¿Cómo nos afecta el ruido?

Tiempo de lectura: 4 minutos

¿Alguna vez te has planteado cómo nos afecta el ruido? El ruido es sin duda uno de los factores ambientales que más afectan a nuestra salud, muy por encima de otros tan relevantes como puede ser la luz. Mientras que esta última se puede paliar mejor, como nos afecta el ruido, no es tan sencillo. Todo ello a pesar de que múltiples estudios epidemiológicos señalan claramente la relación causa y efecto del ruido con enfermedades y que España es uno de los países a nivel mundial que un mayor porcentaje de habitantes se ve afectado.

Un problema de salud pública que crece entre los jóvenes

Tráfico rodado, transporte público, aviones, locales de ocio… todas estas fuentes de ruido, entendido como “sonido no deseado”, afectan a nuestra salud.

Además, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha señalado un riesgo más, que crece de forma casi exponencial, el ruido de teléfonos y otros aparatos electrónicos como dispositivos de música.

Para la OMS unos 1.100 millones de adolescentes y jóvenes corren el riesgo de sufrir pérdida de audición (un ejemplo es el Síndrome de Meniére) por el uso nocivo de aparatos de audio personales, como teléfonos inteligentes, y por la exposición a niveles sonoros dañinos en lugares de ocio ruidosos, como clubes nocturnos, bares y eventos deportivos.

Cuando el ruido es nocivo

Una clara muestra de cómo ha empeorado la situación y de la importancia de controlar el ruido está en como han evolucionado estos límites. Hace 21 años la OMS señaló que el ruido en el exterior durante el día no debería exceder los 55 decibelios. Diez años después recomendó que su valor máximo por las noches no debería pasar de los 40 decibelios, señalando claramente sus efectos en la salud al afectar al sueño y al descanso.

como nos afecta el ruido trabajo

El problema es que se ha avanzado muy poco. Se calcula que Europa una de cada cinco personas está muy expuesta por el ruido del tráfico, de estas un tercio lo hacen a niveles muy altos. En España la situación es peor y afecta a una de cada 4 personas.

Efectos directos e indirectos

A la hora de analizar cómo nos afecta el ruido, tenemos que distinguir entre efectos directos e indirectos.

  • Efectos directos: los directos parecen claros, un nivel alto de ruido causa efectos directos a la audición. Pero debemos tener en cuenta que su incidencia en la audición puede ser paulatina, que un ruido alto de forma regular y continua puede ir empeorando la audición y hacerlo de forma prematura.
  • Efectos indirectos: pero los indirectos son en muchos casos más graves. Un ruido ambiental alto, también de forma regular, especialmente por la noche afecta al sueño, genera problemas cognitivos e incluso empeora trastornos cardiovasculares como la cardiopatía isquémica. De hecho, hay incluso estudios que señalan que el ruido del tráfico podría empeorar la diabetes.

La Agencia Europea del Medio Ambiente calcula más de un tercio de los europeos que sufren problemas graves por ruido tienen trastornos del sueño, causando más de 70.000 hospitalizaciones al año y siendo la causa principal de más de 16.000 muertes prematuras.  

El ruido: un problema grave

Debemos tener conciencia de qué el ruido mata y lo hace porque altera el sueño y genera estrés. Si estás mucho tiempo despierto afecta a la calidad de vida de quien lo sufre, provoca reacciones fisiológicas como la liberación de hormonas y el aumento de la presión arterial, multiplicando sus efectos en la noche.

como nos afecta el ruido sueño

Además, no poder dormir afecta al metabolismo, cambia el apetito, interrumpe el metabolismo de la glucosa y si no se soluciona acaba en alteraciones crónicas. Todo ello hace que se refleje en enfermedades cardiovasculares, como diabetes y obesidad.

Soluciones al problema del ruido

Tenemos claro como nos afecta el ruido, el problema muchas veces está en las soluciones. La principal causa sigue siendo el tráfico rodado de las ciudades, y el problema es que cada vez vivimos más en centros urbanos.

Por ello, aunque muchas viviendas busquen una mayor eficiencia y aislamiento con respecto al ruido el número de quienes le afecta crece. No todos pueden adecuar su vivienda y muchas, aunque hagan un esfuerzo económico no es suficiente. Son los ayuntamientos los que deben trabajar para paliarlo con distintas medidas, desde un mejor transporte público y más silencioso a soluciones de pavimentación que amortigüen el ruido.

Este año 2020 estaba fijado por la Unión Europea para reducir la contaminación acústica a los niveles marcados por la OMS, pero de nuevo estamos muy lejos de cumplirlo. La creación en las grandes ciudades de “mapas del ruido” es un primer paso fundamental, pero que se antoja insuficiente por los continuos casos de incumplimiento.

Las mejoras en movilidad, como es el incremento del motor eléctrico, más espacios verdes que hacen barrera con calles y carreteras y una mejor planificación urbana serán claves para solucionar este importante problema que afecta la salud de millones de personas.