Cuánta agua debes beber cada día

Hidratarnos de manera correcta todos los días, es muy importante, mucho más de lo que nos puede parecer. ¿Sabes cuánta agua necesitar beber al día?

Una de las claves para tener buena salud es mantenerse bien hidratado. No obstante, las necesidades cambian dependiendo de la persona. Por ello, la cantidad de agua que debemos beber diariamente, es una cuestión sencilla, pero con una respuesta un tanto complicada.

Cuánta agua deberías beber al día

Hay diversos estudios que han intentado establecer numerosas recomendaciones a lo largo de los años. A pesar de ello, debes tener en cuenta que tus necesidades individuales de agua dependen de muchos factores, entre ellos tu salud, tu nivel de actividad o tu lugar de residencia.

Por lo tanto, no existe una fórmula fija que se pueda adaptar a todas las personas. Debes conocer las necesidades de líquido que tiene tu cuerpo, para poder calcular la cantidad exacta de agua que debes tomar cada día.

Los beneficios que nos da el agua son muchos. Para empezar, el agua es el componente químico principal del cuerpo humano, constituye el 60% del peso corporal. Por lo tanto, nuestra salud depende, en gran parte del agua.

Entre otras cosas, el agua elimina los desechos a través de la orina, la transpiración y las evacuaciones intestinales. Mantiene una temperatura normal en nuestro cuerpo. Lubrica y amortigua las articulaciones. Protege los tejidos sensibles.

Si no bebemos la suficiente cantidad de agua que necesitamos para sobrevivir, podemos sufrir deshidratación, que es una afección que ocurre cuando no disponemos del agua suficiente en nuestro cuerpo como para llevar a cabo las funciones normales. Hasta la deshidratación más leve puede quitarnos energía y hacernos sentir cansados.

Todos los días perdemos agua. Al respirar, sudar, orinar… De manera que, para que nuestro cuerpo funcione de manera correcta, debemos reabastecer el suministro de agua. Para ello, debemos consumir bebidas y alimentos que contengan agua.

Es muy probable que hayas oído el famoso consejo de beber 8 vasos de agua al día. Como ya hemos mencionado anteriormente, se trata de un tema relativo. Hay personas que beben solamente cuando tienen sed, otras que les basta con beber menos de 8 vasos diarios, y otras que pueden necesitar incluso más.

Existen numerosos factores a la hora de modificar nuestro consumo de líquidos. Entre ellos están:

  • Ejercicio: si practicas algún deporte es importante que te hidrates antes, durante y después de realizarlo. Si la actividad física es muy intensa y dura más de una hora, una bebida deportiva puede reemplazar los minerales de la sangre que hemos perdido a través del sudor.
  • Entorno: el clima cálido o húmedo puede hacernos sudar y en este caso es importante beber más líquido. No obstante, la deshidratación también puede producirse en altitudes elevadas.
  • Nuestra salud en general: el cuerpo también puede perder líquidos cuando enfermamos, tenemos fiebre, vómitos o diarrea. En ese caso debemos acudir a un médico y seguir sus recomendaciones para beber soluciones de rehidratación oral. Cuando sufrimos infecciones de vejiga también debemos aumentar nuestro consumo de agua.
  • Embarazo o lactancia: las mujeres que están embarazadas o en periodo de lactancia, necesitan más líquidos para mantenerse lo suficientemente hidratadas.