Formas de ahorrar en regalos y comidas estas fiestas

Tiempo de lectura: 3 minutos

La mejor manera de afrontar el gasto de Navidad es saber lo que puedes gastar. También, desde luego, buscar formas en las que ser capaces de ahorrar en regalos y comidas, sin perder el espíritu navideño.

Son fechas de alegría, de reunión y también de gasto excesivo. Si necesitas controlar tus gastos, ya que no deseas endeudarte en Navidades, debes poner en práctica algunas medidas en esa dirección. Hay muchos consejos de ahorro en navidad, nosotros vamos a darte algunos relacionados tanto con las comidas como con los regalos navideños.

¿Por qué no congelados?

Dentro de los congelados existen muchas calidades y precios diferentes, y, generalmente, las calidades más altas no tienen por qué ser más caras que las calidades medias de los productos frescos. Es decir, puedes comprar producto congelado de muy buena calidad a un precio interesante y ahorrar en este proceso.

No hay que tener miedo al congelado. Simplemente aprender cómo utilizar los tiempos de descongelación y algunas particularidades a la hora de su transformación hasta nuestro plato. De hecho, cada vez son más las personas que congelan la cena de Nochebuena o Nochevieja con antelación, y no descongelan los perecederos hasta el propio día de su confección.

No te dejes arrastrar y aprovecha el mercado

Los menús tradicionales, basados en determinados mariscos, determinadas carnes y pescados, por pura lógica van a ser más caros en estas fechas. La subida tradicional de precios en esos productos es algo directamente relacionado con la Navidad.

Aprovechar esto a nuestro favor es interesante. Buscar aquellos productos menos demandados, pero que pueden perfectamente adaptarse a nuestros menús, es aprovechar en este caso una tendencia del mercado en nuestro beneficio para ahorrar.

Explora el mercado y los precios de las carnes y pescados, es seguro que encontrarás algunos productos menos de moda pero a un precio que te permitirá ahorrar dinero.

Controla las cantidades

Una de las grandes equivocaciones en estas fechas en lo que a menús se refiere es servir cantidades ingentes de comida que luego sobra.

Está bien, por las fechas que son, calcular tal vez un poco más de comida de la estrictamente necesaria, pero el derroche de tener que tirar comida es una mala idea. Por tanto, hay que equilibrar bien nuestros menús. Vamos a calcular bien la cantidad de aperitivos, si servimos o no ensaladas y su composición, y posteriormente en función de ambas cosas, vamos a calcular el tipo de ración o raciones que queremos servir en la cena o comida.

Por supuesto esto hay que aplicarlo también a los postres, que son otro de los focos de gasto excesivo y de sobrante de alimento. Que por otro lado, desde el fondo de nuestras despensas, son una mala idea para nuestra alimentación en meses posteriores.

Por qué no comprar en común

Si nuestras comidas y cenas se van a realizar en familia o en grupos de amigos, en los que cambiamos de domicilio para uno u otro encuentro, resulta interesante planificar una compra conjunta. Esto nos puede permitir un ahorro interesante, y también, compartir aquellos productos sobrantes de un evento hacia otro.

Esto no es nada nuevo, realmente se basa en aplicar aquellas antiguas enseñanzas de aprovechar todo lo que se ponía en la mesa, y por supuesto, todo lo que se compraba para la despensa.

Compra los regalos con anticipación

Si estás leyendo este artículo en pleno diciembre ya vas un poquito tarde, aun así, cuanto más distancia logres alcanzar en tus compras con los reyes o papá Noel, mejor para tu bolsillo.

A estas alturas deberías tener decidido lo que vas a regalar, y, es bastante probable que pudieras haberlo adquirido en algún tipo de oferta o rebajas a lo largo del año. Los precios de determinados artículos se multiplican en Navidad, pero desde luego lo que no hacen es reducirse en ofertas especiales o rebajas.

Aprovecha la compra por internet

El miedo a las compras por Internet ya se ha perdido de manera mayoritaria. Si utilizamos la anticipación en la compra, que hemos citado anteriormente, con las ofertas y propuestas de las plataformas de venta con online, es muy probable que obtengamos un ahorro muy importante nuestros regalos.

Pon imaginación a tus regalos

Seguramente a todo el mundo le gustaría poder ofrecer y recibir regalos espectaculares. Vivimos en una sociedad de consumo en la que esto se valora mucho. Sin embargo, cuando nuestro bolsillo no alcanza no hay que forzarlo.

Poner la imaginación al servicio del regalo es algo interesante, y de hecho, puede resultar muy potente desde el punto de vista emocional. Se trata de pensar en aquellas cosas que somos capaces de hacer o producir, y que pueden resultar del agrado de los regalados. Desde luego este tipo de regalos, con el tiempo, se recuerdan con mucho cariño y emoción. Más que objetos de consumo que se van a desechar inevitablemente con el tiempo.