Zonas Sanitarias: ¿Qué son y para qué sirven?

zonas sanitarias
Tiempo de lectura: 4 minutos

La crisis actual por la COVID-19 ha supuesto que muchos conceptos que desconocíamos hayan entrado en nuestro lenguaje diario, como ocurre con el de zonas sanitarias.

Nuestra relación con nuestro médico del sistema público sanitario se suele circunscribir en tres lugares de referencia.

El primero, es nuestro centro de salud, donde están los servicios básicos como médicos de cabecera y enfermería, junto a pruebas básicas como analíticas.

El segundo, en la mayoría de los casos es el centro de especialidades. Allí, como su propio nombre indica es donde encontramos a los médicos especialistas junto a una gama más amplia de pruebas diagnósticas.

Por último, está el hospital de referencia, donde además de urgencias, se realizan otros servicios hospitalarios como intervenciones quirúrgicas (entre otros muchos) y también en bastantes ocasiones consultas externas también con especialistas.

Detrás de ello está toda una estructura administrativa y organizativa, que, entre otros está conformada por las zonas sanitarias.

De área de salud a zonas sanitarias

Las zonas sanitarias o zonas básicas de salud no dejan de ser una demarcación, una delimitación de como se distribuyen los servicios sanitarios dentro de otra más amplía como es el de Área de Salud.

La obligación de crear las Áreas de Salud por las comunidades autónomas viene determinada por la Ley 14/1986, de 25 de abril, General de Sanidad donde se especifica que estas áreas de salud son las estructuras fundamentales del sistema sanitario responsables de gestión unitaria de los centros y establecimientos del servicio de salud de la Comunidad Autónoma en su demarcación territorial, así como de las prestaciones y programas sanitarios que tengan que desarrollar.

Zonas sanitarias

Su creación depende de criterios muy amplios como son los factores geográficos, demográficos, laborales, epidemiológicos, climatológicos y de dotación de vías y medios de comunicación, así como las instalaciones sanitarias del área.

En definitiva, el objetivo es que cada área de salud es que administrativamente tenga todos los recursos necesarios para cubrir las necesidades sanitarias en el sentido más amplio, pero para poder gestionarla de forma eficiente, repartiendo los recursos de forma adecuada dentro de las áreas de salud se necesitan unidades menores: las zonas sanitarias.

¿Qué son las zonas sanitarias?

Las zonas sanitarias, zonas de salud o zonas básicas de salud son, tal y como ya las definió el Real Decreto 137/1984 como la “demarcación poblacional y geográfica fundamental; delimitada a una determinada población, siendo accesible desde todos los puntos y capaz de proporcionar una atención de salud continuada, integral y permanente con el fin de coordinar las funciones sanitarias afines”.

Así, como indica esta misma normativa en su artículo 62 “para conseguir la máxima operatividad y eficacia en el funcionamiento de los servicios a nivel primario, las áreas de salud se dividirán en zonas básicas de salud

Con todo ello, y aunque haya sufrido adaptaciones en estos años, especialmente en sus criterios organizativos. Las zonas sanitarias son zonas delimitadas geográficamente que cubren un determinado volumen de población y que, como criterio homogéneo, están cubiertos por un mismo centro de atención primaria, lo que comúnmente se conoce como ambulatorio.

Centros de salud y zonas sanitarias

Esto también ha dado lugar a dos realidades distintas según la estructura demográfica que cubran. Así, en zonas rurales una zona de salud tiene un ámbito geográfico más amplio y en muchas ocasiones un centro de salud cubre o todo un pueblo o incluso varios.

Zonas sanitarias

En el caso de las grandes ciudades, raramente las zonas sanitarias ni siquiera cubren un distrito y es muy normal que incluso un centro de salud tenga distintas zonas sanitarias como ocurre, por ejemplo, en las áreas más densamente pobladas de la Comunidad de Madrid.

En definitiva, un centro de salud es el espacio físico en el que trabajan los profesionales -sanitarios o no- que pueden atender a distintas áreas sanitarias.

Por qué las zonas de salud se utilizan como demarcaciones para restricciones

Las zonas sanitarias al ser la unidad geográfica más básica de división de la población con respecto a los recursos sanitarios son de enorme utilidad para controlar sucesos extraordinarios como es la situación actual de pandemia, pero también cualquier tipo de epidemia, como una mayor incidencia de la gripe común, por ejemplo.

Lo es más aún porque las zonas sanitarias se centran en la atención primaria, primera y fundamental “barrera” para contener un problema de salud. De hecho, las zonas sanitarias o zonas básicas de salud sirven de referencia para la planificación y organización de trabajo y recursos para la población a la que atienden.

A esto se añade otra ventaja, que en general son poblaciones muy homogéneas en puntos como infraestructuras que utilizan, tipos de vivienda e incluso nivel socioeconómico, lo que permite realizar medidas más acotadas como ocurre con restricciones de movilidad.

Por todo ello, si hasta ahora muchos desconocían que son las zonas sanitarias, estas tienen una enorme importancia ya que detrás de ellas no solo están una división geográfica sino como se destinan recursos y profesionales para que, según sus características, proteger y cuidar la salud, en circunstancias normales y extraordinarias como las actuales.

¡Esperamos que este artículo te haya sido de ayuda! Te animamos a compartirlo en tus perfiles sociales ¡Ayúdanos a divulgar salud!