Consejos para desconectar del trabajo

cómo desconectar del trabajo

Pasamos muchas horas trabajando. Con una vida laboral media de 45 años y una jornada de 40 horas semanales, en muchos casos más, estaremos cerca de 12 años trabajando. El problema es que muchas veces cuando dejamos de trabajar nos llevamos las preocupaciones del trabajo a casa, generando una espiral negativa que conlleva agravar uno de los principales males de la sociedad actual: el estrés. Por esto, saber cómo desconectar del trabajo es tan importante.

Desconectar del trabajo es fundamental para la salud mental e incluso física. Sin un descanso adecuado nuestro rendimiento bajará además de poder causar problemas más importantes, desde el insomnio hasta trastornos de ansiedad.

Por todo ello hay que dejar nuestra mente esté libre de cualquier pensamiento que tenga que ver con los deberes y obligaciones laborales y buscar un descanso adecuado tanto para el cuerpo como la mente. Te contamos cómo hacerlo.

💙 Desde Aegon, hemos creado Cariñoterapia con sentido, un programa que nos ayuda a tomar consciencia de la importancia de cuidarnos, de forma integral, trabajando nuestros 5 sentidos para alcanzar el bienestar y una salud mental plena. No dudes en visitar nuestra web para aprender de todos los consejos que nuestros especialistas y talentos amigos nos ofrecen a través de esta iniciativa, ¡te esperamos!

Porque la salud es lo más importante

¿Cómo desconectar del trabajo?

A la hora de afrontar cómo desconectar del trabajo, en muchas ocasiones no es nada sencillo. Esto conlleva que afecte no solo nuestra salud, también nuestras relaciones sociales y familiares. Precisamente en nuestro artículo sobre cómo tener una buena relación con la familia hablábamos largo y tendido de ello.

Pero aunque díficil, no es imposible. Aprender a desconectar del trabajo está en tu mano. Toma nota de esta serie de consejos, estamos seguros de que te serán de gran ayuda.

Estructurar y separar el tiempo

El primer punto clave del que dependerá el resto es estructurar y compartimentar el tiempo. Hay trabajos en los que desconectar del trabajo es más sencillo. Pero hay otros que por su nivel de estrés o porque implican trabajar en plazos, lo hace más complicado.

En todos los casos, como ya hemos dicho, es vital aprender a desconectar del trabajo. Para ello es importante que te organices para sacar el máximo provecho a tu tiempo. Organizarnos bien nos permitirá que, una vez terminemos con esas obligaciones, ya no nos perturbe ningún asunto pendiente.

Pero cuando hablamos de organizarnos y separar el tiempo, esto también significa que organicemos bien nuestras actividades de ocio. El “no tener que hacer nada” conlleva muchas veces la tentación de trabajar o no desconectar mentalmente. Esto es un gran error.

Haz desconexiones durante tu trabajo

La no desconexión cuando hemos acabado de trabajar se debe en muchas ocasiones a la sobrecarga acumulada en la jornada laboral.

Tomarse unos 10 minutos cada dos horas no solo reducirán la fatiga, también aumentarán nuestro rendimiento.

Para hacer mejor este descanso es bueno moverse del puesto de trabajo, tener alguna charla con los compañeros o simplemente tomarte una bebida relajante como una infusión para retomar fuerzas.

El tiempo de descanso es para descansar

En este tiempo que dediquemos a nosotros mismos es importante que lo utilices para desconectar.

No lleves móviles o usa alguna de las funciones que tienen ahora los más modernos para no recibir llamadas del trabajo y busca una actividad que te ayude a la desconexión.

El móvil es de hecho uno de los elementos que generan más ansiedad y conexión con el trabajo. Algo que conlleva, como con otras adicciones, que tu mente pida más, generando una mayor insatisfacción.

Elegir bien el lugar

Una de las claves de cómo desconectar del trabajo está precisamente en elegir la actividad y dónde hacerla. Esto se aplica desde las pequeñas desconexiones cuando estamos en jornada laboral a cuando hemos finalizado un día de trabajo.

Si tienes una situación de estrés, es positivo buscar sitios que no te recuerden el trabajo y que te transmitan calma. Desde un rincón de tu casa donde leer, a hacer deporte en el parque o pasear con tu familia en la playa.

En este sentido es importante hacer una buena selección de lugares y entornos que nos posibiliten esta desconexión.

Muchas formas de desconectar

Son muchos los que relacionan la desconexión con la rutina con el hecho de relajarse. La verdad es que no es puramente así. Estar relajado o hacer una actividad relajante es solo una de las maneras de desconectar, pero hay muchas más.

