Psoriasis: Qué es, causas y tratamientos

psoriasis
Tiempo de lectura: 5 minutos

Enrojecimiento, irritación y escamas plateadas que cubren la piel. Estos son los elementos visibles y más conocidos de la psoriasis, pero detrás de esta enfermedad cutánea crónica hay mucho más.

Por sus características, esta dolencia no solo puede condicionar tu vida e incluso tu estado anímico, sino que detrás de ella pueden estar desde otras enfermedades de origen autoinmune a complicaciones que hay que tener muy en cuenta.

¿Qué es la psoriasis?

La psoriasis se produce por una acumulación rápida de las células cutáneas en la superficie de la piel debida a una aceleración en su ciclo de vida. Estas células excedentes forman las escamas y manchas rojizas que definen esta enfermedad y que causan picor e incluso dolor.

💡 La psoriasis es una enfermedad inflamatoria crónica de origen autoinmune, es decir se produce por una reacción de parte de nuestro sistema inmunitario.

En concreto en la psoriasis por la reacción de algunos tipos de linfocito que junto queratinocitos y las citosinas producen esta acumulación anómala. Además, la psoriasis actúa en forma de brotes de actividad. Puede aparecer y luego estar largos periodos de tiempo inactiva.

No existe cura para la psoriasis, pero si tratamientos que junto a ciertos hábitos ayudan a controlarla.

Síntomas de la psoriasis

Los síntomas de la psoriasis difieren en cada paciente, aunque sí existen algunos que se repiten con mucha frecuencia:

  • Manchas rojas cubiertas con escamas gruesas blanquecinas.
  • Piel seca y agrietada en la que incluso suelen sangrar.
  • Ardor, picazón e incluso dolor.
  • Engrosamiento en las uñas.
  • Inflamación en articulaciones con sensación de rigidez.

El más común y llamativo, las manchas, pueden variar enormemente en su tamaño. Pueden ser desde pequeñas erupciones a abarcar áreas muy extensas del cuerpo.

psoriasis

Cómo ya hemos adelantado, cursan en forma de brotes que duran unas pocas semanas o meses para luego remitir durante periodos de tiempo que pueden ser muy prolongados.

¿Qué tipos de psoriasis hay?

Esta distinta sintomatología da lugar a varios tipos de psoriasis:

Psoriasis en placas

Es la forma más común. Produce lesiones secas, elevadas y rojas en la piel (placas) cubiertas con escamas blanquecinas, de una extensión variable (algunas muy localizadas y otras que cubren áreas muy extensas).

Las placas pueden producir quemazón, picor e incluso dolor.  Aparecen en cualquier lugar del cuerpo.

Psoriasis en gotas

Su característica principal es la descamación en forma de gotas en el torso, los brazos, las piernas y el cuero cabelludo.

Las lesiones están cubiertas por escamas mucho más finas y que en la psoriasis de placas. Esta puede aparecer una sola vez o en forma de brotes recurrentes.

Psoriasis pustulosa

No es la forma más frecuente, pero si una de las más molestas. Esta comienza con el enrojecimiento e hipersensibilidad de ciertas áreas de la piel en la que a las pocas horas aparecen ampollas con pus.

Su extensión puede ser amplia (psoriasis pustulosa generalizada) o en zonas pequeñas como manos, puntas de los dedos o pies. Las ampollas aparecen y desaparecen, pero durante estos episodios se puede tener además de picor intenso, fiebre e incluso diarrea.

Psoriasis inversa

Es una psoriasis localizada que afecta especialmente a genitales, ingles, parte inferior de los senos y axilas. Causa manchas rojizas, lisas e inflamadas que empeoran con la sudoración, tan común en estas zonas.

Psoriasis en las uñas

Es otro tipo muy localizado que afecta a las uñas de pies y manos. En ocasiones conlleva al astillamiento o que se separen del lecho ungueal.

