Orina: qué es, en qué consiste y principales problemas médicos

orina

Nuestro cuerpo está diseñado para absorber todo aquello que considere que es beneficioso para él y eliminar lo que no lo es. La orina es uno de estos desechos que el cuerpo expulsa y que, además, gracias y a través de ella, los médicos y especialistas pueden detectar una gran cantidad de problemas de salud llevando a cabo un análisis en laboratorio.

A través de la orina, su color o su olor, y a simple vista, se pueden iniciar tratamientos para acotar y eliminar ciertas enfermedades y, para poder detectarlo todo a tiempo, es primordial que ante el menor síntoma acudamos a nuestro médico de confianza para que evalúe la situación.

En Aegon Seguros contamos con un amplio cuadro médico al que podrás acudir en caso de ser necesario. Con médicos de cabecera que te ayudarán y guiarán ante cualquier incidencia o realizando visitas periódicas de control y con expertos en las diferentes especialidades de la salud.

¡Cuídate y cuida de tu familia!

¿Qué es la orina?

La orina es un líquido transparente y amarillento que todo el mundo produce. Su composición, en una persona sana, es de un 95% de agua, un 2% de sales orgánicas e inorgánicas, un 2’5% de productos del metabolismo de las proteínas y pigmentos, que son los que le aportan ese color tan característico.

Los riñones son los encargados de producir la orina y esto es así una vez ya han filtrado los desechos y exceso de agua en sangre existente. Una vez hecho este trámite, la vejiga almacena la orina hasta que la persona siente la necesidad de ir al baño.

¿Para qué sirve la orina?

La orina es, como hemos dicho, un mecanismo de defensa que el propio cuerpo pone en marcha para eliminar todo aquello que no es beneficios para él ni para su estado sano.

Pero, con los adelantos médicos y la ayuda de la ciencia, se ha convertido en mucho más y, a día de hoy, es un gran aliado de los médicos para poder detectar enfermedades o síntomas de ellas.

Permite llevar a cabo análisis específicos y concretos, en laboratorio, pero a través de la modificación del color de la orina, o su olor, también se pueden iniciar los pasos diagnósticos que sean necesarios.

Con el estudio de la orina, se puede valorar el funcionamiento de los riñones, la repercusión que están teniendo otras enfermedades en el cuerpo, detectar gérmenes, generalmente bacterias, para identificar los antibióticos que hay que tomar y, además, para detectar la presencia de ciertas sustancias que, en situaciones normales, no deberían estar presentes en la orina.

Principales problemas de salud asociados

Detectar las enfermedades a través de un análisis de orina es fundamental. Y, pese a que pueden ser muchas las que puedan diagnosticarse, las más comunes son:

Infección de orina

La infección de orina es una de las enfermedades más frecuentes del tracto urinario y puede aparecer en cualquiera de sus partes; riñones, uréteres, vejiga o uretra.

Por norma general, las mujeres son mucho más propensas que los hombres a padecer infecciones urinarias, y en la mayoría de las veces la infección ataca a la vejiga, produciendo un gran dolor y molestia. Aun así, si no se controla a tiempo la infección, ésta puede pasar a los riñones, momentos en el que se podrían generar graves problemas de salud.

Al llevar a cabo un análisis, los médicos podrán valorar si en la orina hay leucocitos, lo que, en el caso de haberlos, pondrá en alarma al especialista, informándole de que el cuerpo está luchando contra una infección.

Síntomas de la infección de orina

Los síntomas de la infección de orina aparecen con un irritante escozor al orinar, dolor en el bajo vientre, urgencia miccional y aumento de la frecuencia. También puede asociarse a la presencia de sangre en la orina, denominada hematuria, o la aparición de orina con aspecto turbio.

Principales causas de las infecciones urinarias

La elevada presencia de leucocitos en orina suele atribuirse a la aparición de patógenos o gérmenes en el sistema urinario. Éstos se van acomodando en las vías de urinarias y empiezan a multiplicarse en la vejiga. Si se detecta a tiempo, los médicos recetan antibióticos para terminar con la infección, pero en el caso de no detectarlo con antelación o complicaciones, la infección puede acabar por infectar todo el sistema urinario.

Algunos de los factores de riesgo que pueden provocarlas es la actividad sexual, la propia anatomía femenina, el uso de cierto tipo de anticonceptivos, como los diafragmas o los espermicidas, la menopausia, padecer de anomalías en las vías urinarias, tener un sistema inmunitario deprimido, el uso de catéteres…

Tipos de infecciones urinarias

Las más frecuentes suelen ser;

  •  Cistitis. Que consiste en la infección de la vejiga. Y es producido por la bacteria Escherichia coli, aunque también existen otras bacterias que pueden ocasionarla.
  • Uretritis. Infección de la uretra, que se produce cuando las bacterias se propagan desde el ano a la uretra.
  • Pielonefritis. Que es una infección de orina que afecta directamente a los riñones y que si no se lleva a cabo un tratamiento precoz, puede degenerar en graves complicaciones.
  • Vaginitis. Consiste en la inflamación de la vejiga, segregando flujo muy denso, picazón y dolor.