De hecho para muchos la mejor forma para desconectar del trabajo es hacer actividades intensas. Desde salir de fiesta con los amigos a practicar deporte. Cualquier opción es válida siempre que consigamos nuestro objetivo.

Técnicas que ayudan a desconectar del trabajo

Todo lo dicho anteriormente conlleva que existan muchas formas de desconexión. Vamos a ver algunas de ellas:

  • Relajación: podemos usar cualquier técnica de relajación. La más sencilla y muy útil es la respiración profunda. Con ella reduciremos nuestro ritmo cardiaco, consiguiendo así llegar a un estado de relajación.
  • Deporte: la actividad física es buena no solo para el cuerpo, también lo es para la mente. Nos ayuda a desconectar liberando además endorfinas que aplacan nuestra ansiedad.
  • Disfrutar de una afición: busca tiempo para hacer el hobby que te guste. Da igual qué hacer solo que te genere satisfacción y con ello una desconexión completa. Hacer actividades placenteras facilita centrar nuestra atención y con ello alejar nuestros pensamientos del trabajo.
  • Descarga emocional: si hay algo que te preocupa del trabajo, no te quedes con ello. Busca apoyo en tu familia o en tus amigos, e incluso si es necesario en algún profesional para transmitir tus preocupaciones.

Desconectar en vacaciones

Las vacaciones son sin duda clave para la desconexión de tu trabajo. Su indudable ventaja son su duración. Aunque se puedan repartir a lo largo del año, es recomendable que parte de ellas sí superen al menos los 10 días seguidos.

Pero a la hora de conseguir esa desconexión es importante empezar antes, en el propio trabajo. Para ello es importante dejar cerrado o haber delegado todos los asuntos pendientes. Tener cuestiones sin resolver es sin duda una de las mayores fuentes de estrés.

💡 De hecho… ¿Conoces el síndrome prevacacional? ¡Sí! ¡Existe!

Como ya hemos dicho anteriormente, es fundamental desconectar de móviles u ordenadores portátiles. Incluso es recomendable que si los vas a utilizar por motivos personales sea lo mínimo posible. Por ello, procura usar opciones como “no molestar” en el móvil para solo recibir las notificaciones que sean importantes y deriva los correos electrónicos o habilita la opción de fuera de la oficina. Con uso mínimo estaremos mandando a nuestro cerebro sensación de no trabajar.

Pero para que desconectar en vacaciones sea un éxito asegurado es importante hacer un cambio de hábitos:

  • Busca actividades o lugares que ayuden a desconectar.
  • Disminuye tus actividades rutinarias.
  • Descubre nuevos lugares.
  • Controla tus horarios. Aunque en vacaciones seamos más permisivos es bueno mantener una rutina a la hora de levantarse o de respetar el sueño.
  • Cuida tu alimentación. Si bien las vacaciones invitan a los excesos, debemos evitarlos. Esta es una época en la que se generalizan muchos problemas digestivos.
  • Aprovecha el tiempo para estar con familia y amigos. Es el momento perfecto para dedicarles tu tiempo.

El hecho de desconectar en vacaciones y hacerlo de forma adecuada nos permite retomar la actividad con un ánimo renovado. Hay personas que incluso necesitan de una excedencia laboral para poder volver a reconectar.

Y es que de eesta forma no solo combatiremos el estrés diario, sino que estaremos mucho mejor preparados para afrontar problemas.

Sin duda, saber desconectar nos permite también conservar el gusto por nuestro trabajo y que no llegue el hartazgo. Por todo ello, no dudes en compartir este post ¡Ayúdanos a divulgar salud! Y, por supuesto, sigue estos consejos para desconectar de la rutina.

seguro de salud
¿Te ha parecido interesante este artículo? ¡Compártelo en redes sociales con tu familia y amigos!
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
Linkedin
Share on whatsapp
Whatsapp
Redactor Salud y Consumo

Licenciado en ADE por la Universidad Autónoma de Madrid y especialista en comunicación por la Universidad Complutense, lleva desde el año 2002 escribiendo sobre temas de consumo, salud y divulgación en general, tanto en revistas escritas como Dinero y Salud, asociaciones y diversas páginas web. Además de ser colaborador en medios escritos (Expansión, Cinco Días, idealista.com, El País, Libertad Digital, El Confidencial,…) Radio (COPE, Onda Cero, Cadena Ser, Onda Madrid…) y Televisión (Telecinco, Antena 3, Telemadrid…).

Perfil de LinkedIn