¿Cuáles son las enfermedades más comunes en niños de 1 a 3 años?

23 oct enfermedades-comunes-niños

“Una de las muchas experiencias interesantes y sorprendentes del principiante en el análisis de niños es encontrar en niños muy pequeños, incluso una capacidad de visión que a menudo es mucho mayor que la de los adultos”. Melanie Klein

El 23 de octubre es el Día Mundial de Acción para la Supervivencia Infantil, un evento que organiza la ONG Save the Children. El objetivo es detener la mortalidad de los niños menores de 5 años y de sus madres por causas que se pueden prevenir. Cuando tenemos un bebé, nos aterra pensar en que pudiera pasarle algo, y esa preocupación continúa sobre todo en los primeros años de vida. Nos gusta saber que nuestros hijos estarán siempre sanos o bien atendidos, y prevenir posibles problemas. Por ello te diremos cuáles son las enfermedades más habituales en niños de 1 a 3 años y cómo prevenirlas.

¿Cuáles son las enfermedades más comunes en niños pequeños?

  • Conjuntivitis:

¿Qué es? Es una inflamación de la mucosa conjuntiva, que es una membrana que envuelve el globo ocular.

¿Cuáles son los factores que las producen? Las principales causas son las alergias y las infecciones. Es importante saber que la conjuntivitis infecciosa se puede trasmitir mediante la tos, estornudos, tocarse con las manos, toallas y pañuelos.

¿Cuáles son los síntomas? Se suele presentar en forma de enrojecimiento ocular, legañas, lacrimeo, picor, inflamación de los párpados y otras molestias en el ojo.

¿Cuál es su tratamiento? El tratamiento principal es la higiene de los ojos y, sólo en caso de ser bacteriana, se emplea un colirio con antibiótico recetado por el pediatra.

  • Varicela:

¿Qué es? Es una enfermedad producida por un virus que afecta en especial a niños entre los 3 a los 10 años.

¿Cuáles son los factores que las producen? Se trasmite a través de la respiración de gotas de saliva que expulsa una persona enferma, así como por el contacto con las erupciones cutáneas de alguien con este virus. Se puede contagiar desde dos días antes de que aparezcan las erupciones cutáneas, hasta aproximadamente una semana, después de que se hayan convertido en costras.

¿Cuáles son los síntomas? Los principales síntomas son fiebre, debilidad, cansancio, erupciones cutáneas y picor intenso. Estas erupciones suelen salir al principio en la cara y en el pecho, y se extienden al resto del cuerpo. Cuando se secan dejan una costra. Su duración aproximada es de una semana, aunque depende del niño.

¿Cuál es su tratamiento? Está dirigido principalmente a reducir síntomas: el picor y la fiebre. Pero el propio cuerpo del niño se encargará de superar la infección. Para evitar el contagio el niño deberá quedarse en casa hasta la fase de costra, en un entorno fresco (la humedad empeora el picor) y cortarle las uñas para que no se haga daño.

  • Resfriado:

¿Qué es? Es una afección de las vías aéreas altas (garganta y nariz)

¿Cuáles son los factores que las producen? Está provocado por una gran variedad de virus. Se trasmite por el aire, donde son expulsadas secreciones de las vías respiratorias de las personas enfermas a través de estornudos o tos. Además, también puede contagiarse mediante el contacto de la boca, nariz, manos u ojos con objetos contaminados. Los niños son la población más afectada por esta enfermedad, ya que su sistema inmune aún no está lo suficientemente desarrollado, así como por el contacto frecuente con otros niños.

¿Cuáles son los síntomas? Los signos más frecuentes son: estornudos, tos, mucosidad, obstrucción y secreción nasal, dificultades para respirar, fiebre, molestias en la garganta y malestar general. Suele tener una duración de seis o siete días.

¿Cuál es su tratamiento? Es importante tener en cuenta que el resfriado se cura solo, así que el tratamiento se orientará a reducir sus síntomas. Es crucial mantener una buena hidratación en el niño, una buena humidificación ambiental mediante vaporizadores y lavarnos las manos de manera frecuente para evitar el contagio.

  • Diarrea:

¿Qué es? Consiste en una inflamación de los intestinos y el estómago.

¿Cuáles son los factores que las producen? Las principales causas son las infecciones de origen diverso (virus, bacterias, parásitos, etc) principalmente contraídas por la ingesta de alimentos contaminados, una reacción a la introducción de nuevos alimentos o por efectos secundarios de algunos medicamentos.

¿Cuáles son los síntomas? Los síntomas de la inflamación se traducen en un aumento del número de deposiciones, así como un cambio en su consistencia habitual. Existe peligro de deshidratación, y desnutrición en el niño, ya que a través de las deposiciones pierde mucha agua y sales minerales.

¿Cuál es su tratamiento? Se recomienda la ingesta frecuente de líquidos, una dieta astringente (una dieta en la que se eliminen o reduzcan los alimentos ricos en fibra), y basada en alimentos pobres en residuos como el arroz, las zanahorias, el pollo y el pescado hervido.

  • Otitis:

¿Qué es? Es una infección que se produce en el oído por la acción de bacterias, virus o por causa de la alergia. Puede afectar a diferentes partes del oído.

¿Cuáles son los factores que las producen? Existen diferentes causas que se pueden evitar o aplacar: el contacto con el agua de las piscinas, el extraer la cera de los oídos (tiene una función protectora) y la mucosidad del niño provocado por enfermedades respiratorias.

¿Cuáles son los síntomas? Los síntomas principales suelen ser fiebre, dolor de oído y supuración del mismo. Estos problemas suelen producir diversas reacciones en los niños, como irritabilidad, rechazo de determinados alimentos, lloros…

¿Cuál es su tratamiento? Es conveniente acudir al pediatra o al otorrino para que nos dé el tratamiento oportuno. Este suele versar principalmente en antibióticos, antiinflamatorios y analgésicos.

En cualquier caso, siempre recomendamos la prevención y tratamiento temprano de los síntomas, para evitar la prolongación del malestar del pequeño. Además, es importante que, en muchos casos, dejemos a nuestro hijo en casa para evitar el contagio, y que acudamos a un pediatra que haga la temprana valoración y tratamiento oportuno. En algunos casos existen vacunas para reforzar el sistema inmune del niño, un recurso que es crucial sobretodo en enfermedades como la rubeola o el sarampión. Para que seamos atendidos de forma más personalizada, sin prisas y con menos tiempo de espera, es de gran utilidad contratar un seguro médico para toda la familia. Porque todos, en especial los más pequeños, merecen una atención médica de calidad.