Qué tenemos que tener en cuenta a la hora de contratar un seguro de vida

Seguro de Vida

La crisis ha dejado y dejará muchas lecciones y aprendizajes, muchos de ellos buenos ya que hemos cambiado de hábitos y aprendido lecciones que aplicamos a la economía doméstica. Cada vez nos informamos más y analizamos mejor, lo que se extiende a un mayor control de ingresos y gastos. Este cambio choca con otra tendencia al alza, intentar ser más previsores y evitar riesgos futuros. El problema surge cuando se “mete en el mismo saco” un gasto con una inversión,  y en este último punto debemos incluir todo lo que destinamos a previsión, donde debe destacar un producto, el Seguro de Vida.

Las razones para su contratación ya las hemos explicado, es la mejor opción para proteger económicamente a los que más queremos e incluso a nosotros mismos en duras circunstancias como puede ser la invalidez. Pero ¿Qué tenemos en cuenta a la hora de contratarlo?

  • Realizar un análisis económico actual: Tanto de nuestros ingresos como de nuestros gastos y cargas financieras. Estudiar muy bien que supone para la unidad familiar tanto retribuciones como los gastos futuros (el caso de la hipoteca, producto a largo plazo es muy importante) determinará no sólo la necesidad del Seguro de Vida sino también la cuantía del seguro a contratar. 
  • Determinar las necesidades familiares futuras: Muy enlazado con el punto anterior pero pensando incluso más en el largo plazo, tener hijos de corta edad, por ejemplo, puede determinar necesidades no actuales sino futuras como cubrir el coste de sus estudios. 
  • Analizar y ajustar todas las coberturas: Además de cubrir el fallecimiento, debemos analizar muy bien el resto de coberturas como es la invalidez que impida realizar actividad laboral. Añadir coberturas adicionales como incrementar el dinero a percibir en caso de accidente puede ser muy interesante si por ejemplo nuestra actividad nos obliga a usar muy frecuentemente el vehículo.
  • ¿Seguro único o seguros adicionales?: Tener un seguro único que cubra todas las necesidades es generalmente más rentable que añadir seguros adicionales y temporales que contratamos para cubrir la amortización de préstamo o en caso de un viaje. Analice económicamente el coste de ampliar ligeramente la cobertura de seguro para cubrir este tipo de eventualidades. 
  • Pago de la prima: La forma de pago también es muy importante cuando tenemos que cuadrar ingresos y gastos. Poder hacerlo de forma mensual puede ser más beneficioso económicamente siempre que no conlleve un sobrecoste con respecto si se realiza el pago de la prima anualmente.

Un seguro de vida es una inversión en seguridad y tranquilidad que no debemos de obviar pero siempre analizando muy bien cuáles son nuestras necesidades presentes y futuras para obtener la cobertura más adecuada.