Tatuajes: ¿Son malos para la salud? ¿Qué parte del cuerpo es más delicada? ¿Cómo cuidarlos?

Los tatuajes son un práctica milenaria que ha acompañado a múltiples civilizaciones, aunque en la actualidad es cuando más se ha extendido entre la población convirtiéndose en algo aceptado y común.

Y, aunque un tatuaje pueda ser una forma original y bonita de decorar el cuerpo de cualquier persona, existen ciertos riesgos para la salud que hay que tener en cuenta antes de acudir a un centro profesional a realizarlo, como por ejemplo posibles alergias, infecciones y demás.

Pero, a pesar de los riesgos que puedan ocasionar, en marzo de 2016 se presentó un estudio publicado en el American Journal of Human Biology en el que exponían ciertos beneficios que éstos proporcionaban como, por ejemplo, la mejora del sistema inmunitario con la reducción de la inmunoglobina A y la estimulación de la respuesta inmune.

Desde Aegon Seguros siempre nos preocupamos por tu salud y la de tu familia acompañándoos durante todo el camino de vuestra vida. Por ello, queremos ofreceros este artículo en el que podáis disponer de toda la información necesaria en cuanto a los tatuajes.

Queremos cuidarte estés donde estés.
Servicio de telemedicina 24 horas, 365 días del año.


Queremos hacer hincapié en la necesidad de acudir, siempre, a centros especializados, homologados y que cumplan con todos los requisitos necesarios para un centro de tatuajes. Y así evitarás cualquier tipo de enfermedad provocada por un mal uso de los instrumentos. Ya sean las agujas o la propia tinta que se utilice.

Así que, si estás pensando en hacerte un tatuaje, ¡sigue leyendo!

 ¿Qué es un tatuaje y cómo se hacen?

Los tatuajes son alteraciones que se hacen en la piel con el fin de decorarla y modificar el aspecto físico de ésta. Pueden ser dibujos, textos o formas, pero lo que hay que tener en cuenta es que son permanentes, puesto que las células de la dermis son muy estables y prácticamente no se modifican con el tiempo.

Pese a que antiguamente se realizaban con una aguja impregnada en tinta y un palo de madera con el que golpearla para ir perforando ligeramente la piel, hoy en día el sistema ha cambiado. Sin embargo, en zonas como Tailandia se mantiene parte de la tradición.

En la actualidad, para hacer un tatuaje, se utiliza una máquina destinada a la tarea en la que se introducen diferentes tipos de agujas precisas y afiladas, fabricadas en acero inoxidable. El sistema permite perforar la epidermis alrededor de 1’5 milímetros, y depositar la tinta sobre la dermis

¿Cómo curar un tatuaje? Cuidados básicos

Una vez hechos los tatuajes, cómo cuidarlos debidamente es algo que todo el mundo se pregunta. Así que vamos a ofrecerte una pautas para que consigas eliminar riesgos y obtener una cicatrización del tatuaje correcta.

En primer lugar, debes saber que, como norma general, el proceso de curación de un tatuaje tarda entre 7 y 15 días. Aunque dependerá del tipo de tatuaje, el tamaño, dónde se haya hecho y la capacidad de cada persona para cicatrizar. 

Los estudios y avances han elaborado sistemas más modernos para facilitar la curación, como el uso de láminas autoadhesivas específicas para los tatuajes que lo protegen de cualquier tipo de fricción y evitan que los patógenos y contaminantes externos entren en la herida. Son transpirables y flexibles, por lo que pueden utilizarse en todo tipo de tatuajes.

Pero no todos los tatuadores aconsejan esta práctica, por lo que el método tradicional y común que se utilizada para curar un tatuaje consiste en los siguientes pasos:

  • Cubrir la zona con plástico tipo film durante, al menos, 3 horas.
  • Lavar con agua tibia y jabón neutro el tatuaje y secar suavemente con una gasa estéril.
  • Aplicar una crema específica para el cuidado de los tatuajes y dejarla secar al aire libre.
  • Realizar este proceso entre 3 y 4 veces al día durante dos semanas.

