La postura que debes mantener en el trabajo y cómo conseguirla

Si eres una persona con jornadas laborales largas en las que estás siempre o casi siempre sentado frente a la pantalla del ordenador, este post puede interesarte. 

Ya no es novedad, alrededor del 85% de la población sufre intensos dolores de espalda y otro tipo de males que derivan de una mala postura en el lugar de trabajo. A pesar de que casi todos tenemos clara cuál es la postura que debemos mantener cuando estamos sentados en un escritorio, es casi inevitable que, con el paso de las horas, la vayamos deformando en busca de una mayor comodidad. Se trata de un hábito inconsciente que nos pasa factura. 

Un trabajador puede pasar una media de 8 horas sentado y esto puede generar graves molestias o incluso problemas de salud, por lo que no hay que tomarse este tema a la ligera. 

Para que puedas evitar este tipo de problemas, a continuación te ofrecemos una serie de consejos y medidas para mantener una buena postura corporal durante toda la jornada laboral. 

Una postura correcta es fundamental

Para poder mantener una postura correcta durante en el trabajo tantas horas, es importante mantener todas las zonas del cuerpo de la siguiente manera: 

  • El cuello: mantén la mirada siempre al frente, evitando doblar el cuello, de manera que la parte superior de la pantalla debe quedar a la altura de tu línea horizontal de visión. 
  • Hombros: deben estar siempre relajados. 
  • Codos: es importante dejarlos apoyados y pegados a tu cuerpo.
  • Brazos: no dejarlos nunca en suspensión. 
  • Antebrazos: deben apoyarse siempre sobre el escritorio o sobre la silla en la que estés sentado. 
  • Muñecas: lo ideal es que estén relajadas y alineadas respecto al antebrazo, evitando desviaciones o posiciones antinaturales.
  • Espalda: hay que mantener su curvatura natural, por lo que lo mejor es apoyarla por completo en el respaldo de la silla. 
  • Cadera: mantén un ángulo entre los 90º o 100º, con los muslos paralelos al suelo. 
  • Rodillas: deben formar un ángulo mayor a 90º, y sobretodo evitar cruzar las piernas a la altura de la cadera. 
  • Pies: hay que mantenerlos completamente apoyados en el suelo. 
  • Vista: cada cierto tiempo realiza el ejercicio de mirar un punto lejano, como por ejemplo, unas escaleras, de esta manera relajarás los músculos oculares. 

Posturas que se deben evitar

Siguiendo las recomendaciones anteriores, debes evitar las siguientes: 

  • Mantener el cuello girado para ver el monitor.
  • Poner el teclado en un ángulo incómodo para tus muñecas.
  • No apoyar la espalda en el respaldo de la silla. 
  • Que el asiento no ejerza un exceso de presión en la parte baja y posterior de las piernas. 
  • No apoyar firmemente los pies en el suelo. 
  • Tener el ratón demasiado lejos del brazo. 
  • Que el monitor se encuentre a una altura diferente a tu cabeza. 

Maneras en las que nos puede afectar mantener una mala postura frente al ordenador

Hay un gran número de molestias que podemos sufrir debido a una postura incorrecta frente al ordenador. Las principales son: 

  • Visión: sentarse demasiado cerca de la pantalla del ordenador puede ocasionar miopía. Por eso es importante tener siempre presente que la distancia ideal entre el usuario y el monitor no debe ser nunca menor de 40 centímetros.
  • Cuello: los dolores y los diferentes grados de tensión en el cuello son una clara evidencia de la presencia de problemas musculares que se derivan de estar sentados de manera incorrecta durante largos periodos de tiempo. 
  • Hombros: el cansancio o el dolor de los hombros provoca tensión muscular. 
  • Espalda y piernas: por lo general, suelen ser dolores de diferente intensidad y están ocasionados por tensión muscular y malas posturas.
  • Manos: como la mayoría de los trabajos que se hacen frente al ordenador involucran un gran uso del ratón y del teclado, las manos son, sin duda, las extremidades que más llegan a sufrir de lesiones por movimiento repetitivo, acabando por sufrir tendinitis o los síndromes de túnel carpiano.