Presbicia: qué es, cuáles son sus causas y cómo se corrige

mujer con presbicia

La presbicia es una de las dolencias oculares más comunes. Esta afección se produce cuando se deteriora la capacidad de enfocar por parte del cristalino. Su consecuencia es la mayor dificultad para ver objetos cercanos. Este deterioro es progresivo y, por ello, es una afección que afecta especialmente a las personas mayores.

Explicamos sus causas, síntomas y cómo se corrige.

El mayor cuadro médico para cuidar de ti Más de 50.000 especialistas Más de 1.000 clínicas a tu disposición

Infórmate

Causas de la presbicia

Para formar una imagen, el ojo utiliza tanto la córnea como el cristalino, este último es el que enfoca la luz que reflejan los objetos. Cuanto más cerca esté el objeto, más se curva el cristalino. Córnea y cristalino refractan, desvían la luz que capta el ojo para enfocar la imagen en la retina, que se sitúa en la parte interna de la pared posterior del ojo.

Cada vez que enfocamos la vista en cualquier objeto el cristalino cambia de forma. Por ello, la elasticidad del cristalino es fundamental. El cristalino, no como la córnea, es ligeramente flexible y puede cambiar de forma. Cuando se mira algo a distancia, el músculo se relaja. Mientras, cuando se mira de cerca, se contrae.

causas presbicia

La presbicia es causada por un endurecimiento del cristalino del ojo, que sucede fundamentalmente con el envejecimiento. Esta elasticidad se va perdiendo lentamente a lo largo del tiempo.

A medida que el cristalino se vuelve menos flexible, ya no puede cambiar de forma para enfocar imágenes cercanas. Por ello, cuando nos vamos haciendo más mayores, se produce una pérdida de la capacidad de enfoque.

Al perder flexibilidad, la luz se enfoca detrás de la retina y esto causa que empeore la visión de cerca. Lo normal es que esta pérdida se empiece a notar especialmente a partir de los 45 años.

Otros factores de riesgo

La edad es el factor fundamental que causa presbicia, pero también existen otros factores de riesgo que aumentan el riesgo de incidencia.

  • Padecer otras enfermedades: Van desde oculares, como la hipermetropía, a otras como enfermedades cardiovasculares o diabetes. En casos de sufrir alguna de estas dolencias aumenta el riesgo de presbicia prematura, que se desarrolle antes de los 40 años.
  • Medicamentos: El uso de medicación como diuréticos, antidepresivos o antialérgicos también se ha relacionado con la presbicia prematura.

Síntomas de la presbicia

Todas las personas van perdiendo cierta capacidad de enfocar en objetos cercanos a medida que envejecen, en un proceso que puede arrancar a los 35 años.

Esto no significa que desarrollen presbicia tan joven, ya que en muchas ocasiones esta pérdida es muy pequeña y solo empieza a percibirse cuando se es más mayor.

Si se sufre presbicia se tendrá una serie de síntomas paulatinos que se centran en:

¿Cómo diagnosticar la presbicia?

Diagnosticar la presbicia es sencillo. Se realiza tras un examen completo ocular en el que se descartan otras posibles dolencias. Para ello se examina:

  • Agudeza visual: capacidad de leer a corta y larga distancia.
  • Retina.
  • Refracción.
  • Integridad mensual.
diagnostico presbicia

Es recomendable hacer exámenes oculares más frecuentes cuando se cumplan los 40 años para así controlar mejor su evolución.

¿Cómo se corrige la presbicia?

La presbicia no tiene cura, pero sí se puede corregir de dos diferentes: el uso de gafas o lentes de contacto y la cirugía, ya sea por laser o implantando lentes.

Uso de gafas o lentes de contacto

La primera opción es la inclusión de lentes. Si ya se tienen gafas, se puede optar por lentes bifocales.

En ocasiones, en esta etapa inicial no es incluso necesario. Los avances en los cristales de las gafas permiten adquirir algunos que solo amplían en una pequeña parte de ellos, como la inferior.

Esto permite que, con un pequeño gesto, bajar un poco la vista para leer, hacerlo con mayor comodidad.

A medida que se avanza en edad habrá que ir sustituyendo y adaptando las lentes.

Cuanto se es más mayor, casi toda la elasticidad del cristalino se pierde. La presbicia no avanza y, por ello, no hace falta ir sustituyendo las gafas.

seguro de salud familiar

Cirugía por laser

La cirugía refractiva laser es la segunda opción para corregir la presbicia. Este tipo de cirugía modifica la geometría de la cornea, de forma similar a la que corrige la miopía, no curando la presbicia, pero si disminuyendo el uso de gafas y lentes.

Con este tipo de cirugía, recomendable cuando se tiene entre 50 y 55 años, se disminuye la graduación compensando así la pérdida del acomodamiento del cristalino.

Implante de lentes

El implante de lentes es otra opción. Estas pueden ser del tipo refractivo (lenta intracroneal) o una lente intraocular que sustituya al cristalino.

Aunque dependerá de su capacidad de adaptación y tiene ciertas limitaciones en la calidad visual, puede corregir buena parte de los efectos de presbicias importantes.

Esta última no es una solución para todos los pacientes, por lo que es necesario un estudio oftalmológico previo.

Si te ha parecido interesante este artículo, quizás también te pueda interesar ¿Qué es el glaucoma?

Y si necesitas consultar con un especialista, ℹ️ accede a nuestro cuadro médico para concertar una cita.

¿Te ha parecido interesante este artículo? ¡Compártelo en redes sociales con tu familia y amigos!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Redactor Salud y Consumo

Licenciado en ADE por la Universidad Autónoma de Madrid y especialista en comunicación por la Universidad Complutense, lleva desde el año 2002 escribiendo sobre temas de consumo, salud y divulgación en general, tanto en revistas escritas como Dinero y Salud, asociaciones y diversas páginas web. Además de ser colaborador en medios escritos (Expansión, Cinco Días, idealista.com, El País, Libertad Digital, El Confidencial,…) Radio (COPE, Onda Cero, Cadena Ser, Onda Madrid…) y Televisión (Telecinco, Antena 3, Telemadrid…).

Perfil de LinkedIn