Las enfermedades de transmisión sexual (ETS)

Tiempo de lectura: 5 minutos

Las enfermedades de transmisión sexual, ETS, son muy comunes en España y en el resto del mundo, principalmente en personas que practican relaciones sexuales con más de una pareja.

Pero, pese a que sean frecuentes, algunas de ellas pueden llegar a ocasionar graves problemas de salud, por lo que es imprescindible conocer exactamente en qué consisten y tomar todas las medidas de prevención necesarias.

A continuación, vamos a explicarte todo cuanto necesitas saber sobre las ETS. Adelante, sigue leyendo e infórmate bien.

¿Qué son las enfermedades de transmisión sexual?

Las enfermedades de transmisión sexual, según el Ministerio de Sanidad, son aquellas enfermedades que se transmiten de persona a persona a través de las relaciones sexuales. Las diferentes patologías que pueden experimentarse vienen causadas por virus, bacterias, hongos, protozoos y ectoparásitos y, aunque en algunas ocasiones el portador pueda ser asintomático, se transmiten de igual forma.

¿A quién afecta las enfermedades de transmisión sexual?

Las personas de mayor riesgo de contraer cualquier tipo de enfermedad de transmisión sexual, según los estudios realizados por el CDC (Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, son todas aquellas que practiquen sexo sin ningún tipo de prevención, especialmente quienes lo mantengan con diferentes parejas. Sin importar el sexo, la edad o la condición sexual.

Por tanto, y pese a que cualquier persona puede estar expuesta, es imprescindible tomar todas las precauciones necesarias para intentar evitarlo como sería el uso de preservativos.

¿Cómo se transmiten las ETS?

La transmisión sexual de enfermedades se lleva a cabo, por norma general, a través del intercambio de fluidos corporales, como son el semen o el flujo vaginal. Por tanto, si una de las dos personas está contagiada de alguna de las ETS que existen y no utiliza ningún tipo de precaución durante el acto sexual, ya sea de forma oral, vaginal o anal, puede contagiar a su pareja.

Enfermedades de transmisión sexual más comunes en hombres y mujeres

Según un informe realizado por el Ministerio de Sanidad en referencia a las Infecciones o Enfermedades de Transmisión Sexual, es probable que ante cualquier transmisión, tanto hombres como mujeres permanezcan asintomáticos pero, aun así, pueden contagiar a sus parejas sexuales.

Y, aunque existen más de 20 tipos diferentes, las más comunes, tanto en hombres como en mujeres, son;

Herpes genital.

En este caso, la infección se transmite a través del contacto con las mucosas de la zona afectada y viene causada por el virus herpes tipo 2.

La aparición de los diferentes síntomas puede surgir mucho tiempo después del contagio, ya sean semanas, meses e incluso años.

Por norma general, aparecen vesículas que se rompen, generando líquido que causa un gran escozor y que cicatrizan en costras o lesiones ulcerativas muy dolorosas que pueden tardar semanas en curar. Es necesario recibir tratamiento médico.

Además, el primer brote suele ir acompañado de fiebre y malestar general. Y, aunque durante el primer año es cuando más brotes pueden aparecer, el virus permanece en el organismo de por vida.

VIH Síndrome de inmunodeficiencia adquirida

El VIH o Síndrome de inmunodeficiencia adquirida es un virus que daña el sistema inmunitario mediante la destrucción de las células que se encargan de protegernos de diversas enfermedades.

El Sida o VIH se transmite de una persona a otra a través de la sangre o por contacto sexual. Es decir: sangre, semen, fluidos vaginales y leche materna.

Existe la transmisión directa, aunque también puede producirse la transmisión vertical, que es la que se transmite de madre a hijo durante el proceso de gestación y nacimiento.

Para saber con certeza si somos portadores de VIH, se ha de realizar una prueba específica.

El diagnóstico precoz es fundamental para poder iniciar cuanto antes un tratamiento para el sida y más si tenemos en cuenta que no todas las personas infectadas presentan la enfermedad, pero sí es muy frecuente que la mayoría acabe desarrollándola en un plazo de cinco o 10 años.

Aunque no existe cura, sí existen tratamientos para esta enfermedad de transmisión sexual.

📍 ¿Quieres más información sobre esta enfermedad? Entra en nuestro post y descubre todo sobre la Prevención, diagnóstico y tratamiento para el sida 💙

Infección por Tricomonas

Otra de las enfermedades de transmisión sexual más comunes es la Infección por Tricomonas, que viene causada por un parásito llamado Trichomonas vaginalis.

En las mujeres las zonas más afectadas son la vulva, la vagina o la uretra, mientras que en los hombres es la uretra.

En una gran mayoría de los casos, ni hombre ni mujeres presentan síntomas de infección, pero cuando éstos aparecen, pueden ir desde irritaciones leves hasta muy graves.

Los síntomas suelen aparecer entre los 5 y los 28 días posteriores al contagio y es imprescindible recibir un tratamiento médico adecuado para evitar complicaciones.

Virus del Papiloma Humano

Este es, posiblemente, el virus más conocido a nivel general. Y es que, en los últimos años, se han desarrollado hasta vacunas que prevengan del contagio y que, en España, a las niñas de 11 años se las vacuna, aunque ello no signifique que, llegado el momento, no sea necesario utilizar preservativo.

Pese a que no es común que se presenten síntomas de esta enfermedad de transmisión sexual, cuando aparece el virus produce una infección persistente que puede llegar a ocasionar verrugas genitales, cáncer de cuello uterino e incluso cáncer anogenital.

El diagnóstico no se puede llevar a cabo a través de un simple análisis de sangre, sino que, a través de una prueba específica realizada por un médico especialista y analizada en un laboratorio, se consiguen los resultados positivos.

Sífilis

La transmisión sexual de enfermedades también puede derivar en Sífilis. Esta infección está causada por la bacteria Treponema pallidum y es mucho más común en hombres que en mujeres. Aun así, en el caso de que una mujer embarazada esté contagiada, ésta puede transmitir la enfermedad al bebé.

Pero, además de las enfermedades de transmisión sexual que hemos explicado anteriormente, también hay otras de fácil contagio como la Clamidia, la Infección Gonococica, el Linfogranuloma Venéreo, la gonorrea, entre otras.

Por ello, siempre que se mantengan relaciones sexuales, y si se llevan a cabo con diferentes personas en un mismo espacio de tiempo, es imprescindible utilizar preservativos que prevengan de cualquier tipo de infección y/o enfermedad.

Y si, en algún momento, se cree que se puede estar contagiado de alguna de estas enfermedades, es prioritario acudir al médico para que lleve a cabo el análisis concreto que determine si se está afectado o no, y en el caso de estarlo, iniciar el tratamiento médico cuanto antes.

El acceso a un médico especialista de forma rápida y sin esperas cuando lo necesitas es fundamental en muchos momentos de tu vida y supone una de las grandes ventajas de contar con un seguro de salud privado. Llámanos e infórmate. Nuestros asesores te ayudarán a resolver todas tus dudas.

¿Te ha parecido útil este artículo? ¡Compártelo en tus redes sociales! ¿Te ha parecido útil este articulo? ¡Compártelo en tus redes sociales y ayuda a tus amigos y familiares a estar bien informados!