¿Qué accidentes son más frecuentes en verano? Aprende como evitarlos

Accidentes en verano

Llega el verano y con él suben las temperaturas y empezamos a multiplicar nuestras actividades en el exterior. Desde paseos, deporte, playa, piscina a simplemente disfrutar de una terraza. Pero este buen tiempo además coincide con las vacaciones, el momento de merecido descanso que tantos meses llevamos esperando. El resultado son muchos planes, viajes, nuevas experiencias… muchas actividades que no podemos hacer el resto del año, pero que también, las hacemos en condiciones climatológicas más extremas. Los días soleados y las altas temperaturas nos deben obligar a extremar las precauciones por los efectos directos e indirectos que pueden ocasionar.

Además, hay que tener en cuenta que los accidentes más frecuentes en verano pueden ocurrir tanto en nuestro hogar o entorno, como lejos, en plenas vacaciones por lo tener las más completas coberturas de asistencia en viaje, como las que ofrece Aegon Salud Completo, tendremos la seguridad de tener la mejor protección también ante accidentes tan comunes como los que señalamos a continuación.

Accidentes y percances más comunes y cómo evitarlos

Aunque no es un accidente en sí, está muy relacionado con la actividad estival, especialmente porque se produce con mucha más frecuencia. Estamos hablando de las habituales las enfermedades estomacales, las gastroenteritis, que son incluso más frecuentes y virulentas si viajamos, especialmente a algún país exótico. Para evitarlas, o al menos disminuir sus efectos, es indispensable estar bien hidratados, usar agua embotellada o con todas las garantías, evitar el consumo de alimentos crudos en nuestros desplazamientos en el exterior y moderarnos con las comidas.

También son muy comunes los problemas derivados de una elevada exposición al sol y a las altas temperaturas como insolaciones, deshidrataciones y quemaduras. En estos tres puntos la prevención vuelve a ser fundamental y especialmente a personas más vulnerables como son los niños pequeños y los más mayores. En el caso de problemas de insolación y deshidratación la ingesta de líquidos es fundamental y de estos el agua, debe ser la bebida base, muchos refrescos no aportan la cantidad de agua necesaria. Si podemos acompañar bebidas isotónicas que además de agua nos ayuden a reponer sales minerales y otros elementos que perdemos por exceso de sudoración y frutas, el mejor aliado en verano. También es importante evitar las horas centrales del día para realizar cualquier actividad física o exponernos al sol y, por supuesto, seguir los consejos de autoridades sanitarias y servicios meteorológicos que nos alertan sobre olas de color. En el caso de quemaduras, además de los anteriores (hidratación, evitar exposición directa en las horas de más calor), es imprescindible el uso de protector solar con un factor de protección ultravioleta (UV), adecuado.

Las actividades al aire libre en verano también pueden provocar lesiones deportivas resbalones, caídas o ahogamientos por lo que debemos respetar siempre las zonas delimitadas en nuestras excursiones y estar atentos a posibles imprudencias de los más pequeños, sobre todo en el agua, con los que debemos tener extrema cautela. Llevar un pequeño botiquín en nuestras excursiones nos ayudará a prestar la primera atención de unos percances que en la mayoría de los casos son menores.

La época de más accidentes de tráfico

Más graves pueden ser las consecuencias de los accidentes de tráfico que se multiplican en verano. No solo nos fijemos en la dramática estadística de fallecidos, también en los miles de pequeños accidentes que se multiplican tanto por desplazamientos largos, como especialmente muchos más cortos.

Para intentan evitarlos es preferible no viajar en las horas centrales del día y la noche, jamás tener prisa por llegar, realizar todas las paradas que sean necesarias, evitar distracciones con el móvil y, sobre todo, poner los cinco sentidos en aquello que se está haciendo, que no es otra cosa que conducir.

Verano es sinónimo de buen tiempo y mucha actividad para muchos, pero también tiene que serlo de precaución para evitar percances y accidentes que se repiten demasiado en esta época del año.