Naproxeno, qué es y cuándo tomarlo

muchos comprimidos de naproxeno

El naproxeno es un fármaco que pertenece al grupo de los llamados antiinflamatorios no esteroideos, al igual que otros medicamentos muy conocidos. Es un derivado del ácido propiónico, cuyo mecanismo de acción es la inhibición de la síntesis de prostaglandinas. Estas hormonas estimulan las terminales nerviosas en los procesos inflamatorios, contribuyendo a que padezcamos dolor. Al bloquear las prostaglandinas, estos antiinflamatorios tratan dolores y molestias menores. Dentro de estos medicamentos, aparte del naproxeno, encontramos el ibuprofeno, el dexketoprofeno y ketorolaco.

A través de este artículo, queremos que sepas un poco más sobre qué es el naproxeno y qué influencia tiene en nuestra salud, y es que, ¿alguna vez te has planteado cuáles son sus ventajas e inconvenientes? Esperamos que esta lectura te ayude a descubrir un poco más sobre familia de medicamentos y lo importante que es que hagamos un consumo responsable de los mismos para evitar sus efectos secundarios.

Así que toma buena nota porque… ¡Empezamos!

El mayor cuadro médico para cuidar de ti.
Más de 50.000 especialistas.
Más de 1.000 clínicas a tu disposición.

Naproxeno qué es y para qué sirve

La primera pregunta que debemos hacernos es sencilla, ¿qué es el naproxeno? Las presentaciones más habituales del naproxeno suelen ser comprimidos de 500 a 550 miligramos. Además, debes saber que los fármacos antiinflamatorios no esteroideos (AINEs) en general, y el naproxeno en particular, tienen tres efectos farmacológicos. A grandes rasgos, estos son:

Por esta razón, estos fármacos, como el naproxeno, se usan para tratamiento de procesos que cursan con estos síntomas:

  • Dolor
  • Inflamación o fiebre independientemente de su causa
  • Crisis agudas de migraña
  • Dolores de cabeza
  • Dolores menstruales (dismenorrea)
  • Torceduras
  • Esguinces
  • Dolor de muelas
  • Dolor de espalda
  • Problemas dolorosos de las articulaciones y los músculos, tales como artritis reumatoide (incluyendo habitualmente las de las manos y los pies), artrosis (trastorno de carácter crónico que ocasiona el daño del cartílago), tendinitis, bursitis y episodios agudos de gota
mujer tomando naproxeno

Además, el naproxeno también es usado a veces para tratar enfermedades como:

  • La enfermedad de Paget en los huesos. Esta se trata de una enfermedad por la cual los huesos se vuelven anormalmente espesos, débiles y deformes).
  • El síndrome de Bartter. Este síndrome hace que el cuerpo no absorba suficiente potasio, causando calambres y debilidad muscular.

Como ves, sus funciones pueden ser múltiples y, sin duda, su uso responsable puede ayudarnos mucho a mejorar nuestra calidad de vida. Pero es importante que sigas leyendo.

Contraindicaciones y precauciones

Entre la lista de contraindicaciones y precauciones referidas al naproxeno, nos encontramos con que debemos prestar especial atención en los siguientes casos:

  • Hipersensibilidad a naproxeno
  • Antecedentes de reacciones alérgicas graves al AAS o a otros AINEs
  • Historial de o con asma
  • Rinitis
  • Urticarias
  • Pólipos nasales
  • Angioedema
  • Colitis ulcerosa
  • Insuficiencia hepática grave
  • Insuficiencia renal grave
  • Antecedentes de hemorragia gastrointestinal
  • Úlcera péptica
  • Insuficiencia cardiaca grave
  • Tercer trimestre de la gestación

Naproxeno conservación

El naproxeno debe conservarse a temperatura ambiente y lejos del calor excesivo y la humedad. Por ello, no es recomendable guardarlo en el baño. Y, por supuesto, como siempre te recuerdan todas las prescripciones de los medicamentos, es muy importante que los guardemos en un lugar seguro, al que los más pequeños de la casa no tengan acceso.

💡 Si necesitas más detalle sobre dónde y cómo conservar este u otros medicamentos, ¡podemos ayudarte! Precisamente te damos todo el detalle a través de nuestro artículo: Botiquines caseros: ¿Qué no debe faltar?

varias pastillas de naproxeno o ibuprofeno

Posología: ¿Cada cuántas horas tomar naproxeno?

La cuestión de la dosis es, sin duda, muy importante. Como norma general de los tratamientos analgésicos, las dosis a emplear deben de ser las más bajas posibles que nos permitan controlar los síntomas que tenemos. De igual manera, la duración del tratamiento debe de ser lo más corta posible.

En el caso del naproxeno, la dosis habitual es de un comprimido seguido de medio comprimido cada 6 o 8 horas.

Hay que tener en cuenta que se trata de medicamentos paliativos, no curan sino que alivian. Tomarlos de manera indiscriminada puede acentuar los efectos negativos que puede llegar a provocar, y que van desde complicaciones gástricas (especialmente en el caso de naproxeno) hasta problemas renales y cardiovasculares. Más adelante en este artículo, entramos más en detalle sobre los efectos secundarios del naproxeno. Entonces entenderás por qué este punto relacionado con la dosis es tan importante.

