Ahorrar en la hipoteca: 5 claves para conseguirlo

Cómo ahorrar en la hipoteca

La hipoteca es el mayor gasto que harás en la vida, tanto si has comprado casa y ya cuentas con una, como si estás pensando en hacerlo. Según los datos del Colegio de Registradores, la hipoteca se come el 30,38% del salario medio de una familia con una cuota mensual media de 591,14 euros.

¿Existe alguna forma de rebajar esas cifras? ¿Cómo ahorrar en la hipoteca? La clave para reducir lo que pagas de hipoteca es tener claro cómo funciona. Así podrás reducir al máximos los intereses totales que pagas con la hipoteca.

Estas son las 5 cosas que debes hacer para pagar menos por la hipoteca y ahorrar al máximo con tu préstamo hipotecario.

1. Ahorra en los intereses de la hipoteca

¿Cómo ahorrar intereses en la hipoteca? Pensando de forma diferente a la mayoría y olvidándote de la cuota. A la hora de buscar hipoteca lo más habitual es fijarse en lo que vas a pagar cada mes para que tampoco sea mucho. A fin de cuentas, todos tenemos un presupuesto y nadie quiere ajustarlo al máximo, algo que tampoco es recomendable.

💡 Te contamos cómo hacer un presupuesto que de verdad te funcione

El problema es que, de todas las variables de una hipoteca, la cuota es la más voluble. De hecho, sólo es el resultado del resto de elementos que componen el préstamo. Los factores que tienes que tener muy en cuenta son: el tipo de interés (del que hablaremos más adelante), el plazo de la hipoteca y la cantidad.

¿Cómo ajustar la cuota de la hipoteca?

Cuanto menor sea el tipo de interés y la cantidad de la hipoteca, menos pagarás  de cuota y también por el total del préstamo. Con el plazo ocurre lo contrario, cuanto más larga sea la hipoteca, menor será la cuota mensual pero mayores serán los intereses.

La diferencia entre una hipoteca de 160.000 euros a 15 años con un tipo de interés fijo del 2,5% y ese mismo préstamo a 30 años, es de 35.554 euros en intereses. A cambio, la cuota mensual de la primera será de 1.066 euros por los 632 euros de la segunda.

Esos 35.035 euros son el peaje de tener una cuota más baja y un ejemplo de cómo el plazo es más importante de lo que piensas para ahorrar intereses en la hipoteca. Lo que ocurre es que tendemos a primar la cuota frente a los intereses totales, cuando en realidad, si alargas la hipoteca a 100 años, la cuota puede ser insignificante.

Por fortuna, esto es algo que puede arreglarse incluso si ya has firmado la hipoteca a través de una subrogación, que supone cambiar la hipoteca de banco.

Ahorrar en los intereses de la hipoteca

2. Acierta con los productos bonificados (y olvídate del tipo de interés)

Con el tipo de interés de la hipoteca ocurre algo parecido a lo de la cuota. Es un elemento clave para ahorrar en la hipoteca, pero no tiene por qué ser lo más importante.

Cuanto mayor sea el tipo de interés, menos pagarás por la hipoteca. Siguiendo con el ejemplo anterior, reducir 0,75 puntos porcentuales el tipo de la hipoteca hasta el 1,75% supone un ahorro de 21.914 euros en una hipoteca a 30 años y de 10.045 euros en una de 15 años.

El ahorro en el coste total de la hipoteca es considerable y, sin embargo, si solo piensas en reducir el tipo de interés a toda costa, puedes terminar pagando más por el préstamo. La clave está en lo que deberás hacer para conseguir el mejor tipo o, mejor dicho, lo que deberás añadir a tu hipoteca.

Hoy en día ya no existen productos vinculados a la hipoteca, pero sí hipotecas bonificadas. En otras palabras, el banco reducirá el tipo de interés cuantos más productos contrates y también si domicilias la nómina.

Opciones que mejoran el tipo de interés

Las ofertas más habituales incluyen una mejora en el tipo de interés si contratas:

  • El seguro de hogar con la hipoteca.
  • Un seguro de vida ligado a la hipoteca.
  • Un plan de pensiones o un fondo de inversión.

De todos estos productos, sólo el seguro de hogar es obligatorio y en realidad solo la cobertura de incendio y daños a terceros. El resto son voluntarios, aunque contar con un seguro de vida con invalidez por el importe de la hipoteca es una buena fórmula de proteger las finanzas familiares ante un imprevisto.

ℹ️ Infórmate sobre cómo te puede ayudar un Seguro de Vida

Cada seguro que añadas ayudará a reducir el tipo de interés del préstamo. Así se supone que podrás ahorrar en la hipoteca. ¿Y si no siempre fuese la mejor opción para pagar menos de hipoteca?

Asegúrate de no pagar de más

Como cualquier otro producto, estos seguros bonificados tienen un coste. Como norma general, los seguros que se ofrecen con la hipoteca son algo más caros de los que puedes contratar por tu cuenta.

Para asegurarte que no estás pagando de más, sólo tienes que:

  • Buscar un seguro de vida o un seguro de hogar alternativos al que ya tienes con la hipoteca o al que te ofrece el banco (con Aegon te aseguras las mejores coberturas a un gran precio).
  • Comparar el precio del nuevo seguro con el seguro bonificado que te ofrece el banco.
  • Enfrentar el ahorro que consigues con el seguro independiente frente a lo pagarás de más sin la bonificación en la hipoteca. Para hacerlo puedes usar un simulador hipotecario.
  • Ver con qué alternativa ahorras más en la hipoteca.

Lo normal es que el cambio te compense, especialmente si llevas tiempo pagando tu hipoteca o la cuantía no es muy alta. Para cambiar los seguros de la hipoteca sólo tienes que avisar al banco por lo menos con un mes de antelación antes de que toque renovar el seguro.

Con el resto de productos vinculados y bonificados ocurre lo mismo, sólo que es más complicado averiguar cuánto puedes ahorrar. La razón es que un plan de pensiones no tiene un coste fijo como un seguro, pero sí que incluye comisiones y tiene un rendimiento concreto, que es lo que debes valorar.

En este caso la mejor forma de tomar la decisión es pensando en la bonificación del plan como un beneficio extra y enfrentando ese plan que ya tienes o te ofrecen a otros que haya en el mercado.

Dejar de pensar sólo en el tipo de interés puede hacerte ahorrar mucho en la hipoteca.

3. Comisiones, las justas

Cuantas menos comisiones, mejor. Es fácil entender el por qué de esta afirmación. Toda comisión supone un recorte en los beneficios o un gasto añadido. En el caso de la hipoteca, es fácil centrarse en la comisión de apertura, que supone un gasto adicional y una oportunidad para ahorrar en la hipoteca si consigues eliminarla.

Está bien hacerlo, pero tampoco debes olvidarte del resto de comisiones. De todas, hay tres especialmente importantes:

  • La comisión por subrogación.
  • La comisión por novación.
  • La comisión por amortización anticipada.

Reduciendo estas comisiones no lograrás pagar menos por la hipoteca de forma inmediata, pero sí tener mucha flexibilidad para hacerlo en el futuro. Ahora entenderás por qué.

Cómo pagar menos por tu hipoteca

4. Adelanta parte de la hipoteca para pagar menos intereses

¿Quieres saber cómo pagar menos intereses por una hipoteca que ya tienes? Hay dos alternativas y la primera es amortizar parte de la hipoteca de forma anticipada. Es decir, adelantar dinero del préstamo. Por eso mismo es tan importante que la comisión por hacerlo sea lo más baja posible.

Amortizar la hipoteca te ayudará a pagar menos intereses a largo plazo siempre. A la hora de adelantar el dinero puedes escoger entre amortizar plazo o cuota.

Al amortizar plazo lo que haces es usar el dinero que adelantas para reducir el tiempo durante el que seguirás pagando el préstamo. Al amortizar cuota, el plazo se mantiene y lo que se reduce es la cuota, lo que pagas cada mes. Es la forma de ahorrar en el pago mensual de la hipoteca.

Con las dos fórmulas ahorrarás en la hipoteca, aunque de forma diferente y con una más que otra. Normalmente amortizar plazo será más rentable.

Pongamos un ejemplo

Retomando el ejemplo anterior de una hipoteca de 160.000 euros a un tipo del 2,5% y 30 años por pagar. Si adelantas 5.0000 euros y reduces plazo, conseguirás un ahorro en la hipoteca de 5.557 euros y terminarás de pagarla 1 año y 4 meses antes.

Si escoges amortizar cuota, el ahorro total será de 2.112 eros y la cuota se reducirá en 20 euros mensuales.

5. Subrogación: cambia la hipoteca de banco

La segunda forma de pagar menos por la hipoteca que ya tienes es cambiarte de banco o pedirle a tu entidad que te mejore las condiciones del préstamo para adecuarlo a las actuales circunstancias del mercado.

Subrogación hipotecaria

Lo primero se conoce como subrogación hipotecaria y el proceso es muy sencillo. Sólo tienes que revisar la oferta hipotecaria y, si es mejor de lo que tienes, pedir el cambio. Una vez reciba la solicitud de cambio, tu banco podrá hacerte una oferta para intentar retenerte y tú podrás decidir qué hacer. Así de sencillo.

En una subrogación podrás mejorar el tipo de interés, alargar o reducir el plazo de la hipoteca y, por supuesto, decidir sobre los productos bonificados que te ofrezcan.

La única pega en todo el proceso es la comisión de subrogación y los gastos de constitución de la nueva hipoteca. Por eso es importante que negocies bien esa comisión si todavía no has firmado.

Novación

La segunda fórmula se denomina novación. Consiste en cambiar las condiciones de la hipoteca sin cambiar de banco. En una novación puedes cambiar el tipo de interés, ampliar el plazo de amortización y ampliar capital, así como añadir o quitar titulares al préstamo.

Estas son las 5 fórmulas que tienes para ahorrar en la hipoteca. Si ya tienes un préstamo, el camino más sencillo para pagar menos por la hipoteca es revisar los productos bonificados y vinculados, especialmente los seguros.

Y si te han parecido interesantes estos consejos, no dudes en compartirlos para que otros también puedan optimizar lo que gastan en la hipoteca.