Tatuajes infectados

Uno de los principales riesgos son los tatuajes infectados. Por ello es tan importante realizar debidamente todo el proceso de curación y llevar a cabo los cuidados de la mejor manera posible.

Si se produce la infección, los síntomas que pueden aparecer son la inflamación de la zona, la irritación, la secreción de pus, el dolor, las costras, el mal olor, la fiebre, los picores o incluso la aparición de ampollas y sensibilidad al tacto.

Ante la posibilidad de un tatuaje infectado, desde Aegon Seguros te recomendamos que acudas inmediatamente a tu médico de confianza. Puesto que él o ella es quien te dará las pautas a seguir según tu piel y el tipo de infección que tengas.

Siguiendo todas sus directrices, deberás limpiar la herida con agua tibia y secarla con gasas estériles y posteriormente aplicar la crema antibiótica que te haya recetado.

¿Cómo quitar un tatuaje?

Los tatuajes son permanentes y es complicado poder eliminarlos completamente. Los tatuajes quitados con láser son la principal técnica que se utiliza, pero el resultado, a día de hoy, no consigue ser completo.

Cuando se elimine un tatuaje deberá siempre bajo control médico y empleando el láser Q-Switched, que es el indicado para ello.

No existen cremas o recetas milagro para quitar un tatuaje.

Las sesiones para borrar un tatuaje pueden oscilar entre las 2 y las 12 sesiones, depende del grosor y la profundidad de la capa de tinta que se albergue.

Ejemplos de tatuajes quitados con láser

La eliminación de un tatuaje con láser debe hacerse de manos de un experto y precisa de más de una sesión para conseguir un resultado aceptable. Y éste dependerá, también, de la ubicación del mismo, lo bien o mal hecho que esté, la tinta que se haya utilizado y la ubicación del mismo.

Si quieres más información, visita la página de la Academia Española de Dermatología y Venereología e infórmate sobre cómo eliminar tatuajes.

Tatuajes y donar sangre

Otra de las grandes preguntas que surgen al respecto es; ¿Quién tiene tatuajes puede donar sangre? Y la respuesta es un sí rotundo. Además, desde Aegon Seguros te instamos a hacerlo puesto que, al donar sangre, estás ayudando a salvar muchas vidas.

En la web de la Cruz Roja podrás informarte de todo cuanto necesitas en este sentido, pero según la normativa vigente, en España una persona tatuada puede donar sangre siempre y cuando hayan transcurrido 4 meses desde la realización del último tatuaje.

Este plazo de tiempo se estipula para poder garantizar que la persona donante, y tatuada no haya sido infectada por ninguna enfermedad transmisible a través de la sangre, como la hepatitis B o C o el VIH. Pero si el tatuaje se ha llevado cabo en un centro que cumpla con todos los tratamientos de higiene, los riesgos se eliminan.

Hacerse tatuajes es una práctica muy habitual en nuestra sociedad y, por ello, hay que estar muy seguro antes de llevarla a cabo. Pero recuerda que no deja de ser una herida abierta que precisa de unos cuidados específicos y, llegado el caso, de la valoración y asesoramiento de un médico especialista. Por ello, contar con un buen seguro de salud que te proteja a ti, y a los tuyos, en todo momento, es algo imprescindible. Y en Aegon Seguros te ofrecemos la tranquilidad de poder vivir una vida sana y feliz respaldada por médicos y especialistas de primer nivel.

seguros privados

Llámanos e infórmate. Nuestros asesores te ayudarán el mejor seguro de salud para ti.

¿Ter ha parecido útil este post? ¡Compártelo en tus  redes sociales!

¿Te ha parecido interesante este artículo? ¡Compártelo en redes sociales con tu familia y amigos!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin