Cómo planificar financieramente tus vacaciones

Aegon -planificar financieramente tus vacaciones

Disfrutar de las vacaciones no debe ser sinónimo de olvidarse de la economía doméstica, de los gastos que conllevan estos días de esparcimiento y relax. No hacerlo, puede llevar a que de un sueño pasemos a una pesadilla tras el regreso.

A través de unos consejos podemos disfrutar ahora y tener menos preocupaciones luego que nos limiten financieramente a lo largo del año.

  • Comparar buscando ahorro: Desde luego nunca ha sido tan fácil como ahora gracias a Internet y plataformas específicas que permiten conseguir vuelos, aviones o alquiler de coches más baratos, para todos los viajes, cortos o largos.
  •  Establezca un presupuesto: A partir de las partidas más importantes (vuelo, aviones, alquileres,…) debemos construir el presupuesto de todas las vacaciones añadiendo el resto de las partidas y dejar una partida para pequeños gastos y otra para imprevistos. Intente hacerlo lo más realista posible y no dejarlo para la improvisación. Por ejemplo, en gasolina es muy fácil determinar el presupuesto ya que conocemos el consumo de nuestro vehículo, los kilómetros aproximados que vamos a hacer y el precio de la gasolina. En los que no (por ejemplo alimentación) presupuestemos ligeramente al alza para tener margen para no excederse o hacerlo lo menos posible.
  • Puede ser flexible pero compensando gastos: El tener un presupuesto no significa que lo tengamos que llevar a rajatabla. Por ejemplo, si hemos alquilado un apartamento y tenemos como partida principal de gasto en alimento los productos que cocinaremos no significa que no podamos salir a un restaurante, pero siempre teniendo en cuenta que es conveniente que si subimos en gastos de unas partidas es conveniente reducir en otras.
  • Cuidado con las compras innecesarias: Regalos, suvenires,… son partidas que muchas veces suponen una parte importante del gasto y que no suelen estar presupuestadas. Controle las mismas, evite compras compulsivas y compare para evitar que dispare los gastos.
  • Cuidado con las tarjetas de crédito: Muchos de los gastos, especialmente los imprevistos, se suelen financiar con tarjeta de crédito. El riesgo está en ir sumando gastos que no van descontándose de nuestra cuenta corriente y si acumulando una deuda que luego tenemos que pagar. Y lo peor, si la cuantía es importante se tiende muchas veces a financiar pagando intereses que en la mayoría de los casos superan el 20% anual y con ello generando un importante quebranto el resto del año. Por ello, aunque no los pague en el momento, lleve un control exhaustivo de su tarjeta de crédito.
  • No se te olvide los gastos corrientes: Aunque esté disfrutando sus vacaciones, su domicilio habitual sigue generando gastos: hipoteca, recibo de la luz, agua, teléfono, comunidad de vecinos… Algunos pueden disminuir levemente por el menor consumo, pero el ahorro es muy pequeño si tenemos en cuenta que en algunos la parte fija es muy importante (luz, agua) y en otros apenas varía (tarifas plana en telefonía).

Además en muchos casos, a la vuelta de vacaciones nos encontramos con gastos extraordinarios e importantes como son los derivados de la “Vuelta al colegio”. Es importante tener una partida reservada para los mismos y no usarla para otros gastos.

En definitiva, antes de vacaciones planifique y durante ellas, tómese un pequeño tiempo en controlar los gastos. A la vuelta, su bolsillo lo agradecerá.