Sarcoma: qué es, síntomas y causas

Tiempo de lectura: 5 minutos

El cáncer, desafortunadamente, es una de las enfermedades más comunes que afectan a la salud de la población en la actualidad. Existen diferentes tipos de cáncer. Algunos más conocidos y nombrados, otros menos, pero en todos los casos, la detección precoz es fundamental para poder llevar a cabo todos los tratamientos que sean necesarios para hacer frente y vencer a la enfermedad. Precisamente por este motivo, es imprescindible acudir con regularidad a las visitas médicas y, ante cualquier posible sospecha, llevar a cabo las acciones pertinentes.

El sarcoma es un tipo de cáncer que puede desarrollarse en diferentes partes del cuerpo y tener distintos grados. Por ello, desde Aegon Seguros queremos hablaros de él coincidiendo con el Día Internacional del Sarcoma (13 de Julio). Así, podréis conocer qué es, cuáles son los síntomas y algunos de los posibles tratamientos.

¿Qué es un sarcoma?

El sarcoma, según el Instituto Nacional del Cáncer, es un tipo de cáncer que puede originarse de dos formas diferentes; en los huesos o en los tejidos blandos del cuerpo.

Consiste en el crecimiento de células cancerosas anormales que van desarrollándose en el lugar en el que se han originado, creando, así, tumores malignos.

Según el lugar en el que aparezca recibe un nombre u otro y tanto los síntomas como los tratamientos son diferentes. Su pronóstico, por tanto, dependerá del tipo, el grado y la rapidez con la que las células cancerosas se desarrollen.

Las diferentes clases de sarcomas pueden afectar tanto a niños como a adultos.

Sarcoma de tejidos blandos ¿qué tipo de cáncer es un sarcoma y dónde se origina?

Los sarcomas de tejidos blandos son aquellos que se desarrollan en zonas como los cartílagos, los vasos sanguíneos, los músculos… y existen más de 50 tipos diferentes conocidos. Normalmente suelen aparecer en las piernas o los brazos, aunque cualquier protuberancia que vaya creciendo en cualquier parte del cuerpo, causando dolor, o no, debe ser revisada por un médico especialista.

¿Cuáles son los síntomas del sarcoma?

Los síntomas del sarcoma son muy diversos, dependiendo de su localización y grado en el que se encuentre. Aunque, como indica la Asociación Española Contra el Cáncer, según la ubicación en la que se encuentre, principalmente en las fases iniciales, es posible que la persona afectada no sea consciente de ningún síntoma que pueda alertarlo.

Pese a ello, es posible detectarlo a tiempo si aparecen algunos de los siguientes síntomas:

  • Bultos que, en poco tiempo, semanas o meses, hayan aparecido en las extremidades
  • Éstos pueden causar dolor, o no, y por tanto ante cualquier sospecha hay que acudir al médico con rapidez
  • El sangrado es otro síntoma importante a tener en cuenta. Lógicamente, no es lo mismo que aparezca un sarcoma en una extremidad que en el estómago o el pulmón, por ejemplo. Por ello, si aparece el sangrado o hay presencia de sangre en las heces hay que llevar a cabo las pruebas necesarias
  • Vómitos
  • Presencia de heces negras
  • Otro de los síntomas, aunque en fases más avanzadas, es la anorexia
  • Debilidad general y sensación de cansancio continuo
  • Fiebre
  • Aumento repentino de peso
  • Dolor abdominal cada vez más agudo
  • Anemia, es decir, que los glóbulos rojos de la sangre vayan disminuyendo significativamente
  • Dolor en los huesos.
  • Facilidad para la fractura de los huesos

¿Cuáles son las causas del sarcoma?

A día de hoy todavía no se conocen cuáles son los motivos o causas principales por las que aparecen los sarcomas. Aunque, según los estudios científicos que se han llevado a cabo, existen ciertos factores de riesgo que llevan a desarrollar un sarcoma.

Algunos de ellos son:

  • Genética: la genética es un factor de riesgo muy predominante y es que, en el caso de que un familiar cercano haya sufrido algún tipo de cáncer, la persona tiene más riesgo de poder padecer un sarcoma
  • Sistema inmunitario débil
  • Linfedema; es decir, haber estado sometido, en algún momento, a una cirugía o radioterapia
  • La exposición prolongada a sustancias químicas como el cloruro de vinilo monómero, agente naranja o a la dioxina

¿Cómo se trata un sarcoma?

Como hemos dicho, existen diferentes tipos y, por tanto, el tratamiento del sarcoma dependerá de su ubicación, grado e intensidad. El médico especialista encargado de tratar la enfermedad, es quien decidirá cuáles son los procesos adecuados para poder tratar cada tipo de sarcoma en concreto. Ya sea a través de la cirugía, la radioterapia o la quimioterapia.

Tipos de sarcoma

Existen más de 50 tipos de sarcomas diferentes. Y algunos de ellos son:

Sarcoma de Kaposi

El sarcoma de Kaposi viene provocado por la infección del virus del herpes humano 8, aunque no en todos los casos en los que aparece este virus se desarrolla el cáncer. Consiste en la aparición de tejido anormal que crece debajo de la piel alrededor de la boca, la nariz, los ganglios linfáticos…

Sarcoma de Ewing

El sarcoma de Ewing es un tumor maligno que puede aparecer en cualquier hueso del cuerpo, aunque por norma general se desarrolla en piernas, brazos, costillas, pelvis o columna.

Los principales afectados por este tipo de sarcoma suelen ser niños y jóvenes de 10 a 20 años. Y afecta más a hombres que a mujeres.

Sarcoma de uterino

El sarcoma uterino es, afortunadamente, poco frecuente. Aunque en los casos diagnosticados consiste en la aparición de un tumor maligno en el músculo y los tejidos que sostienen la matriz.

Sarcoma de cardiaco

El sarcoma cardiaco puede ser primario, que aparece directamente en el corazón, o secundario, que se inicia en cualquier parte del cuerpo y acaba propagándose hasta el corazón.

Los diferentes tipos de sarcomas, independientemente de si son óseos o de tejidos blandos, deben ser tratados por médicos especialistas.

En Aegon Seguros nos preocupamos por tu salud y la de tus familiares y, por ello, nos ponemos a tu disposición para resolver cualquier duda que puedas tener al respecto, tanto si es sobre un seguro de salud como si es sobre información médica especializada.

Detectar cualquier tipo de cáncer a tiempo es prioritario para poder llevar a cabo un correcto tratamiento. Así que no lo dudes y visita a tu médico con regularidad.

¿Te ha parecido útil este artículo? ¡Compártelo en tus redes sociales y ayuda a tus amigos o familiares!