La regla del 4% o cuánto podrás retirar cada año de tus ahorros

Si estás comenzando a pensar en tu futuro financiero, algo que deberías hacer cuanto antes, probablemente te surjan dudas como que el porcentaje de tus ahorros puedes retirar cada año. Algunos conceptos como la regla del 4% pueden ayudarte en este sentido.

La regla del 4% se denomina de esta manera porque, ese porcentaje sería el máximo que podrás gastar cada año si quieres que tu dinero dure el máximo tiempo posible (25 años según el cálculo original). Esta regla se aplica sobre tu patrimonio, por ejemplo, si tienes un patrimonio de 250.000 euros lo máximo que podrías gastar al año serían 10.000 euros (250.000 x 0,04 = 10.000).

Se trata de una regla que, como ocurre con casi todas las ideas por las rentas financieras no está exenta de polémica, hay muchas voces que dicen que no es realmente eficaz. Sin embargo, dentro de los diferentes varemos para manejar el dinero en las finanzas personales, es de los más sencillos, eficaces y realistas.

En este caso, aplicado a la jubilación, y sobre todo a la gran duda que todos tenemos sobre cómo hacer para que el dinero ahorrado dure al jubilarte, la lectura del 4% suena bien y parece sencilla, pero hay variables que debes tener en cuenta y estas son muy profundas; predecir cómo va a ser nuestra economía en el futuro es complicado. Pero más aún, predecir cómo va a evolucionar la economía en 30 o 40 años es aún más complicado.

Cuánto necesitarás para jubilarte

Es una buena pregunta para una respuesta compleja y que además, según quien la proponga, tiene interpretaciones de lo más variado. Vas a encontrar desde quien te proponga cantidades fijas, hasta quien hablé de la correlación entre el salario que ganes antes de jubilarte y las herramientas complementarias, como por ejemplo los seguros de ahorro, que hayas contratado. En todos los casos de lo que se trata es de minimizar la pérdida de poder adquisitivo que sufrirás tras la jubilación.

Herramientas mágicas al margen, una manera realmente sencilla es calcular tus gastos anuales y multiplicarlos por 25. Esa multiplicación va a generar una cantidad de dinero que, teóricamente, será el dinero necesario para tu jubilación y al que debes aspirar. Ojo, ese dinero se compone tanto de tu pensión de jubilación como de las herramientas como los planes de pensiones, etcétera que poseas. También puedes contar en ese dinero aquellos activos que te van a producir ingresos durante la jubilación.

Por qué usar la regla del 4%

La esperanza de vida de las personas ha aumentado de manera notable en las últimas décadas. De este modo pensar que vamos a vivir al menos 25 años más tras la jubilación no es en absoluto descabellado. Ahora pensemos durante un momento en los últimos 25 años, en todas las cosas que han ocurrido y han afectado a la economía. Hemos vivido periodos de inflación altísima, periodos de crisis económica profunda, tipos de interés por las nubes o tipos de interés por los suelos…

Ahora pensemos en las herramientas que vamos a utilizar para combinar con nuestro patrimonio y lograr la libertad financiera en la jubilación. Una tasa de reembolso del 4% sobre carteras en las que predominan acciones sobre bonos se puede considerar bastante segura.

En el largo plazo las carteras en las que predominan acciones sobre bonos pueden tener mayor potencial de supervivencia, esto independientemente de las oscilaciones que sufren, las acciones son necesarias.

Una tasa de reembolso del 4% nos obliga a acumular 25 veces nuestros gastos anuales para qué sea aplicable con tranquilidad, como veíamos anteriormente. Es decir si mis gastos mensuales son de 2000 € netos al mes, yo necesitaré acumular 600.000 € en activos para retirarme.

En definitiva se trata de otro modelo más de cálculo para nuestra futura jubilación, recuerda que ni es el único ni tiene porque ser válido para todas las personas. Lo que sí es cierto, es que se trata de un método bastante comprobado y que puede ser más generalista que otras opciones.

Además, que ofrece una doble vía, no sólo te permite calcular aquello que necesites aportar para complementar tu pensión de jubilación, sino también te permite discernir aquello que te puedes permitir gastar posteriormente.