Por tanto, y a pesar de tratarse de un medicamento extendido y de fácil acceso, lo correcto es utilizarlo solo cuando nuestro médico nos lo prescribe y de la forma y en el tiempo en el que se nos dé dicha prescripción. Y es que aquí el problema es habitual, y probablemente hayas oído hablar de él en numerosas ocasiones, ¡hablamos de la automedicación!

La automedicación es un problema serio que deberíamos tratar de evitar, máxime cuando se trata de medicamentos que, bien por efectos secundarios, o bien por interacción con otros medicamentos, pueden perjudicar seriamente nuestra salud.

💡 Si bien la automedicación no es una práctica mayoritaria entre los españoles, el 26% de los españoles sí reconoce algún tipo de medicación sin prescripción. Los dos principales motivos para automedicarse, según el V Estudio de Salud y Vida de Aegon, son que los españoles dicen saber qué les va a recetar su médico (42,6%) o por síntomas de enfermedades leves y poco graves, como catarros, alergias o resfriados (31,1%).

Efectos secundarios del naproxeno

Los peligros de la automedicación obedecen a los efectos secundarios de los medicamentos. El naproxeno, al igual que el resto de antiinflamatorios, puede dar lugar a una lesión de la mucosa gástrica, aumentando el riesgo de úlceras de estómago.

También debe de usarse con precaución en pacientes con asma debido a que puede favorecer la aparición de crisis asmáticas, rinitis y pólipos nasales. Por el contrario, parece presentar menor riesgo de hipertensión arterial y de trombosis que otros antiinflamatorios.

💡 Si quieres conocer en más detalle en qué consiste la hipertensión, te dejo nuestro artículo: Hipertensión: qué es, síntomas, tratamientos y consejos

Además, los medicamentos como el naproxeno sódico también se pueden asociar con un moderado aumento del riesgo de sufrir ataques cardiacos o cerebrales. Dicho riesgo, es más probable que ocurra cuando se emplean dosis altas y tratamientos prolongados. Por ello, es tan importante no exceder la dosis ni la duración del tratamiento recomendado.

Otros efectos secundarios del naproxeno

Además de los efectos secundarios que mencionamos arriba, debes saber que este medicamento también puede ocasionar:

  • Estreñimiento
  • Diarrea
  • Gases
  • Sed excesiva
  • Dolor de cabeza
  • Mareos
  • Vahídos
  • Somnolencia (sueño)
  • Dificultad para quedarse o permanecer dormido
  • Ardor o cosquilleo en los brazos o piernas
  • Síntomas de resfriado
  • Pitido en los oídos
  • Problemas con la capacidad auditiva

Una vez conozcas estos síntomas, será más fácil poder identificarlos en caso de que los sufras.

multitud de pastillas advirtiendo de los efectos secundarios del naproxeno

¿Para quiénes se desaconseja el naproxeno?

Como te indicaba arriba, el naproxeno no es aconsejable para todas las personas, de ahí la importancia de que se cuente con la prescripción médica requerida. Para su consumo, es importante que nos aseguremos de que no somos alérgicos a algunos de sus componentes, pero, además, también se desaconseja para personas que sufran unas determinadas patologías, te explicamos cuáles.

Alérgicos a los componentes del medicamento

El principio activo es el naproxeno sódico. Además, se compone de: celulosa microcristalina, laurilsulfato de sodio, povidona, talco, estearato de magnesio, carboximetilalmidón de sodio (tipo A) (de patata), agua purificada, macrogol 400/dióxido de titanio (E-171)/hipromelosa (Opadry Y-1-7000), color indigotina laca E-132 y macrogol 6000.

Se desaconseja su consumo si se es alérgico a alguno de estos componentes, y también se desaconseja el consumo de naproxeno en caso de que se sea hipersensible al ácido acetilsalicílico o a otros antiinflamatorios no esteroideos.

Pacientes con patologías específicas

Además, como te comentaba, no deberán tomar naproxeno pacientes que:

  • Hayan sufrido anteriormente una hemorragia de estómago o duodeno o que hayan sufrido una perforación del aparato digestivo mientras tomaba un medicamento antiinflamatorio no esteroideo
  • Padezcan actualmente o hayan padecido en más de una ocasión una úlcera o una hemorragia de estómago o duodeno
  • Padezcan una insuficiencia cardiaca grave
  • Se encuentra en el tercer trimestre del embarazo
  • Estén tomando otros medicamentos de este tipo (antiinflamatorios no esteroideos)
  • Padezcan colitis ulcerosa (una enfermedad intestinal)
  • Padezcan insuficiencia hepática (alteraciones en el hígado) o renal (alteraciones en el riñón) grave

¿Abusamos de los antiinflamatorios?

Es evidente que el uso de antiinflamatorios como naproxeno, entre otros, ha ayudado a mejorar la calidad de vida de muchas personas en momentos concretos. Pero, también es verdad, que este tipo de medicamento no siempre se utiliza de la manera más adecuada.

