Bronquiolitis ¿Qué debes saber al respecto?

que es la bronquiolitis

La bronquiolitis es una enfermedad infecciosa que afecta a los niños lactantes y cuya incidencia se ha visto afectada por el coronavirus.

Como otras enfermedades víricas, la bronquiolitis contaba con sus propias épocas epidémicas en los meses invernales. Sin embargo, la Covid-19 ha trasladado su incidencia con un repunte del este virus respiratorio infantil en junio.

Porque la salud es lo más importante


¿Qué es la bronquiolitis?

La bronquiolitis es una enfermedad infecciosa aguda causada normalmente por el virus respiratorio sincitial o VRS, aunque también hay otros virus que pueden causarla. Es el caso del rinovirus, parainfluenza, adenoviros o enterovirus.

Estos virus provocan la inflación y obstrucción de los bronquios, que son las vías aéreas de los pulmones. De ahí precisamente su nombre.

La bronquiolitis afecta a los niños lactantes, especialmente a los menores de 6 meses.

¿Por qué afecta especialmente a lactantes?

La bronquiolitis es más aguda en los lactantes menores de 6 meses porque sus vías áreas son más pequeñas y, por lo tanto, más sensibles a las obstrucciones. Además, los pequeños también tienen menores defensa contra este y otros virus.

Cómo tratar la bronquiolitis

¿Cómo se contagia la bronquiolitis?

La bronquiolitis se contagia por el contacto directo o indirecto con una persona infectada. Lo más habitual es que ésta sea un niño infectado o un adulto con una infección respiratoria leve.

La bronquiolitis puede contagiarse por contacto directo y también por el aire. Además, hay factores que favorecen el contagio como la lactancia artificial, vivir en ambientes cerrados o casas con poco ventilación o recibir lactancia artificial en lugar de materna.

¿Cuáles son los síntomas de la bronquiolitis?

El periodo de incubación de la bronquiolitis es de entre 3 y 8 días. Este es el tiempo que tardan en manifestarse los primeros síntomas de la enfermedad.

Las primeras manifestaciones no son diferentes de muchas otras enfermedades como un simple catarro (aquí te explicamos cómo diferenciar una gripe de un resfriado). Así, es habitual un aumento de la tos, los mocos y el lagrimeo por parte del bebé.

Durante la primera semana, tras los primeros síntomas, la enfermedad irá agravándose. Ahí es cuando comenzarán las dificultades respiratorias. En este punto los bebés empezarán a respirar de forma más rápida y es posible que aparezcan sibilancias, que son pitidos en el pecho que acompañan la respiración.

Los pequeños también pueden tener fiebre, habitualmente menor de 38 ºC.

En algunos casos se pueden registrar apneas como parte de la enfermedad. En los niños más pequeños este es incluso el primer síntoma de la bronquiolitis

Síntomas de una bronquiolitis grave

Si bien una bronquiolitis se puede confundir con un catarro, la enfermedad no deja dudas según se agrava.

Estos síntomas son:

  • Dificultades para respirar con respiraciones entrecortadas y aleteo nasal.
  • Ritmo cardíaco acelerado.
  • Retracciones, que es cuando las áreas bajo y entre las costillas y el cuello se hunden con cada inhalación o inspiración.
  • Apneas durante periodos de menos de 10 segundos con la respiración interrumpida.
  • Irritabilidad y cansancio
  • Insuficiencia respiratoria y bajos niveles de oxígeno en sangre.
  • Cambio en el color de piel, pudiéndose volver azulada.
  • Falta de apetito.

¿Cuándo ir al hospital por una bronquiolitis?

Si después de tres o cuatro días con los primeros síntomas de la enfermedad el pequeño no muestra mejoría, será el momento de pedir cita con el pediatra para que lo examine. Así podrás saber si el niño tiene la enfermedad.

¿Cómo se detecta y diagnóstica?

El primer paso para diagnosticar una bronquiolitis es el examen físico del pequeño y una revisión de su historia clínica. En otras palabras, si antes ha padecido otros episodios de la enfermedad u otras enfermedades respiratorias.

A partir de ahí, hay diferentes fórmulas para descubrir la enfermedad. La prueba más rápida para detectar el VRS es a través del moco nasal. Se trata de una prueba que tarda dos horas en arrojar resultados y que lo más habitual es que esté incluida dentro de tu seguro de salud.

Otras pruebas que se pueden realizar, aunque son menos habituales incluyen los análisis de sangre y las radiografías de tórax.

¿Cuánto dura una bronquiolitis?

