¿Qué pruebas médicas puedes pasar sin riesgo durante la lactancia y cuáles no?

La mayor parte de las pruebas diagnósticas (radiografías, TAC, resonancias, ecografías, etc.) son inocuas para el bebé, aunque hay algunas excepciones que aquí te contamos

Las precauciones que se toman respecto a las embarazadas son numerosas y generalmente llamativas, tanto a través de avisos en carteles como en forma de consejos médicos. Lo cual, como es evidente, resulta, no sólo recomendable, sino también necesario y positivo. Ello suele ser especialmente contundente en la tesitura previa a que una mujer en estado se someta a una prueba médica. Así, por ejemplo, en todas las puertas de acceso a las salas de rayos X de cualquier hospital se indica con toda claridad que, si la paciente en cuestión tiene la más ligera sospecha de que pueda estar esperando un hijo, no debe cruzar ese umbral.

Qué ocurre con las mujeres lactantes

Aunque se adoptan medidas similares en relación a aquellas que están en periodo de lactancia, así como existen recomendaciones emitidas por diversos médicos especialistas, no se hace seguramente el mismo hincapié sobre las mujeres que están amamantando a sus hijos.

¿A qué pruebas puedes someterte sin riesgo durante la lactancia?

A pesar de que lo más seguro es que lo tengas claro, si estás amamantando a tu hijo y tienes alguna duda, por si acaso, aquí te contamos los exámenes que sí puedes pasar sin correr riesgo alguno.

  • El primero de los supuestos es, de nuevo, el caso de los rayos X, que al relacionarse como perjudicial para las mujeres embarazadas, a veces también se piensa que puede serlo para las lactantes. Pues no, a las segundas no les afecta, dado que los rayos X no permanecen en el cuerpo, con lo que resulta imposible que se transmitan a través de la lactancia al bebé. Es decir, que, si por la razón que sea necesitas hacerte una radiografía, sea del tipo que sea y afecte a la parte del cuerpo que sea (aunque sea el tórax), puedes hacerlo con toda tranquilidad. Tu leche materna seguirá siendo perfectamente apta para el organismo de tu hijo.
  • Como cualquier otra radiografía, la mamografía no está contraindicada para dar el pecho, puesto que que la radiación, como ya hemos explicado, ni permanece en la mama ni, por tanto, existe la posibilidad de que se excrete por la leche materna.
  • En lo que tiene ver con las ecografías, las resonancias magnéticas y las tomografías axiales computarizadas (TAC), sí conllevan una pequeña transmisión a la leche materna, aunque en niveles tan exiguos que no resulta necesario que interrumpas la lactancia. Los posibles efectos secundarios son prácticamente nulos. Sin embargo, al no asegurarse al 100% su ausencia, si te quedas más tranquila, consúltalo con tu médico y con el radiólogo.
  • En cuanto a los contrastes yodados o godolinios, tampoco causarán daños sobre tu cuerpo que, a su vez, puedas transmitir a tu hijo.

En todos los casos mencionados puedes dar el pecho inmediatamente después de haberte sometido a la prueba diagnóstica correspondiente.

¿Qué pruebas debes evitar si estás amamantando?

Los agentes de contraste radiactivos son los que incluyen la mayoría de los radionúclidos, que no sólo son captados por los tejidos enfermos, sino también por los sanos, lo que incluye también el tejido mamario.

Ejemplo de ellas son las gammagrafías, que son pruebas diagnósticas de imagen que conllevan la introducción de sustancias marcadas con isótopos radiactivos en el organismo para explorar diferentes órganos. Pues bien, los rayos gamma pueden provocar efectos negativos de carácter moderado sobre el lactante.

¿Cuánto tiempo debe durar la lactancia materna?

Recuerda que desde la Organización Mundial de la Salud (OMS) se recomienda que la lactancia materna sea exclusiva en los primeros seis meses de vida y que se mantenga, junto a la alimentación complementaria, durante los primeros dos años del bebé, pudiendo alargarse todo lo que la madre y el lactante deseen. “Debido a esta mayor duración de la lactancia, muchas madres pueden verse en la tesitura de necesitar una prueba radiológica o bien el uso de contrastes radiológicos durante la lactancia”, avisan desde la Asociación Española de Pediatría (AEP).

Aegon es uno de los mayores grupos aseguradores del mundo, fundado en Holanda hace más de 160 años, cuenta con una plantilla de más de 29.000 empleados en todo el mundo. Esta variedad de culturas aseguradoras nos ha permitido conocer, y mejorar la gama de productos y servicios ofrecidos a nuestros clientes durante más de 30 años en España.

Nuestra misión es ayudar a personas a proteger lo que más importa durante toda su vida.