¿Qué es la epilepsia y cuáles son sus síntomas?

Aegon Salud mayo que-es-epilepsia-sintomas

 “En el examen de la enfermedad ganamos sabiduría sobre la anatomía, la fisiología y la biología. En el examen de la persona con enfermedad, ganamos sabiduría sobre la vida”. Oliver Sacks

El 24 de mayo es el Día Nacional de la Epilepsia

En España existen 8 de cada mil personas afectadas y que siguen sufriendo el estigma asociado a esta enfermedad tanto en los distintos medios sociales, como en el medio escolar y laboral. La epilepsia es la segunda enfermedad neurológica más frecuente después de las cefaleas y aún no se conoce lo suficiente acerca de ella.

¿Qué es la epilepsia?

La epilepsia no es una enfermedad mental o psiquiátrica, sino un problema físico ocasionado por un funcionamiento anormal esporádico de un grupo de neuronas. En la epilepsia, la persona sufre de crisis recurrentes de distintos tipos asociadas a alteraciones de conciencia. De forma general, una crisis epiléptica se desencadena por un exceso de actividad eléctrica de un grupo de neuronas hiperexcitables, algo que puede afectar a funciones como el movimiento o el comportamiento. Esto suele tener una duración de unos segundos o minutos, después de los cuales el cerebro recupera su actividad normal.

 

¿Cuáles son sus síntomas?

Es casi imposible describir el conjunto básico de síntomas esperables en todas las personas que padecen de trastornos epilépticos, aunque en muchos tipos de epilepsia se encuentran tres síntomas principales:

  • Pérdida de conciencia: varía desde el colapso completo a la simple fijación de la vista en un punto concreto. Suele estar acompañada de amnesia del momento de la crisis.
  • Componente motor con características muy variables: sacudidas, convulsiones y otros movimientos automáticos (restregarse las manos o masticar).
  • El aura o aviso de la crisis en curso: Puede tomar la forma de una sensación (olor o sonido) o de “impresión” de que la crisis va a presentarse. 

¿Cuáles son sus causas?

Estas crisis son habituales en la población general, ya que una de cada 20 personas sufrirá al menos una a lo largo de su vida. Existen crisis en las que se puede identificar una causa específica como un tumor, infección o traumatismo (crisis comiciales idiopáticas), o crisis espontáneas y en ausencia de otras enfermedades del sistema nervioso central (crisis idiopáticas), que representan un 70% de los casos.

Algunas de las causas identificables son:

  • Lesiones en la cabeza, en especial por accidentes de coche.
  • Problemas durante el parto, como lesión cerebral.
  • Hemorragia cerebral.
  • Envenenamiento por plomo.
  • Infecciones en el cerebro como meningitis o encefalitis.
  • Problemas antes del nacimiento que afectan al crecimiento del cerebro del feto.
  • Epilepsias familiares.
  • Enfermedades en otros órganos como el hígado, riñones, diabetes o alcoholismo.
  • Otras enfermedades que dañe o destruya el tejido neural.
  • Tumores cerebrales.

¿Cuál es el tratamiento de la Epilepsia?

El primer paso antes del tratamiento es un buen diagnóstico acudiendo a un especialista. Los seguros médicos permiten disfrutar de ciertas ventajas como elegir el especialista y la fecha de la consulta, así como disminuir las esperas en la atención.

Para hacer un diagnóstico de este tipo, se requiere que la persona haya sufrido al menos dos crisis epilépticas no provocadas. Se suele confirmar este diagnóstico el electroencefalogramas (EEG), aunque a veces esta confirmación es difícil.

El tratamiento principal de la epilepsia es la farmacoterapia con fármacos antiepilépticos, que logran controlar las crisis en un 70 u 80% de los pacientes. Estos medicamentos restauran el equilibrio químico de las neuronas y atenúan las descargas eléctricas anormales.

En algunos casos, los pacientes no responden al tratamiento farmacológico simple, haciéndose necesario la combinación de varios fármacos. En algunas personas que no reaccionan a la medicación, puede ser necesario recurrir a la cirugía o a la estimulación del nervio vago mediante electrodos. 

¿Cuáles son sus consecuencias?

La mayoría de los pacientes puede llevar una vida normal y controlar sus crisis, pero el principal problema al que se enfrentan estas personas es al estigma social de este trastorno. Además, algunas investigaciones han detectado problemas leves a nivel cognitivo como:

  • Lentitud mental: dificultad en procesar la información.
  • Deterioro de la memoria
  • Dificultades en la atención y concentración

 ¿Existe algún tipo de epilepsia sin convulsiones?

Existen algunos tipos de crisis en las que no tienen lugar convulsiones:

  • Crisis de pequeño mal: que consiste en la pérdida de la conciencia durante la que no existe actividad motora excepto parpadeo, los giros de la cabeza o el poner los ojos en blanco. Suelen ser crisis de corta duración, no llegando a los 10 segundos.
  • Crisis acinéticas: se suelen dar sólo en niños y consiste en que el niño afectado se desploma de forma repentina y sin dar señales. Suelen ser muy breves y de recuperación rápida, aunque el principal peligro es la caída.
  • Crisis mioclónicas: consisten en la extensión o flexión repentina del cuerpo y suelen estar precedidas de un grito.

Como podemos ver, se puede tener muy buena calidad de vida realizando un buen diagnóstico y posterior tratamiento de esta enfermedad. De todas formas, aún es necesaria mucha investigación para ahondar en las causas, y mejoras en el tratamiento de una enfermedad tan compleja como la epilepsia.