Naproxeno, qué es y cuándo tomarlo

El Naproxeno, es un fármaco que pertenece al grupo de los llamados antiinflamatorios no esteroideos, al igual que otros medicamentos muy conocidos.

Dentro de estos medicamentos encontramos el ibuprofeno, el dexketoprofeno y ketorolaco.

Naproxeno qué es y para qué se usa

Los AINEs en general y, en el naproxeno en particular tienen tres efectos farmacológicos. En primer lugar, son fármacos antiinflamatorios. También, son analgésicos para el dolor y finalmente antipiréticos para la fiebre.

Por esta razón se usan para tratamiento de procesos que cursan con estos síntomas: dolor inflamación o fiebre independientemente de su causa. Pueden ser de utilidad, por ejemplo, en dolores de cabeza, dolores menstruales, torceduras, esguinces y también, en procesos febriles.

Las presentaciones más habituales de naproxeno suelen ser comprimidos de 500 a 550 miligramos. Estas presentaciones necesitan receta para su dispensación en la farmacia. Además, existen otras presentaciones sin receta que incluyen dosis inferiores.

Pros y contrás de Naproxeno frente a Ibuprofeno

Como norma general de los tratamientos analgésicos, las dosis a emplear deben de ser las más bajas posibles que nos permitan controlar los síntomas que tenemos. De igual manera, la duración del tratamiento debe de ser lo más corta posible. En el caso de naproxeno la dosis habitual es de un comprimido seguido de medio comprimido cada 6 o 8 horas.

El naproxeno, al igual que el resto de antiinflamatorios, puede dar lugar a una lesión de la mucosa gástrica, aumentando el riesgo de úlceras de estómago. Parece ser, que el riesgo con naproxeno es un poquito superior al del ibuprofeno, debido a esta reacción adversa se aconseja administrar el naproxeno junto con alimentos y durante el menor tiempo posible.

También debe de usarse con precaución en pacientes con asma debido a que puede favorecer la aparición de crisis asmáticas. Por el contrario, parece presentar menor riesgo de hipertensión arterial y de trombosis que otros antiinflamatorios.

¿Abusamos de los antiinflamatorios?

Es evidente que el uso de antiinflamatorios como naproxeno, entre otros, ha ayudado a mejorar la calidad de vida de muchas personas en momentos concretos. Pero, también es verdad, que este tipo de medicamento no siempre se utiliza de la manera más adecuada.

Probablemente el principal problema es que se está haciendo un uso masivo de este tipo de solución. Esto significa que no sólo las personas con dolencias crónicas lo utilizan de manera sistemática, algo que es discutible para muchos profesionales de la salud, sino también por la población en general. Esto va en contra de la mejor administración posible de este tipo de medicamentos, que sería, siempre bajo control médico, siempre en las dosis más bajas posibles, y, siempre durante ciclos lo más cortos posible.

Hay que tener en cuenta que se trata de medicamentos paliativos, no curan sino que alivian. Tomarlos de manera indiscriminada puede acentuar los efectos negativos que puede llegar a provocar, y que van desde complicaciones gástricas (especialmente en el caso de naproxeno) hasta problemas renales y cardiovasculares.

Por tanto, y a pesar de tratarse de un medicamento extendido y de fácil acceso, lo correcto es utilizarlo sólo cuando nuestro médico nos lo prescribe, y, de la forma y en el tiempo en el que se nos dé dicha prescripción. La automedicación es un problema serio que deberíamos tratar de evitar, máxime cuando se trata de medicamentos que, bien por efectos secundarios, o bien por interacción con otros medicamentos, pueden perjudicar seriamente nuestra salud.