Diabetes: Qué es, tipos, síntomas y tratamiento

mujer haciendo un control de diabetes

La diabetes es una enfermedad crónica que se origina porque el páncreas no sintetiza la cantidad de insulina que el cuerpo humano necesita, y esto ocurre porque el cuerpo no produce insulina o no la usa de la manera adecuada. En consecuencia, la diabetes hace que los niveles de glucosa de la sangre (o azúcar en la sangre) estén muy altos, pudiendo provocar diferentes fallos orgánicos. Y es que la insulina es la hormona que nos ayuda a que la glucosa entre a las células para suministrarles energía.

Queremos cuidarte estés donde estés. Servicio de telemedicina 24 horas, 365 días del año

¿Qué causa la diabetes?

Pese a que existen muchos estudios al respecto y se conocen todos los síntomas de la diabetes, no se sabe exactamente cuáles son las causas concretas, y ello es debido a que existen muchos tipos de diabetes diferentes.

Las causas de la diabetes tipo 1 se originan cuando el sistema inmunitario va destruyendo las células beta del páncreas. Los expertos consideran que las principales causas son los propios genes y los diversos factores ambientales. Por lo tanto, la enfermedad tiene una cierta tendencia hereditaria, principalmente en afroamericanos, indígenas estadounidenses, hispanos, latinos…

La diabetes tipo 2 es la forma más común de la enfermedad y, entre sus causas están:

  • Los genes (al igual que en el tipo 1)
  • El sobrepeso; cuanta menos actividad física se realice, más probabilidades de desarrollar una diabetes tipo 2. Y es que la tendencia al sobrepeso y la obesidad puede causar cierta resistencia a la insulina. Recuerda nuestros consejos para hacer una dieta para la diabetes.
  • Resistencia a la insulina; así es como se inicia, generalmente, la diabetes tipo 2. El cuerpo necesita más insulina, el páncreas se pone a ello, pero, con el tiempo, es incapaz de cubrir dichas necesidades.

En general, la causa de la diabetes obedece a la falta de producción de insulina o a una asimilación incorrecta de dicha insulina por parte de nuestro cuerpo. ¿Pero qué es la insulina? es una hormona producida por el páncreas cuya principal función es mantener unos valores adecuados de glucosa en sangre.

Es decir, la hormona de la insulina es la que permite que la glucosa entre en nuestro organismo y sea transportada al interior de las células, transformándose en la energía que nuestro cuerpo necesita para que tanto los músculos como los tejidos funcionen correctamente. Además, también ayuda a que las células almacenen la glucosa hasta que su utilización sea necesaria.

Lo que ocurre en las que la sufren, es que esta glucosa no se distribuye por el organismo de una forma adecuada, provocando que haya un exceso de glucosa en la sangre, es lo que técnicamente se conoce como hiperglucemia. Estos niveles elevados de glucosa en la sangre pueden ser perjudiciales para todo nuestro organismo, pero afectan principalmente al corazón, el riñón y las arterias. De ahí que las personas que sufren la enfermedad y no lo saben, tengan más riesgo de padecer problemas renales, infartos o pérdidas de visión.

diabetes tipo 1

Tipos de diabetes

Una vez entendido el punto de cuáles son las causas de la diabetes, cabe señalar que existen diferentes tipos: diabetes tipo 1, diabetes tipo 2 o diabetes gestacional. A continuación explicamos cada una de ellas.

Diabetes tipo 1

En la diabetes tipo 1, el cuerpo no produce insulina porque el sistema inmunitario ataca y destruye las células del páncreas que la producen. Lo habitual es que este tipo de diabetes sea diagnosticada en niños y adultos jóvenes, aunque puede aparecer a cualquier edad.

En este caso, los pacientes deben usar insulina todos los días, requiriendo un seguimiento muy exhaustivo.

Diabetes tipo 2 o diabetes mellitus

La diabetes de tipo 2 (diabetes mellitus) es la más común. En torno a un 90% de las personas afectadas por esta enfermedad la sufren y su incidencia ha aumentado en los últimos años. Con la diabetes tipo 2, el cuerpo no produce o no usa la insulina de forma adecuada, esta puede aparecer a cualquier edad, incluso durante la infancia, pero es habitual en personas de mediana edad y en ancianos. También tienen más probabilidad de sufrirla aquellas personas que tengan antecedentes familiares con diabetes o sobre peso.

