Causas y síntomas de la bradicardia

electrocardiograma

La bradicardia no tiene porqué suponer que existe un riesgo para la salud de quien la sufre, pero esta patología en algunas personas puede ser grave y es una de las enfermedades cardiovasculares que cada año va en aumento en España.

En el año 2021, según el XIX Informe Oficial de la Asociación del Ritmo Cardiaco de la Sociedad Española de Cardiología, se registraron más de 17.360 procedimientos relacionados con la bradicardia en 95 hospitales españoles, cifra que según los expertos va en aumento.

En este artículo, vamos a explicarte qué es la bradicardia, cuáles son sus principales causas, síntomas y qué tipos existen. Así que sigue leyendo con atención, porque ante la aparición de cualquier síntoma es fundamental acudir al médico con rapidez.

¿Qué es la bradicardia?

La bradicardia es la frecuencia cardiaca baja. Se trata de un tipo de arritmia que se da cuando el corazón late muy lentamente y, por tanto, con una frecuencia cardíaca baja en el individuo.

El ritmo normal de un corazón sano en adultos, en reposo, suele estar entre 60 y 100 latidos por minuto pero cuando el ritmo desciende de las 60 veces por minuto es cuando se dice que el paciente tiene bradicardia.

No siempre que el corazón late por debajo de 60 veces por minuto significa que sea grave, ya que por ejemplo en las horas de sueño de los adultos jóvenes, sanos y atletas, puede llegar a ser hasta de 40 latidos.

Pero, salvo dichas excepciones, la bradicardia es peligrosa si la frecuencia cardíaca es muy baja, puesto que esto significa que el corazón no puede bombear la suficiente sangre para oxigenar el cuerpo. Cuando la bradicardia se convierte en grave, es señal de que existe un problema en el sistema eléctrico del corazón, por lo que suele ser necesario implantar un marcapasos que ayude al corazón a funcionar debidamente para que el cuerpo no se resienta por la falta de oxígeno en sangre.

Causas

La bradicardia puede venir provocada por diferentes causas, entre ellas cabe destacar:

  • Envejecimiento del corazón
  • Enfermedades en las arterias coronarias
  • Enfermedades en el sistema eléctrico del corazón
  • Infecciones
  • Endocarditis
  • Miocarditis, es decir, inflamación del tejido cardíaco
  • Ataques al corazón
  • Hipotiroidismo
  • Desequilibrio de los electrolitos, como el potasio o el calcio
  • Como consecuencia de la toma de diversos medicamentos como los opioides o los antidepresivos
  • Defectos cardíacos congénitos presentes desde el nacimiento
  • Complicaciones post operatorias del corazón
  • Apneas del sueño
  • Lupus

Queremos cuidarte estés donde estés. Servicio de telemedicina 24 horas, 365 días del año

Síntomas de la bradicardia

Como en todas las enfermedades o patologías que existen, cada paciente puede sentir más o menos síntomas ante la misma dolencia.

Aun así, los principales síntomas de la bradicardia son:

  • Mareos
  • Pérdida del conocimiento temporal
  • Flojedad y sensación de cansancio
  • Imposibilidad de llevar a cabo ningún esfuerzo
  • Fatiga
  • Presión en el pecho
  • Sensación de ahogo
  • Falta de respiración
  • Pérdida de memoria
  • Confusión
  • Dificultad para la concentración
  • Desmayos

Como hemos dicho, los pacientes pueden tener todos o alguno de estos síntomas, pero ante la más mínima irregularidad, es muy importante acudir a la consulta del médico para que éste pueda valorar al paciente, su estado, la salud de su corazón y llevar a cabo un diagnóstico específico y el tratamiento que sea necesario.

bradicardia

Tipos de bradicardia

Existen diferentes tipos de bradicardia, los más comunes son:

Bradicardia sinusal

El inicio de la bradicardia suele ser en la parte del corazón denominada nódulo sinusal. Cuando existe un problema en este nódulo, los ritmos cardiacos bajan y, en algunos casos incluso se producen ritmos lentos alternados con rápidos, a lo que se le llama el síndrome de la bradicardia-taquicardia.

En personas sanas o deportistas, no es un problema la bradicardia sinusal y no requiere ningún tratamiento.

Enfermedad del nodo sinusal y bloqueos sinoauriculares

Esto se produce cuando el impulso eléctrico natural del corazón sufre problemas y no es capaz de latir al ritmo normal. Suele ser muy común en personas mayores por el envejecimiento del corazón y si provoca muchos síntomas que interfieren en la salud del paciente, puede ser necesaria la colocación de un marcapasos.

Bloqueos auriculoventriculares

Este tipo de bradicardia se produce cuando los estímulos eléctricos del corazón no funcionan correctamente y no existe una buena conducción de la sangre de las aurículas a los ventrículos.

Existen diferentes grados según la gravedad:

  • Primer grado: es la forma más leve, y se origina cuando aparece un retraso en el impulso de las señales eléctricas de las aurículas que llegan a los ventrículos, pero no hay ningún tipo de bloqueo. En este caso no es necesaria la implantación de un marcapasos ya que la mayoría de pacientes ni tan siquiera presentan síntomas.
  • Segundo grado: se da cuando algunos de los impulsos se conducen adecuadamente pero otros se bloquean. Es decir, algunos latidos se interrumpen y otras señales eléctricas sí son capaces de llegar a los ventrículos. Por tanto, el ritmo cardíaco se hace más lento e irregular. En este caso suele ser conveniente la implantación de un marcapasos.
  • Tercer grado: cuando todos los impulsos quedan bloqueados. Es decir, ninguna de las señales eléctricas de la aurícula es capaz de llegar a los ventrículos y estos se ven obligados a seguir latiendo por su cuenta pero a un ritmo muy lento. En este caso es de vital importancia la implantación de un marcapasos.

💡 Conoce nuestros consejos para cuidar el corazón y evitar riesgos cardiovasculares.

Prevención

La bradicardia no puede prevenirse pero sí se pueden llevar a cabo acciones para reducir el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas.

Para mantener un corazón sano es importante hacer ejercicio de forma regular, seguir una dieta sana y equilibrada baja en grasas, sal y azúcar y rica en frutas y verduras. Intentar mantener un peso saludable, controlar la presión arterial y el colesterol, no consumir alcohol ni drogas, no fumar e intentar controlar el estrés.

seguro de salud

Además, por supuesto, es imprescindible acudir a las visitas médicas para llevar a cabo las revisiones que sean necesarias y, así, poder detectar a tiempo cualquier problema o anomalía que pueda derivar en bradicardia o en cualquier otro tipo de enfermedad.

En Aegon podrás encontrar el mejor seguro médico para cuidar de tu salud y de la de tu familia y sentirte protegido y bien atendido cuando más lo necesites.

¿Te ha parecido interesante este artículo? ¡Compártelo en redes sociales con tu familia y amigos!

Aegon es uno de los mayores grupos aseguradores del mundo, fundado en Holanda hace más de 160 años, cuenta con una plantilla de más de 29.000 empleados en todo el mundo. Esta variedad de culturas aseguradoras nos ha permitido conocer, y mejorar la gama de productos y servicios ofrecidos a nuestros clientes durante más de 30 años en España.

Nuestra misión es ayudar a personas a proteger lo que más importa durante toda su vida.