La bronquiolitis suele durar cerca de 12 días en los niños. En los casos más graves algunos síntomas como la tos o los silbidos al respirar pueden durar varias semanas.

Lo más habitual es que la bronquiolitis se cure por completo, aunque quienes ya han padecido pueden tener más predisposición a volver a enfermar y acatarrarse. En estos casos puede incluso ser necesaria la hospitalización.

¿Cómo se cura la bronquiolitis?

¿Cuál es el tratamiento de la bronquiolitis? La realidad es que no hay un tratamiento específico. Si la insuficiencia no es grave y no se requiere hospitalización, lo normal es tratar de mantener las vías respiratorias abiertas hasta que la enfermedad mejora por sí sola.

De esta forma, el tratamiento se resume en:

  • Tomar medicamentos antitérminos para controlar la fiebre, como por ejemplo el socorrido paracetamol.
  • Estar bien hidratado.
  • Gotas o suero salino para limpiar los conductos nasales. Para los más pequeños existen soluciones específicas para que los padres puedan quitarles los mocos.
  • Bronquiodilatadores para los casos donde la enfermedad es más grave o persistente.

En los casos más graves puede hacer falta un respirador que ayude a los pequeños a recuperarse.

También puede ayuda a que el pequeño se recupere más rápido utilizar humidificadores en invierno, cuando en aire en casa suele ser más seco por la calefacción.

prevenir la bronquiolitis

¿Cómo prevenir la bronquiolitis?

La bronquiolitis es una enfermedad muy contagiosa. Al transmitirse por el tacto, es fácil que los niños pequeños la contraigan en algún momento.

El primera forma de evitar el contagio es evitar el contacto con otros niños que tienen la enfermedad. Sin embargo, como ésta no siempre es visible y no sólo puede contraerse por otros pequeños, hay otras fórmulas para evitar que se contagie.

Una de las más eficaces es el lavado de manos. Lavarse las manos con jabón o gel antes de coger el biberón, chupete u otros utensilios del bebé es una buena barrera contra la bronquiolitis

También hay que cuidar el ambiente en el que se encuentra el niño. Esto pasa por evitar que esté en lugares donde se fuma tabaco o el ambiente es muy cargados.

Para lactantes con un alto riesgo, por ser prematuros, tener cardiopatías congénitas, enfermedades pulmonares crónicas o un peso muy bajo se puede administrar un anticuerpo específico contra el virus sincitial respiratorio. Su nombre es palivizmab y se administra con un máximo de 5 dosis al mes.

A día de hoy no existen vacunas contra la bronquiolitis, aunque la vacuna antigripal que forma parte del calendario de vacunación de los niños puede prevenir la bronquiolitis asociada a la gripe.

Bronquiolitis y Covid-19

Los años 2020 y 2021 van a estar marcados por la covid y por la ausencia de otras enfermedades víricas y respiratorias. En 2021 los casos de gripe invernal se redujeron al mínimo y también los de bronquiolitis

El siguiente gráfico de La Razón muestra la incidencia de la gripe en los últimos años y cómo el número de casos en 2021 ha sido muy escaso. Con la bronquiolitis ha pasado algo parecido:

Casos de gripe desde el comienzo de la temporada


La contrapartida a esta anomalía estadística es el repentino aumento de bronquiolitis en junio. Desde la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap) todavía no han dado con la causa contrate.

Sin embargo, apuntan a un compendio de causas. La primera es el fin de las restricciones de movilidad y una mayor relajación en las medidas contra la Covid-19 en general.

La menor incidencia del coronavirus también podría estar ayudando a que el VRS se expanda ante la retirada del SARS.

Por último, el hecho de que en los últimos años apenas se hayan producido casos podría haber hecho perder a los niños parte de la inmunidad adquirida en el pasado.

Más allá de las causas, tener en cuenta las medidas mencionadas ayudará a prevenir la bronquiolitis en los pequeños. Un buen seguro de salud también lo hará para que reciba el mejor tratamiento en el menor tiempo posible.

banner seguros aegon
¿Te ha parecido interesante este artículo? ¡Compártelo en redes sociales con tu familia y amigos!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Aegon

Aegon es uno de los mayores grupos aseguradores del mundo, fundado en Holanda hace más de 160 años, cuenta con una plantilla de más de 29.000 empleados en todo el mundo. Esta variedad de culturas aseguradoras nos ha permitido conocer, y mejorar la gama de productos y servicios ofrecidos a nuestros clientes durante más de 30 años en España.

Nuestra misión es ayudar a personas a proteger lo que más importa durante toda su vida.