1-2 minutos basados en la respiración.

De todos los momentos, el más propicio es el mediodía. Un paseo, en una zona tranquila, como un parque, suele ser más que suficiente, siempre que sea un paseo consciente. Busca para ello zonas tranquilas, en la que puedas sumergirte en sonido que te rodea, como la caída de hojas del otoño, el murmullo de una fuente o el cantar de un pájaro. Igualmente, se consciente de tus movimientos: qué hacen los brazos y las piernas, como apoyas los pies, etc.

Reflexiona tu día a día antes de irte a dormir

El momento antes de dormir es fundamental en las prácticas que lleven al autoconocimiento. Reflexiona sobre el día a día, céntrate en lo positivo, afronta los problemas pero siempre desde el punto de vista de las soluciones y busca relajarte antes de dormir.

Ejercicios de respiración o de cuenta atrás nos ayuda a llegar mucho mejor antes de conciliar el sueño. Toma nota de estos 11 trucos para dormir y conseguir un sueño de calidad.

Toma de conciencia y afrontar retos

Todo ello da como resultado conseguir que afloren nuestras verdaderas emociones y que las apliquemos en todos los retos diarios.

Ya no necesitas actuar como quieren lo demás que lo hagas, sino como te haga a ti sentir bien.

El resultado es una gestión mejor de sus emociones, sin desestabilizarse, especialmente en los momentos más difíciles. Con ello se conseguirá un mayor bienestar emocional con el que avanzar con paso firme para lograr cumplir nuestros objetivos y metas.

seguro de salud
¿Te ha parecido interesante este artículo? ¡Compártelo en redes sociales con tu familia y amigos!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Whatsapp
Whatsapp
Antonio Luis Gallardo Sánchez-Toledo

Licenciado en ADE por la Universidad Autónoma de Madrid y especialista en comunicación por la Universidad Complutense, lleva desde el año 2002 escribiendo sobre temas de consumo, salud y divulgación en general, tanto en revistas escritas como Dinero y Salud, asociaciones y diversas páginas web. Además de ser colaborador en medios escritos (Expansión, Cinco Días, idealista.com, El País, Libertad Digital, El Confidencial,…) Radio (COPE, Onda Cero, Cadena Ser, Onda Madrid…) y Televisión (Telecinco, Antena 3, Telemadrid…).