El diagnóstico de la diabetes de tipo 2 se lleva a cabo mediante tres pruebas: Hemoglobina glicosilada o HbA1c, que mide el nivel promedio de glucosa en sangre durante un periodo de 3 meses, glucosa plasmática en ayudas, prueba de tolerancia a la glucosa oral y prueba aleatoria de glucosa plasmática, que se realiza con un análisis de sangre en un momento en el que el paciente sufre los síntomas de la diabetes de forma severa.

Diabetes gestacional

Como indica su nombre, la diabetes gestacional afecta a algunas mujeres durante el embarazo. Lo más habitual es que este tipo de diabetes desaparezca después de que nazca el bebé. Sin embargo, cuando una mujer ha tenido diabetes gestacional, tiene más posibilidades de sufrir de diabetes tipo 2 más adelante.

diabetes gestional en embarazadas

Síntomas de la diabetes

Distinguimos diferentes tipos de diabetes. A lo largo de este artículo, te explicamos cuáles son y te hablamos de otros aspectos importantes sobre la enfermedad, como son su tratamiento y los avances que se han ido desarrollando a lo largo de los últimos años. Y es que aunque la diabetes no tiene cura, quiénes la padecen puede tomar medidas que les permitan mantenerse sanos y llevar una vida normal.

👉Además, si quieres conocer cómo afecta a los pacientes con diabetes la irrupción del Covid-19, no puedes dejar de leer nuestro artículo Coronavirus y Diabetes: todo lo que debes saber.

Los síntomas de diabetes son los principales indicadores para poder diagnosticar y tratar a tiempo esta enfermedad. A continuación repasamos cuáles son estos síntomas:

Aumento de la sed y la micción

Uno de los principales síntomas de diabetes es el aumento de la sed, hasta convertirse en excesiva. Por consecuencia, el aumento de la micción también se eleva y eso debe ser un signo muy a tener en cuenta.

Como hemos explicado antes, cuando una persona padece diabetes tiene un exceso de glucosa acumulándose en su sangre. Como consecuencia, los riñones tienen que aumentar su ritmo de trabajo para poder filtrarlo, lo que aumenta la micción. La orina, además de la glucosa, también arrastra los líquidos de los tejidos, deshidratando el cuerpo y provocando más sed.

Pérdida de peso y aumento del apetito

A través de la orina también se eliminan las calorías y, teniendo en cuenta que se ha elevado notablemente la micción, se produce una pérdida rápida y significativa de peso (sobre todo en la diabetes de tipo 1). Además, la diabetes dificulta que la glucosa de los alimentos que se consumen lleguen a las células, lo que provoca una sensación de hambre continua.

El cansancio

Otro de los síntomas de diabetes es la fatiga. Si se tiene esta enfermedad, es muy corriente sentirse cansado continuamente. La explicación es que, como el cuerpo mantiene un nivel tan elevado de glucosa en la sangre, el cuerpo no puede cubrir correctamente sus necesidades energéticas. Si a ello, además, le sumamos la deshidratación por la frecuente micción, la pérdida de peso y de calorías…

Pérdida o visión borrosa

Éste es uno de los síntomas de diabetes que más asustan, ya que se produce de golpe. Como hemos dicho, los altos niveles de glucosa eliminan el líquido de los tejidos, entre los que se encuentran los cristalinos de los ojos. Si este síntoma no se trata correctamente, se pueden llegar a forman nuevos vasos sanguíneos en la retina, lo que, a la larga, puede llegar a provocar una pérdida absoluta de la visión.

Inflamación de las encías

Un cambio en el estado de las encías es un indicador de que hay que acudir al dentista cuanto antes. Y es que, si no se trata correctamente la diabetes, el organismo tiene muchas más dificultades para combatir a los gérmenes, lo que facilita el riesgo de infección y puede acabar provocando que las encías y los huesos sean incapaces de mantener los dientes.

Hormigueo recurrente

Otro de los síntomas de la diabetes más habituales es la sensación de hormigueo y de pérdida de sensibilidad en pies y manos. Además, puede ir acompañado de un dolor creciente en el resto de articulaciones.

Síntomas de diabetes tipo 1

Además de los síntomas explicados anteriormente, en el caso de sufrir una diabetes tipo 1, también se experimentarán cambios de humor e irritabilidad y, en el caso de los niños, incontinencia urinaria nocturna a pesar de tenerla ya controlada.

Síntomas de diabetes tipo 2

Los síntomas de la diabetes tipo 2 también podrán ser la presencia de llagas o heridas que tardan demasiado tiempo en curar y la aparición de zonas de piel oscura, principalmente en axilas y cuello.

