Ventajas de los seguros de vida al planificar tu herencia

explicamos cómo los seguros de vida ayudan en la herencia
Tiempo de lectura: 3 minutos

Dejar la herencia bien atada, destinando lo que quieres a quien quieres es complicado. Pero ¿Sabías que los seguros de vida pueden ayudarte a lograrlo pagando menos impuestos?

La planificación de la herencia no es, desde luego, un asunto sencillo. Desde las cuestiones legales, hasta las familiares, se trata de un proceso complejo. Por ello, buscar ventajas en productos como los seguros de vida puede ser interesante al planificar la herencia (aunque si quieres conocer otros motivos por los que contratar un seguro de vida, no te pierdas nuestro artículo ¿Por qué contratar un seguro de vida?)

Aunque los últimos años el debate sobre el impuesto de sucesiones se ha encendido hasta el punto que algunas comunidades han realizado importantes cambios al respecto. Este tributo es solo una de las cosas que deberías tener en cuenta al hacer una herencia.

Hay otras que tienen que ver con cómo distribuir el dinero que dejas en herencia. En este punto, la ley establece ciertos márgenes que no siempre tienen por qué cuadrar con tus prioridades.

Los seguros no se consideran parte de la herencia

Si tomamos la ley como referencia a la hora del reparto entre herederos, vemos como una herencia se divide en tres partes:

  • El tercio de la legítima que se reparte a iguales entre los herederos forzosos
  • El tercio de mejora de libre adjudicación pero sólo entre herederos forzosos
  • Y el tercio de libre disposición, que puede dejarse en herencia a discreción

En este contexto, junto a la libre disposición, la manera de beneficiar más a un heredero que otro sería a través del tercio de mejora libre, pero, ese es todo el margen de maniobra legal al que nos podemos atener según el Código Civil.

Sin embargo, los seguros de vida y ahorro, van a suponer una mejora notable cara a la planificación de la jubilación.

Y esto comienza debido a la libre designación de beneficiario que nos permite un seguro de vida. En otras palabras, podemos elegir quién cobrará dinero en caso de fallecimiento o quién cobrará la renta en caso de supervivencia.

A esto hay que añadir otro factor clave: los seguros no se consideran parte de la herencia, por lo que no responden a criterios de reparto que hemos revisado anterior. Es decir, no se tienen por qué ajustar a los tres tercios del reparto de la herencia.

En este punto, al no formar parte de la herencia, no podrá ser reclamado por dichos herederos en ningún caso, y el beneficiario lo será con todas las garantías. Esta ventaja se aplica a todas las gamas de los seguros de vida, incluso los de ahorro como los Unit Linked.

Los seguros pueden servir para el adelanto de los impuestos a la herencia

El seguro de vida, aunque no forma parte legal de la herencia, sí tributa dentro del impuesto de sucesiones y donaciones cuando no coinciden las tres partes de un seguro.

Esto no significa que asegurado, tomador y beneficiario deban ser diferentes sino que, quien está asegurado y quien percibe la prestación no son la misma persona. Sin embargo, cuando son los herederos legales los beneficiarios, el dinero del seguro se suma al resto de la herencia.

La diferencia principal con otros bienes susceptibles de dejarse en herencia como una vivienda, es que, por ley, podemos hacer una autoliquidación parcial por el dinero, y, utilizarla para pagar los impuestos por herencia. Es más, no es infrecuente, que cuando esto no es posible, las aseguradoras puedan disponer el adelanto de parte del dinero para pagar la herencia, ya que cuentan con el propio seguro como respaldo. Éste es otro elemento de protección ante los gastos de sucesión que puede acarrear una herencia.

Y, ojo, al no formar parte de la herencia, podríamos renunciar a la herencia reglada, si ésta tiene deudas, pero aun así seguiríamos siendo beneficiarios del seguro y cobraríamos ese dinero como herederos.

Ventajas fiscales

Algunos modelos de seguro de vida de ahorro, como los PIAS, presentan la posibilidad añadida del beneficio fiscal difiriendo su fiscalidad durante la vida del producto, de manera similar a la de los planes de pensiones. Además, el traspaso de dinero de un seguro a otro sin tributar es otra ventaja a tener en cuenta que, se suma, a las que podemos obtener a la hora del rescate del dinero si éste se hace como renta vitalicia.