Probablemente el principal problema es que se está haciendo un uso masivo de este tipo de solución. Esto significa que no solo las personas con dolencias crónicas lo utilizan de manera sistemática, algo que es discutible para muchos profesionales de la salud, sino que también lo hace la población en general. Esto va en contra de la mejor administración posible de este tipo de medicamentos, que sería, siempre bajo control médico, en las dosis más bajas posibles y siempre durante ciclos lo más cortos posible.

Por ello, te vuelvo a recordar, es tan importante que consultes con tu médico. Si eres cliente Aegon, consulta a tu especialista más cercano en nuestro cuadro médico. Además, si lo prefieres, dispones de nuestra App Aegon Telemedicina, para hacer tu pregunta a través de chat o videollamada, de una forma cómoda y directa.

Preguntas sobre el naproxeno

Después de todo lo que te he contado acerca del naproxeno, es posible que te sigan surgiendo algunas dudas sobre su consumo. Por ello, he hecho una selección de preguntas frecuentes acerca de este medicamento, deseando que al fin de este artículo tengas toda la información que necesitas saber.

Naproxeno o ibuprofeno

Como ya te he comentado, tanto el naproxeno como el ibuprofeno son dos fármacos que evitan que tu cuerpo libere prostaglandinas de forma temporal. De esta forma, ayudan a aliviar molestias y dolores menores.

Desgraciadamente, los antiinflamatorios en general y el naproxeno en particular, pueden afectar a la mucosa gástrica, incrementando así el riesgo de úlceras de estómago. En este caso, la diferencia entre naproxeno e ibuprofeno es que el riesgo del naproxeno es un poquito superior al del ibuprofeno. Debido a esta reacción adversa, se aconseja administrar el naproxeno junto con alimentos y durante el menor tiempo posible. En caso de que el paciente solo tenga fiebre, se aconseja la toma de ibuprofeno, aunque si lo que se padece está más relacionado con la inflamación en las articulaciones o en el tejido muscular, se recomienda naproxeno. Además, el alivio del dolor que proporciona el naproxeno dura más que el del ibuprofeno, esto se traduce en que las tomas del naproxeno tendrán que ser más espaciadas que las del ibuprofeno. Debido a esto, se considera al naproxeno un fármaco más adecuado para el tratamiento de dolores crónicos.

Naproxeno o enantyum

En este caso, el enantyum (también llamado dexketoprofeno) sería el AINE más agresivo para el estómago entre los más consumidos. Por tanto, ganaría en gastrolesividad al naproxeno. Así, habrá que tener esto en cuenta en pacientes con afectaciones gástricas previas, y asegurarnos de tomarlo siempre con comidas o incluso protectores de estómago como el omeoprazol.

Para dolores muscoesqueléticos, de muelas o menstruales, funciona de forma similar al naproxeno, sin embargo, para los dolores de cabeza, si tienes que elegir entre naproxeno o enantyum, se recomienda que hagas uso del primero.

Naproxeno con alcohol

Siempre que se esté en tratamiento con algún medicamento, se desaconseja el consumo de alcohol. Esto se debe a que, cuando bebemos alcohol, el hígado se intoxica y tiene que realizar un gran trabajo para regularse, pero muchas veces las toxinas se acumulan con mayor rapidez de lo que el hígado puede tratar. Si el hígado está intoxicado, no podrá ayudar a filtrar las toxinas del fármaco que estemos utilizando, pudiendo generar así problemas hepáticos.

Además de esto, como ya te he adelantado, el naproxeno incrementa el riesgo de úlceras en el estómago, por lo que utilizar naproxeno cuando se consume habitualmente alcohol (tres o más bebidas alcohólicas al día), puede provocar hemorragia de estómago. Así, combinar el naproxeno con alcohol, está fuertemente desaconsejado.

Naproxeno sin receta

¿Es posible comprar naproxeno sin receta? Lo cierto es que sí, aunque tendrán que ser comprimidos de dosis menores a 500 o 550 miligramos, que son las presentaciones más habituales y para las que sí es necesaria una receta. Aun así, como ya te he explicado a lo largo del artículo, te desaconsejo la automedicación, ya que siempre será preferible que acudas a tu médico de cabecera para que sea este quien considere cuál será el mejor tratamiento para la dolencia que estés sufriendo.

Ningún fármaco está exento de poder causar efectos secundarios o tener contraindicaciones, la supervisión médica profesional podrá evitar que tengas complicaciones al tomar naproxeno u otro medicamento, ya que ciertas patologías previas como el asma, tener presión alta o úlceras estomacales, pueden verse afectadas.

Si te ha parecido interesante este artículo, te animamos a compartirlo a través de tus redes sociales. ¡Ayúdanos a divulgar salud!

seguro de salud
¿Te ha parecido interesante este artículo? ¡Compártelo en redes sociales con tu familia y amigos!
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
Linkedin
Share on whatsapp
Whatsapp
Doctor especialista en Medicina Familiar

Licenciado en Medicina y Cirugía, en la especialidad de Medicina Familiar y Comunitaria, con más de 29 años de experiencia. En mi formación cuento además con un Máster en Salud Pública y Epidemiología y con un Máster en Cuidados paliativos.