¿Qué son las finanzas sostenibles y cómo invertir en ellas?

finanzas sostenibles

A la hora de invertir los criterios fundamentales para su elección son los financieros como la rentabilidad esperada, la generación de ingresos o el pago de dividendos. Pero estos no son únicos como demuestran la apuesta cada vez más decididas por las finanzas sostenibles.

En el año 2020, según el Estudio 2021 de SpainSIF por primera vez los activos ASG (Ambientales, Sociales y de buen Gobierno), alcanzaron los 345.000 millones de euros en 2020 y por primera vez superaron a los tradicionales.

Todo ello muestra como cada vez son más los que eligen las inversiones sostenibles incluso en un momento como el actual en el que surgen nuevos productos como las criptomonedas.Esto no significa que se abandonen los criterios financieros o no se elijan empresas solventes y que generen resultados, pero también se busca que estén comprometidas con la sociedad.

Te ofrecemos la solución que necesitas. Asegura tu ahorro

¿Qué son las inversiones sostenibles?

Las finanzas sostenibles por tanto son aquellas que tienen en cuenta las cuestiones medioambientales y sociales a la hora invertir.

Estas inversiones son todas las que siguen los criterios ASG, ESG en inglés, es decir apuestan por la sostenibilidad en sus tres criterios:

  • Ambientales: Tienen en cuenta el camino climático, la protección de los recursos materiales o la gestión de los residuos.
  • Sociales: Relación de la empresa no solo con los trabajadores (derechos laborales, condiciones de trabajo) también con el compromiso de mejora de la sociedad que le rodea (ciudad, región).
  • Buen Gobierno: Gestión por parte de la empresa transparente e informada.

A partir de estos criterios, las inversiones sostenibles crecen por una doble vía. Por un lado es la sociedad, los consumidores demandan cada vez productos y servicios más responsables de las empresas.

Pero también son las propias empresas que también están más concienciadas, y lo son más a medida que los ciudadanos apuestan por el desarrollo sostenible. También los inversores son fundamentales a la hora de presionar a las empresas para que continúen o aumenten su apuesta por la sostenibilidad.

Por todo ello los tres ejes se interconectan. Un ejemplo claro es que cada vez hay más compromiso social por la mejora de los entornos de comunidades que conviven con fábricas o centros logísticos.

El resultado es que los factores sociales y de gobernanza crecen. Las empresas no solo cumplen objetivos de sostenibilidad sino que también lo transmiten con una gestión transparente y con un compromiso con trabajadores y familias.

Las finanzas sostenibles: ¿Cómo invertimos?

Las finanzas sostenibles crecen porque lo hace también la forma de invertir, con muchas posibilidades, todo con una importante base: la información.

Invertir en sostenibilidad ya es una realidad. No solo las empresas señalan su compromiso con criterios ASG, sino muchas empresas, auditores e incluso agencias de recalificación certifican este compromiso por la sostenibilidad. Incluso hay índices bursátiles que agrupan a empresas sostenibles.

Con ello se busca evitar el greenwashing que como definición son aquellas empresas que simulan este compromiso medioambiental como herramienta de marketing, para captar clientes y/o inversores.

Existen diferentes vías para invertir en sostenibilidad, destacando las siguientes:

  • La inversión directa, comprando acciones de empresas que cumplan estos compromisos. El principal hándicap es el conocimiento, tiempo y dedicación para hacer una inversión diversificada.
  • Invertir a través de fondos de inversión, ya que son muchas las Instituciones de Inversión Colectiva (IIC) que seleccionan diferentes empresas o activos sostenibles.
  • También existen productos de renta fija o deuda, pública o privada, los bonos verdes, sociales y sostenibles.

La más utilizada son los fondos de inversión, en los que es fundamental la labor de las gestoras a la hora de buscar empresas y emisiones en áreas que apuesten por el bienestar social, la transparencia o la lucha contra el cambio climático.

En realidad la gran variedad de objetivos hace que también sea una inversión muy abierta y en la que los inversores deben analizar muy bien la información para su elección:

  • Inversión temática o por segmentos, como energías verdes o reciclaje y recuperación de residuos.
  • Apostar no por empresas, sino por emisiones de bonos que luego financian estas compañías.
  • Hacerlo por índices, como el Dow Jones Sustainability World Index (DJSI World) y el FTSE4 Good Global 100 Index con productos indexados como ETF.

Por todo ello es imprescindible la información y el mejor asesoramiento para elegir en qué invertir y cómo hacerlo, fundamentalmente por la importante variedad de objetivos de sostenibilidad de cada empresa o producto.

Los principios de inversión responsable de la ONU

Un pilar fundamental en las finanzas sostenibles son los Principios para la Inversión Responsable (PRI) promovidos por la ONU.

Esta iniciativa por parte de inversores en colaboración con el Pacto Mundial de la ONU y la Iniciativa Financiera del PNUMA (Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente) busca que se apliquen los criterios ASG a la hora de invertir o adquirir bienes, con el objetivo de lograr una inversión sostenible y responsable en el tiempo.

Es una iniciativa voluntaria, por la que los inversores que la suscriben buscan extenderla señalando la ventaja de suscribir sus seis principios:

  1. Incorporar los asuntos ASG en los análisis y procesos de toma de decisiones, que no sean exclusivamente financieros.
  2. Ser propietarios activos e incorporar los asuntos ASG en la política de propiedad. Con ello se busca presionar para que las empresas avancen en sostenibilidad desde su posición de accionistas.
  3. Divulgar sobre asuntos ASG en las entidades en las que se invierta. Para ello es importante solicitar informes, códigos de conducta y se apoyen iniciativas y resoluciones de accionistas que promuevan la divulgación de temas ASG.
  4. Promover la aceptación e implementación de los Principios en el sector de las inversiones. Por un lado, revisando las relaciones con los proveedores de servicios de inversión, apoyando el desarrollo de herramientas para evaluar inversiones de forma comparada. A la vez busca que se promuevan políticas que ayuden a implementar los Principios.
  5. Trabajo de forma colaborativa. Apoyando y participando en redes y plataformas de información, haciendo uso de los informes de inversores como fuente de aprendizaje.
  6. Informes sobre actividades y progresos. Procurando determinar el impacto de los principios y aumentar el nivel de concienciación.

En definitiva, todos podemos colaborar en un mundo mejor también a través de las inversiones sostenibles.

Aunque los criterios financieros siguen siendo fundamentales no son únicos e invertir en sostenibilidad es enfocarse en el futuro. Fomentar esta práctica, incluso compartiendo las ventajas que señalamos en este post es también hacerlo en un mundo mejor.

seguro de salud
¿Te ha parecido interesante este artículo? ¡Compártelo en redes sociales con tu familia y amigos!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Redactor Salud y Consumo

Licenciado en ADE por la Universidad Autónoma de Madrid y especialista en comunicación por la Universidad Complutense, lleva desde el año 2002 escribiendo sobre temas de consumo, salud y divulgación en general, tanto en revistas escritas como Dinero y Salud, asociaciones y diversas páginas web. Además de ser colaborador en medios escritos (Expansión, Cinco Días, idealista.com, El País, Libertad Digital, El Confidencial,…) Radio (COPE, Onda Cero, Cadena Ser, Onda Madrid…) y Televisión (Telecinco, Antena 3, Telemadrid…).

Perfil de LinkedIn