📌 ¿Quieres más información? Entra en nuestro post sobre las Infecciones de orina, causas, prevención y remedios

Orina con sangre

Detectar la presencia de orina en sangre se denomina hematuria. Y, aunque puede venir dada por una infección urinaria común, según el Asociación Española Contra el Cáncer puede ser, también, un signo de alarma que muestre la presencia un cáncer en el cuerpo.

Puede deberse a un problema en los riñones o en alguna parte de las vías urinarias, como por ejemplo un cáncer de vejiga, de riñón, inflamación de la uretra, vejiga o próstata. Que se haya causado algún tipo de lesión en alguna parte de las vías urinarias, que exista la presencia de cálculos renales…

Orina oscura ¿influye el color de la orina?

Los pigmentos y compuestos presentes en ciertos alimentos y medicamentos pueden cambiar el color de la orina. Es el caso de la remolacha, alimento que puede afectar el color de la orina.

Sin embargo, un color inusual como el rojo oscuro o el marrón en la orina puede revelar alguna enfermedad.

Como comentábamos antes, el color normal de la orina varía entre amarillo claro a ámbar oscuro y no solo intervienen los alimentos consumidos o medicamentos si no cuán diluida o concentrada esté.

El color de la orina puede variar más de lo normal, incluso volverse verde, azul, rojo o blanca turbia.

Consulta a tu médico en caso de que haya sangre visible en la orina o que esta sea de un color especialmente oscuro o naranja.

¿Qué es la bilirrubina en la orina?

La bilirrubina es una sustancia que se forma durante el proceso de descomposición de los glóbulos rojos. Esta se encuentra en la bilis, un líquido del hígado que ayuda a digerir los alimentos. Cuando el hígado está dañado, la bilirrubina se puede filtrar a la sangre y a la orina.

Con una prueba de bilirrubina en la orina se puede detectar la presencia de dicha sustancia, lo cual es signo de enfermedad del hígado.

Normalmente, la prueba de bilirrubina suele ser parte del análisis común de orina y, por tanto, los chequeos rutinarios de salud. 

En algunos casos, las pruebas se solicitan en caso de ictericia, orina oscura, dolor abdominal, cansancio, entre otros síntomas.

Orina turbia o con sedimentos

La orina turbia o con sedimentos puede ser signo de una infección urinaria. En algunos casos se puede producir sedimento blanco, lo cual puede ser a causa de una infección renal.

Sin embargo, en muchos casos la presencia de orina turbia es indicativo de que se están consumiendo pocos líquidos.   

Para descartar un posible problema en la orina, lo recomendado es acudir a tu médico de cabecera.

Orina con olor fuerte

No hay que asustarse, un olor fuerte en la orina puede ser debido a múltiples razones y en la mayoría de los casos son inofensivas y de corta duración.

Algunos alimentos o bebidas pueden hacer que la orina tenga un olor mucho más fuerte que el habitual como en el caso de los espárragos o las coles de bruselas.

Sin embargo, en algunos casos la orina con olor fuerte puede ser señal de algún problema en la salud. En general, la orina de una persona sana no debería tener un olor fuerte.

El mal olor en la orina puede deberse a bacterias principalmente, y un olor dulce puede ser señal de enfermedades como diabetes.

Dolor al orinar

Una micción dolorosa o dolor al orinar puede ser síntoma bien de una infección del tracto urinario o infección bacteriana, o bien una inflamación del tracto urinario.

La causa más habitual de dolor al orinar es la cistitis, una inflamación del revestimiento de la vejiga que produce dolor.

Otros problemas asociados son los cálculos renales, masas de material endurecido localizadas en los riñones.

📌 Entra en nuestro post ¿cómo saber si el riñón está enfermo y descubre más información sobre Enfermedades renales

Consejos y recomendaciones en caso de problemas con la orina

Sea como sea, ante cualquier alteración de la orina o cualquier síntoma que no sea habitual, es prioritario hidratarse correctamente y acudir a la visita del médico cuanto antes. Él o ella llevará a cabo los análisis pertinentes y tomarán las decisiones necesarias para iniciar con el tratamiento médico que sea más óptimo en cada situación.

Recuerda, es fundamental contar con un buen seguro médico que responda de manera eficaz y eficiente ante cualquier incidencia que podamos vivir. En Aegon Seguros te ofrecemos la calidad y tranquilidad de contar con un gran equipo médico que velará por tu salud y la de los tuyos. ¡Llámanos e infórmate!

¿Te ha parecido útil este post? ¡Compártelo en tus redes sociales!

[ssba-buttons]