Síntomas de diabetes gestacional

Muchas mujeres se ven afectadas por este tipo de diabetes durante el embarazo, sin tener la enfermedad fuera de éste. Es de vital importancia, tanto para la madre como para el bebé, llevar un correcto control médico y, aunque los síntomas son los mismos que en cualquier diabetes, la OMS aclara que la diabetes del embarazo se caracteriza por hiperglucemia de intensidad variable. También se pueden aumentar las náuseas y los vómitos.

Tratamiento de la diabetes

A pesar del elevado número de personas que padecen esta enfermedad y de la gravedad de los daños que puede llegar a producir, un tratamiento con insulina permite en la práctica totalidad de los casos convivir sin problemas con la enfermedad. Debido a esto, la mayoría de los esfuerzos en investigación con respecto a la diabetes han ido encaminados a mejorar los tratamientos de modo que se aumente la eficacia de los mismos y que se vaya reduciendo cada vez más la intervención manual para la regulación y dosificación de los mismos.

Medicamentos

La medicina a tomar varía de acuerdo al tipo de diabetes. Además, a la hora de recomendar una u otra medicación, se tienen en cuenta otros factores, como posibles problemas de salud adicionales. Estas medicinas se toman por vía oral y se conocen como medicinas por vía oral o medicinas orales. En el caso de las personas diabetes tipo 2, se suele comenzar el tratamiento con la metformina. Esta ayuda a reducir la cantidad de glucosa que se produce en el hígado, favoreciendo que el cuerpo utilice mejor la insulina.

Tipos de insulina

En relación a la insulina, cabe destacar que existen diferentes tipos de insulina:

  • Acción rápida: empieza a funcionar 15 minutos después de la inyección.
  • Acción corta: funciona dentro de los primeros 30 minutos tras la inyección.
  • Acción intermedia: actúa entre las 2 y 4 horas tras la inyección.
  • Acción prolongada: la acción empieza varias horas después de la inyección.

Existen numerosas alternativas as la hora de inyectarse la insulina: agua y jeringa, autoinyector tipo bolígrafo, bomba, inhalador, puerto de inyeción, etc.

En el caso de la diabetes tipo 2, además de la insulina, también se pueden utilizar otros tipos de medicinas inyectables que también ayudan a que el nivel de glucosa en la sangre no suba demasiado después de comer. En todo caso, estas medicinas inyectables no son sustitutos de la insulina.

la diabetes mellitus es muy habitual entre los mayores de 45 años

Últimos avances

En los últimos años se han logrado grandes avances tecnológicos que han facilitado muchísimo la vida diaria de los pacientes con diabetes, principalmente los afectados por la insulina tipo 1. Entre otros, se encuentran ya a disposición monitores continuos de glucosa con transmisión de datos a dispositivos móviles, o insulinas de acción ultra rápida.

Sin embargo, los mayores hallazgos se encuentran en las bombas de insulina, que también mencionamos arriba. Las bombas de insulina son dispositivos del tamaño de un móvil que administran insulina a través de una cánula colocado bajo la piel. Las últimas bombas que se han introducido en el mercado contienen un sensor que permite detectar con antelación el momento en el que descenderán los niveles de azúcar, por lo que, ante esta situación, el dispositivo detiene la infusión de insulina y vuelve a administrarla cuando estima que los niveles se han vuelto a estabilizar y se encuentran en valores seguros. Los últimos dispositivos en llegar al mercado suministran tanto insulina como glucagón, según los niveles de glucosa detectados por el sensor en continuo, asemejándose cada vez más a la función que ejerce el páncreas de manera natural.

¿Te ha parecido útil este post? ¡Compártelo con tus conocidos en tus Redes Sociales y ayúdales a estar informados! También te animamos a ampliar esta información a través de la página del Ministerio de Sanidad sobre qué es la diabetes.

seguro de salud
¿Te ha parecido interesante este artículo? ¡Compártelo en redes sociales con tu familia y amigos!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Doctor especialista en Geriatría

Profesional con 20 años de experiencia en el campo sanitario. Mis áreas de especialización son: en el mundo clínico, la Geriatría, con especialización en las demencias; Y en el mundo de la gestión sanitaria, la seguridad del paciente y la calidad en la gestión de servicios. Cuento con experiencia en la puesta en marcha de servicios asistenciales, incluyendo dos hospitales generales.