Cómo superar el síndrome postvacacional y volver con ganas a la rutina

síndrome postvacacional

El síndrome postvacacional es real. Y aunque se puedan tomar medidas para superarlo, no podemos evitar que, en ocasiones, nos afecte.

Imagina la situación: acabas de vivir unas vacaciones maravillosas, relajantes, en familia, con los amigos, divertidas, conociendo lugares nuevos y pasando tiempo con tu gente. Sin estrés, sin rutinas, sin reloj.

Pero llega el momento de prepararse para la vuelta al trabajo, para volver a enfundarse en el traje de diario, de colgarse al teléfono durante horas resolviendo conflictos, de volver a la obra a trabajar y pasar ocho horas al día sumergido en algo que, aunque te guste, prefieres no tener que hacer por el momento. No siempre ni a todos nos pasa, pero puede ser que sí.

Todos necesitamos descansar, a todos nos gusta poder hacerlo. Y al igual que nos puede pasar justo antes de las vacaciones con el síndrome prevacacional, el síndrome postvacacional puede sumergirnos en una gran tristeza.

En Aegon queremos ayudarte a que tu vuelta a la rutina sea lo más fácil posible, así que a continuación vamos a explicarte en qué consiste este síndrome y cómo puedes superarlo.

Queremos cuidarte estés donde estés. Servicio de telemedicina 24 horas, 365 días del año

¿Qué es el síndrome postvacacional?

Según la Sociedad Española para el estudio del estrés y la ansiedad, el síndrome postvacacional es un trastorno adaptativo que provoca un alto nivel de estrés en algunas personas que han tenido un periodo de descanso más largo de lo habitual, y que deben incorporarse, de nuevo, a su rutina.

Pese a que este tipo de estrés es un proceso normal, al tener que volver a adaptarnos a las demandas del día a día podemos sufrir alteraciones a nivel corporal, físico, mental o emocional que deriven en cansancio, tristeza y hasta depresión.

¿Cuáles son las causas?

Como hemos dicho, volver a la rutina puede provocar que la persona sufra el síndrome postvacacional. Pero está comprobado científicamente que no es una cuestión de pereza o ganas de alargar la época de descanso, sino que ante una vuelta brusca a la rutina, se genera el estrés y ello provoca una reacción en el sistema nervioso.

Durante las vacaciones se modifican los horarios de sueño, de comida y de actividades. La mente desconecta, se relaja y se olvida de las preocupaciones. Si se vuelve rápidamente y con intensidad al trabajo, el estrés está garantizado y, con él, el síndrome postvacacional.

💡 Aunque vuelvas a la rutina tras las vacaciones, es recomendable que aprendas a desconectar del trabajo para llevar mejor tu día a día.

¿Cuáles son los síntomas de la ansiedad postvacacional?

La ansiedad postvacacional, o síndrome postvacacional, provoca una serie de síntomas que hay que entender y conocer para poder tomar medidas a tiempo y no dejar que el proceso vaya a más. Es importante que, en el caso de sentir que algo no va bien, la persona acuda al médico con urgencia para que pueda valorar qué es lo que está pasando y dictaminar el tratamiento que considere oportuno.

Entre los principales síntomas del síndrome vacacional los más habituales suelen ser:

  • Cansancio
  • Falta de concentración
  • Somnolencia
  • Insomnio
  • Apatía
ansiedad postvacional

¿Cómo superarlo?

La crisis postvacacional puede superarse con mayor rapidez si la persona que la padece sigue las siguientes recomendaciones:

  • La reincorporación a la rutina debe hacerse poco a poco y de forma gradual. Una buena forma es fijar unos objetivos reales para poder ir adaptándose poco a poco a ellos sin exigirse, desde el primer momento, dar el 100%.
  • Unos días antes de que llegue la vuelta al trabajo, hay que intentar volver a coger los hábitos de sueño. No irse a dormir tan tarde, levantarse temprano y dormir un mínimo de ocho horas. De este modo será mucho más sencillo superar la fase del cansancio.
  • Los hábitos alimenticios también cuentan. Volver a establecer unos horarios, unos menús semanales saludables y eliminar todos los excesos que se han hecho durante las vacaciones.
  • Practicar deporte es esencial. Porque además de ser bueno para salud y para nuestro organismo, el cuerpo empezará a segregar endorfinas que combatirán la apatía provocada por el síndrome postvacacional. Si se puede hacer por la mañana antes de ir al trabajo es mucho mejor. Así se empezará el día con más energía.
  • Tomarse un respiro es bueno. Así que si se puede, es aconsejable hacer planes divertidos para el fin de semana que vuelva a provocar ilusión y que ayude a acabar con la tristeza.
  • No eliminar de golpe los hábitos del verano también es aconsejable. El buen tiempo todavía está en septiembre, así que se puede seguir yendo a una terraza con los amigos para pasar un rato divertido.
  • La positividad es fundamental. La vuelta al trabajo puede ser muy dura, pero siempre es bueno buscar la parte positiva de todo lo que se hace. Reencuentro con los compañeros de trabajo, con los clientes, nuevos retos, nuevos proyectos…
  • Además, con la vuelta al trabajo y la puesta en marcha de las rutinas, ya se pueden tachar del calendario los días que faltan para volver a tener vacaciones.
seguro de salud

Así que, ¡ya lo sabes! El síndrome postvacacional puede acompañarte durante las primeras semanas de tu vuelta a la rutina pero si sigues los consejos que te hemos dado en este artículo, podrás superarlo con mayor facilidad y sin que te afecte tanto.

Si los síntomas perduran en el tiempo, es importante que acudas a tu médico para que valore si realmente el diagnóstico es el correcto o necesitas atención sanitaria para poder mejorar.

En Aegon te ofrecemos un seguro de salud adaptado a tus necesidades y a las de tu familia para que puedas recibir la asistencia sanitaria que necesites cuando la necesites.

¿Te ha parecido interesante este artículo? ¡Compártelo en redes sociales con tu familia y amigos!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Aegon es uno de los mayores grupos aseguradores del mundo, fundado en Holanda hace más de 160 años, cuenta con una plantilla de más de 29.000 empleados en todo el mundo. Esta variedad de culturas aseguradoras nos ha permitido conocer, y mejorar la gama de productos y servicios ofrecidos a nuestros clientes durante más de 30 años en España.

Nuestra misión es ayudar a personas a proteger lo que más importa durante toda su vida.