Campamentos de verano, ¿sabéis qué son y sus beneficios?

campamentos de verano familia

“El campamento es con mucho la mejor escuela para dar a los muchachos las cualidades de carácter”. Robert Baden-Powell.

Ya se terminó el colegio. ¡Vacaciones! Adiós a llevar al colegio a tus hijos todos los días y a ayudarles con los tediosos deberes. Pero, ¿qué hacemos con todo el tiempo libre del que disponen? A continuación, proponemos algunas opciones para mantener a tus hijos entretenidos y que además aprendan, un necesario paréntesis antes de la temida vuelta al cole.

1. ¿Qué es un campamento de verano?

Si has ido a un campamento de verano cuando eras pequeño, seguro que lo recuerdas. Los campamentos de verano son actividades que se organizan para niños y adolescentes sobre todo en el periodo estival, cuando no hay colegio pero los padres siguen teniendo trabajo. Las actividades que se organizan en estos campamentos suelen ayudar mucho al desarrollo y aprendizaje de los niños.

a) Beneficios de los campamentos:

Como sabemos, los campamentos de verano son muy variados y están adaptados a todo tipo de gustos: inglés, naturaleza, deportes… Pero, en general, estos son los beneficios que comparten:

  • Convivir con más niños fuera del núcleo familiar y así poder desarrollar habilidades sociales y socializarse.
  • Aprender a trabajar en equipo: colaborar, ayudar, cooperar, compartir y participar.
  • Mejorar la autoestima.
  • Compartir la atención de los adultos con otros niños al estar lejos de los padres.
  • Desarrollar la autonomía y la responsabilidad en su autocuidado y el cuidado de sus pertenencias.
  • Realizar actividades enriquecedoras como deportes, idiomas, naturaleza…
  • Aprender otras formas de emplear el tiempo libre lejos de la tecnología.
  • Para los padres: tiempo de pareja y ocio.
  • Además, los padres aprenden a estar sin sus hijos ya que, muchas veces, son los padres los que tienen más “hijitis” que sus hijos “papitis”.

b) Desventajas de los campamentos

No se recomienda mandar a los hijos a un campamento de verano antes de los 6 años, ya que supone una separación a la que el niño no está preparado. A partir de esa edad, existen otras contraindicaciones:

  • Si envías a tu hijo a un campamento por imposición o eliges tú la temática sin tenerle en cuenta, es posible que no pueda disfrutar de las ventajas que le ofrece el campamento.
  • En el caso que no estén acostumbrados a pasar tiempo lejos de sus padres, puede ser un periodo muy difícil y tener dificultades de adaptación.
  • Tampoco podemos olvidarnos del gasto económico que supone para la familia, una desventaja importante a tener en cuenta.

d) Tipos de campamentos:

Existe una gran variedad de campamentos en función de las temáticas y de la temporalidad:

  • Campamentos urbanos: Es una solución perfecta para los padres que trabajan pero que no quieren llevar a sus hijos a un campamento con pernocta.
  • Campamentos de verano en el campo: Suelen ser campamentos con pernocta, en los que conviven con la naturaleza y aprenden valores medioambientales.
  • Campamentos de verano en inglés: El beneficio de estos campamentos es que refuerzan el inglés y, si además son fuera de España, aprenden valores culturales diferentes y viven una experiencia única.
  • Campamentos multiaventura: Son campamentos en los que se realizan actividades tales como surf, kite surf, escalada y otros deportes denominados “de riesgo”.

2. Alternativas a los campamentos de verano

Si no quieres contratar un campamento de verano, existen otras alternativas a las que puedes acudir:

  • Una niñera especializada en infancia puede ser una buena alternativa sobre todo en edades tempranas.
  • Los abuelos pueden ser un buen recurso, especialmente si tienen buena salud y se encuentran motivados.

3. Vacaciones en familia:

Tras un arduo año de trabajo y colegio, todos merecéis un descanso. Existen muchas posibles opciones para disfrutarlo:

  • La montaña: Puede ayudar a la familia a aprender acerca de la naturaleza y la ecología. Además, podéis disfrutar de la tranquilidad y el relax que la montaña os ofrece.
  • La playa: Es muy frecuente que elijamos como destino las costas del litoral español. Esto es así dado que el mar es una fuente muy importante de bienestar para todos.
  • Europa o el extranjero: A pesar de tener hijos, viajar a veces no es un impedimento. Además, tus hijos aprenderán otras culturas e idiomas, además de abrir su mente.

De todas formas, elijas lo que elijas, la salud en familia es lo más importante y además en verano debemos tener especial precaución con las patologías y enfermedades típicas de esta época del año. Por ello, te recomendamos en estas vacaciones contratar un seguro médico con cobertura familiar que os proteja a ti y a tu familia de todos los peligros que podáis padecer en este verano. Y, ¡disfrutad del verano!