Diabetes: qué es y los avances para llevar una vida normal

Diabetes: Qué es y avances para llevar una vida normal

Cualquier tecnología lo suficientemente avanzada es indistinguible de la magia”. Tercera Ley de Arthur C. Clarke

Según la descripción aportada por el Instituto de la Salud, la diabetes es una enfermedad en la que los niveles de glucosa de la sangre están muy altos. La insulina es una hormona que ayuda a que la glucosa entre a las células para suministrarles energía. En la diabetes tipo 1, el cuerpo no produce insulina. En la diabetes tipo 2, la más común, el cuerpo no produce o no usa la insulina de manera adecuada. Sin suficiente insulina, la glucosa permanece en la sangre.

Los elevados niveles de glucosa en sangre pueden provocar diferentes fallos orgánicos, dando lugar a daños irreversibles, amputaciones o la muerte.

A pesar del elevado número de personas que padecen esta enfermedad y de la gravedad de los daños que puede llegar a producir, un tratamiento con insulina permite en la práctica totalidad de los casos convivir sin problemas con la enfermedad. Debido a esto, la mayoría de los esfuerzos en investigación con respecto a la diabetes han ido encaminados a mejorar los tratamientos de modo que se aumente la eficacia de los mismos y que se vaya reduciendo cada vez más la intervención manual para la regulación y dosificación de los mismos.

En el presente año 2015 se han logrado grandes avances tecnológicos que han facilitado muchísimo la vida diaria de los pacientes, principalmente los afectados por la insulina tipo 1. Entre otros se encuentran ya a disposición monitores continuos de glucosa con transmisión de datos a dispositivos móviles, o insulinas de acción ultra rápida. Sin embargo, los mayores hallazgos se encuentran en las bombas de insulina. Las bombas de insulina son dispositivos del tamaño de un móvil que administran insulina a través de una cánula colocado bajo la piel. Las últimas bombas que se han introducido en el mercado contienen un sensor que permite detectar con antelación el momento en el que descenderán los niveles de azúcar, por lo que, ante esta situación, el dispositivo detiene la infusión de insulina y vuelve a administrarla cuando estima que los niveles se han vuelto a estabilizar y se encuentran en valores seguros. Los nuevos dispositivos que llegarán próximamente al mercado suministrarán tanto insulina como glucagón, según los niveles de glucosa detectados por el sensor en continuo, asemejándose cada vez más a la función que ejerce el páncreas de manera natural.

Además de estas ventajas que ofrecen las nuevas tecnologías hay dos consejos fundamentales que ayudan enormemente a convivir con la enfermedad, a disminuir sus efectos sobre la salud y a reducir el riesgo de padecer la de tipo 2: Tener una dieta equilibrada y saludable en la que se cuiden tanto los tipos de alimentos que se ingiere como las cantidades de los mismos y practicar ejercicio de manera frecuente alejándose lo máximo posible de una vida sedentaria.

Realice controles periódicos que ayuden a una detección precoz que disminuya las posibles afecciones que la enfermedad pueda provocar.