Tics en niños: ¿Qué hacer?

tics en niños

Los tics, movimientos súbitos y recurrentes que se realizan de manera involuntaria, sin ser un problema de salud, pueden ser un trastorno muy incómodo. Lo es especialmente porque te condicionan en tus relaciones sociales, al ser tan inoportunos como incontrolables. Si todas las personas pueden tener tics, los tics en niños son los más habituales. Según diferentes estudios la incidencia de tics nerviosos en niños está entre un 5% y un 20%.

Por ello, saber qué hacer es algo fundamental.

¿Qué son los tics en niños?

Los tics en niños engloban todo tipo de movimientos o vocalizaciones súbitas e involuntarias. El resultado son movimientos o emisión de sonidos que condicionan el habla y la sociabilidad del niño cuando los sufren.

💡 Descubre más sobre las etapas de desarrollo del lenguaje en los niños.

Hay muchos tipos de tics, que además en bastantes ocasiones cambian de forma, pudiendo a lo largo de su evolución incluso variar en su localización y en su intensidad.

Existe un cierto componente genético, si alguno de los progenitores lo han sufrido es más frecuente que sus hijos lo tengan. Por sexo, es mucho más frecuente en niños que lo padecen, entre 3 y 4 veces más que las niñas.

En el 75% de los casos los tics se inician entre los 4 y 10 años. Es raro el inicio antes de los 2 años o después de los 18 años. En la mayoría de las ocasiones desaparecen en la pubertad.

¿Qué tipos de tics en niños pueden aparecer?

La mayoría de los tics nerviosos en niños son leves. En muchos casos son incluso desapercibidos por su entorno. Pero también hay tics en niños mucho más evidentes y limitantes.

Estos son los diferentes tipos de tics en niños:

Tics motores en niños

Existen dos tipos de tics motores en niños:

  • Tic motor simple: este tipos de tics motores en niños afectan solamente a un músculo individual o un grupo de músculos. Existen muchos ejemplos de tics en niños de este tipo al ser los más comunes como parpadeos, muecas, guiños o arrugar la nariz.
  • Tic motor complejo: en este tipo de tic están involucrados varios grupos de músculos. Son mucho más raros, pero también más limitantes.

Ejemplos de este tipo de tics nerviosos en niños son: dar pequeños saltos, tocarse permanentemente o no pisar objetos o zonas al caminar, como las líneas de los adoquines o de los pasos de cebra.

Tics vocales en niños

Los tics vocales en los niños o tics fónicos son también bastante comunes. Ejemplos de estos tics vocales son ronquidos o gruñidos. Pero también hay tics vocales en los niños más complejos:

  • La ecolalia: repetir de forma involuntaria una palabra o frase que ha dicho otra persona.
  • La palilalia: repetir involuntariamente sílabas y palabras.
  • La coprolalia: tendencia a decir palabras obscenas.

Tics en niños con TDAH y síndrome de Tourette

Los tics pueden aparecer de forma aislada, lo más común, pero también se pueden asociar a enfermedades, tratamientos médicos y especialmente a situaciones de estrés y ansiedad, comportamientos obsesivo-compulsivos y trastornos de conducta.

Así es muy frecuente la asociación de tics en niños con TDAH. El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) que deriva en un mal rendimiento en los estudios, distracción e impulsividad, agravan los tics.

💡 Infórmate sobre TDAH: qué es, síntomas, tratamiento y medicación.

También existe una relación con el Síndrome de Tourette, un trastorno que consiste en la aparición de tics crónicos, tanto motores como fónicos. Esta enfermedad se asocia con pensamientos obsesivos y hasta con fobias que conlleva que el paciente realice comportamientos compulsivos.

No solo eso, muchas veces los tratamientos generan tics. Los pacientes de TDAH con tratamiento farmacológico tienen como uno de sus efectos secundarios más evidentes la generación de tics.

¿Cuáles son las causas de los tics?

Tradicionalmente se ha relacionado a los tics con causas ambientales, como nerviosismo o estrés.

Aunque en su evidente relación con el Síndrome de Gilles de la Tourette en particular, ha cobrado peso los factores genéticos que tienen una gran influencia a la par que los ambientales.

¿Cuál es la evolución de los tics?

Muchos de los tics son transitorios, desapareciendo en periodos cortos de tiempo, meses o menos de un año.

Los tics crónicos suelen tener una duración mucho más larga, pero también, en la mayoría de los casos, 7 de cada 10 pacientes, desaparecen antes de los 18 años.

Su evolución además es irregular. En muchos casos, antes de desaparecer definitivamente pueden hacerlo durante un tiempo para luego aparecer.

Además, es muy común que vayan cambiando tanto en tipo como en su intensidad.

Tratamientos en tics nerviosos en niños

No existe un tratamiento que elimine los tics. De hecho, los tics en niños pasajeros no se tratan, ni tampoco es bueno llamar la atención para que no lo haga, ya que son involuntarios.

Lo que siempre es positivo es generar un ambiente tranquilo, que disminuya la ansiedad y que ayude a que ocurran con una frecuencia menor.

💙 Desde Aegon, hemos creado Cariñoterapia con sentido, un programa que nos ayuda a tomar consciencia de la importancia de cuidarnos, de forma integral, trabajando nuestros 5 sentidos para alcanzar el bienestar y una salud mental plena. No dudes en visitar nuestra web para aprender de todos los consejos que nuestros especialistas y talentos amigos nos ofrecen a través de esta iniciativa, ¡te esperamos!

Por ello, el uso de fármacos solo se prescribe en caso de tics graves tras evaluación médica, consintiendo generalmente en antipsicóticos.

Si es más normal el tratamiento de otros trastornos que “comparten” espacio con los tics como la hiperactividad o los trastornos obsesivos-compulsivos.

El importante papel del entorno del niño con tics

El entorno en general, y los padres particularmente, deben entender que en la gran mayoría de los casos los tics no son graves y son transitorios.

Por ello, aunque los factores ambientales solo expliquen parte de las razones, es importante reducir la tensión y la ansiedad, y normalizar este problema, no llamándoles la atención constantemente.

En definitiva, deben asumir que los tics son involuntarios, y por tanto, todo su entorno debe aceptar este trastorno que en la mayoría de los casos dura unos meses o desaparece cuando se alcanza la edad adulta.

Por todo ello, si conoces a alguien que sufre tics no dudes en compartir esta información que seguro será de gran utilidad. Más de 2 de cada 10 niños sufre tics y normalizar la actitud frente a ellos debe ser una prioridad.

¿Te ha parecido interesante este artículo? ¡Compártelo en redes sociales con tu familia y amigos!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Redactor Salud y Consumo

Licenciado en ADE por la Universidad Autónoma de Madrid y especialista en comunicación por la Universidad Complutense, lleva desde el año 2002 escribiendo sobre temas de consumo, salud y divulgación en general, tanto en revistas escritas como Dinero y Salud, asociaciones y diversas páginas web. Además de ser colaborador en medios escritos (Expansión, Cinco Días, idealista.com, El País, Libertad Digital, El Confidencial,…) Radio (COPE, Onda Cero, Cadena Ser, Onda Madrid…) y Televisión (Telecinco, Antena 3, Telemadrid…).

Perfil de LinkedIn