Comienzo de la primavera (las alergias)

comienzo-primavera-las-alergias

 “Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera”. Pablo Neruda

¡Por fin llega la primavera! Aunque no todos nos alegramos de su llegada por diversas razones, en especial los que sufren de alergias. Es posible que, dado el cambio climático que estamos experimentando, ya hayas sufrido algunos de los síntomas durante este final del invierno que está siendo tan caluroso. En el siguiente artículo hablaremos sobre este enemigo que aparece  en una época del año en el que la naturaleza embellece y se viste de gala. También comentaremos algunos de los remedios que puedes poner en marcha para disfrutar de ella sin experimentar tantos síntomas.

¿Cuáles son los síntomas de la alergia primaveral?

Durante la primavera, el polen se convierte en el enemigo número uno de muchas personas alérgicas. Existen algunas plantas que generan más alergias que otras, como son las arizónicas, gramíneas, el olivo o las cupresáceas. Además, es bien sabido que este tipo de alergias se da con mayor frecuencia en ambientes urbanos que en rurales, debido a la contaminación atmosférica que favorece su efecto. Además, cuanto menos llueva en un ambiente, más intensas serán las alergias dado que la atmósfera no ha podido limpiarse y se mantienen altas concentraciones de polen en el ambiente.

La alergia es una respuesta inmunológica o defensiva que realiza el organismo ante la presencia de una sustancia que, generalmente, no provoca ninguna reacción en la población general.

Los síntomas más característicos los enumeraremos a continuación:

  • Estornudos y congestión nasal.
  • Picor de nariz, paladar y garganta.
  • Irritación, picor y lagrimeo de ojos, conjuntivitis.
  • Dificultad al respirar, tos, pitidos (asma polínico)

¿Qué remedios existen para la alergia primaveral?

Si sabes que es lo que te da alergia, lo que suelen recomendarte es la mínima exposición al agente alergénico. Pero existen situaciones que es imposible evitarlo, dado que el alérgeno se encuentra en el ambiente, como es el caso de la alergia al polen. Por ello existen varios tipos de tratamientos:

  • La inmunoterapia o vacuna contra la alergia. Consiste en la administración (por vía sublingual o subcutánea) del elemento que provoca la alergia en dosis cada vez más elevadas hasta un máximo indicado por el especialista. Suele durar este tratamiento entre 3 y 5 años, y parece ser el único capaz de mejorar la alergia e incluso hacer que desaparezca.
  • Antihistamínicos: Son medicamentos que reducen o alivian los molestos síntomas de la alergia. Se trata de fármacos que bloquean la acción de la histamina, que es la sustancia que genera nuestro organismo y produce los síntomas propios de la alergia.
  • Otros productos para aliviar los síntomas como sprays nasales o productos descongestinantes.

Otras medidas para aliviar o prevenir los síntomas de la alergia al polen:

  • Mantente al tanto de los recuentos de niveles de polen en tu ciudad, sobretodo para evitar salir en los días donde el recuento sea muy elevado.
  • Utiliza gafas de sol y mascarilla que cubra nariz y boca para salir al exterior en momentos en los que los niveles de polen son altos o cuando tengas que estar fuera mucho tiempo.
  • Evita salir en los periodos del día en los que hay mayor polinización: de las 5 a las 10 de la mañana y  entre las 7 y 10 de la noche.
  • Trata de no secar tu ropa al aire libre, ya que se podría impregnar de polen.

¿Qué es el asma polínico?

El asma es una enfermedad respiratoria de larga duración (crónica), que se caracteriza por la inflamación y obstrucción reversible de las vías aéreas y dificultad respiratoria. Esta alteración puede mejorar de forma espontánea o con tratamiento. Se presenta de forma intermitente en forma de atasques de asma.

  • Sensación de ahogo.
  • Fatiga
  • Dolor u opresión en el pecho.
  • Sensación de falta de aire o de ahogo.
  • Silbidos o pitidos cuando se respira.
  • Secreciones o mucosidad.

¿Qué es la alergia respiratoria?

También denominada rinitis alérgica, tiene lugar cuando la persona susceptible inhala partículas capaces de ocasionar una reacción inmunológica (alérgeno). Se producen signos y síntomas respiratorios que afectan a las vías respiratorias altas. Suele venir asociada con el asma (afección de vías respiratorias bajas). Los síntomas son los siguientes:

  • Estornudos.
  • Picor nasal.
  • Moco abundante.
  • Obstrucción nasal.
  • Puede complicarse en sinusitis, pólipos nasales o conjuntivitis.

Como solemos advertir, nosotros apostamos por la prevención y el pronto diagnóstico de estas afecciones para que no lleguen a suponer un problema en tu calidad de vida. Para ello, recomendamos acudir en el tiempo lo más breve posible, en caso de sufrir estos síntomas, al alergólogo, que es el médico especialista en este ámbito. El diagnóstico se realizará llevando a cabo las pruebas oportunas que indique el facultativo, mediante análisis, pruebas cutáneas y otras más innovadoras y precisas. Así podrás descubrir la causa de la alergia, rinitis o asma que estás padeciendo. Por ello, te recomendamos revisar las coberturas de tu seguro de salud y así estar tranquilo de que estas pruebas te las puedan realizar a través de él en tu centro médico de confianza.