Grelina: la hormona detrás de nuestros antojos

Todos podemos llegar a tener antojos en algún momento determinado, y por suerte la ciencia puede explicarnos porqué.

Quizás te haya ocurrido, que el olor de ciertos alimentos se nos haga irresistible y necesitemos comerlos de inmediato.

Una reciente investigación, señala que la responsable de estos antojos puede ser la hormona grelina.

En base a los resultados de esta investigación, la hormona grelina nos hace más vulnerables a los olores más sabrosos de algunos alimentos, lo que nos puede influir en nuestro hábito de alimentación, haciéndonos comer de más.

Para realizar este estudio, los investigadores contaron con un total de 38 participantes, a los cuales les inyectaron la hormona grelina por vía intravenosa. Más tarde les expusieron a una gran cantidad de olores, tanto de comida como de otros elementos, mientras les iban enseñando imágenes neutrales de algunos objetos de manera completamente aleatoria.

El objetivo de este estudio era conseguir que los participantes pudieran asociar los objetos con los olores que estaban experimentando.

A través de resonancias magnéticas, los investigadores grabaron la actividad concreta de las partes del cerebro que se encuentran involucradas en las respuestas de recompensa.

Descubrieron que la actividad de estas áreas era mayor en aquellos sujetos que habían sido inyectados con la hormona, pero solamente cuando estaban respondiendo a las imágenes que habían asociado con los olores a comida.

Por otra parte, el tener la inyección de grelina, hacía que los sujetos pudieran valorar de forma más agradable y placentera las imágenes asociadas a los olores sabrosos.

Mientras que no tenía ningún tipo de efecto en aquellas imágenes que habían asociado con olores que no eran de comida.

Según las conclusiones de los investigadores, esto podría significar que la hormona grelina es la encargada de controlar cómo el cerebro asocia los olores de comida con recompensas.

En definitiva, esto puede suponer que aquellas personas que tienen un alto nivel de grelina, resultan ser más vulnerables al olor de la comida, por lo que puede influir en su respuesta del hambre y sus hábitos alimenticios.

Antes de comenzar esta investigación, ya se conocía que la regulación de esta hormona puede ayudarnos a controlar el peso, porque estimula el apetito, además de favorecer el almacenamiento de grasas, entre otras cosas.

Para terminar, te recomendamos que sigas estas pautas para regular los niveles de grelina:

  • Dormir adecuadamente: si no descansamos de forma correcta, la producción de esta hormona puede aumentar hasta un 28%, según algunas investigaciones.
  • Evitar dietas que sean muy restrictivas: ante este tipo de dietas, nuestro metabolismo suele ralentizar el metabolismo. La hormona grelina es una de las encargadas de realizar esta tarea, de manera que su producción tiende a aumentar ante las dietas restrictivas.
  • Hacer ejercicio: realizar ejercicio físico, puede llegar a disminuir considerablemente la producción de esta hormona. De manera que esto nos ayuda, no sólo a controlar mucho mejor nuestro peso, sino también a controlar nuestros antojos y evitarnos en la medida de lo posible caer en ellos.