Psoriasis eritrodérmica

No es muy frecuente, pero puede abarcar todo el cuerpo. En este caso aparece una erupción rojiza que causa picor y ardor intenso y que da como resultado el desprendimiento de la piel.

Artritis psoriásica

Además de los síntomas en la piel este tipo de psoriasis provoca inflamación y dolor en las articulaciones típicos de la artritis que pueden afectar a cualquier articulación.

Los síntomas varían entre leves y graves, pudiendo provocar rigidez y daños progresivos en las articulaciones.

ℹ️ Calcula el precio de tu Seguro de Salud

Causas de la psoriasis

La psoriasis es un trastorno autoinmune relacionado con un problema en los linfocitos T y otros glóbulos blancos.

En una persona normal, estos linfocitos T se desplazan por el cuerpo para combatir a virus o bacterias, pero en una persona con psoriasis atacan a las células sanas de la piel por error, lo que provoca la sobreproducción de células.

Estas células cutáneas nuevas se desplazan hacia la capa más externa de la piel de forma rápida acumulándose, formando las manchas gruesas y escamosas, a la vez que la mayor circulación sanguínea que genera este proceso genera el enrojecimiento.

Se desconoce las razones por las que se produce este mal funcionamiento de las células T pudiendo existir tanto factores genéticos como ambientales.

Factores de riesgo

Aunque se desconozca la razón por la que actúa así el sistema autoinmune, sí se conoce que hay ciertos factores de riesgo que inciden en esta enfermedad:

  • Antecedentes familiares:  Es uno de los factores de riesgo más importantes.
  • Infecciones bacterianas y víricas: Personas con infecciones recurrentes o con VIH tienen más probabilidad de contraerla.
  • Estrés: En la medida que en exceso afecta al sistema inmunitario.
  • Obesidad:  Por tener mayores pliegues en la piel.
  • Tabaco: Aumenta tanto las posibilidades de contraer la enfermedad como su gravedad.

Además, personas que sufren otros trastornos autoinmunes como la Enfermedad de Crohn son más susceptibles de añadir a su dolencia principal la psoriasis, lo que demuestra la conexión existente entre enfermedades autoinmunes.

Complicaciones y riesgos

No solo hay conexión entre las dolencias autoinmunes, también la psoriasis aumenta el riesgo de contraer ciertas enfermedades:

Si sufres psoriasis, corres más riesgo de contraer ciertas enfermedades. Algunas de ellas son:

  • Trastornos oculares: Como la uveítis o la conjuntivitis.
  • Diabetes tipo 2: Especialmente en casos de psoriasis grave.
  • Presión arterial alta y enfermedades cardiovasculares.
  • Enfermedad de Parkinson.
  • Problemas renales.

Igualmente son muy importantes los trastornos emocionales que afectan a tu calidad de vida y que derivan desde la baja autoestima a la depresión e incluso el aislamiento social, todos ellos muy relacionados con la imagen exterior de esta enfermedad. Compartir tu experiencia con otras personas que sufren la enfermedad es de enorme ayuda.

Tratamiento de la psoriasis

No existe una cura para la psoriasis, pero los síntomas se pueden controlar. Además del cuidado de la piel, dejar de fumar y controlar el estrés, existentes tratamientos cada vez más eficaces y complementarios que ayudan a mantener los síntomas bajo control.

Igual que hay diferentes tipos de psoriasis y cursa de forma muy diferente, los tratamientos también lo son, siempre personalizados a cada paciente.

Así, podemos distinguir tres áreas de tratamiento:

Terapias no sistémicas:

  • Terapias tópicas: tratamientos que se emplean externamente y se aplican de forma localizada sobre las lesiones como las cremas con corticoides.
  • Fototerapia: Tratamiento con luz ultravioleta

Terapias sistémicas:

Medicamentos administrados en comprimidos o inyecciones, entre los que destacan los corticoides o la antralina que contribuye a desacelerar el crecimiento de las células.

Terapias biológicas:

Medicamentos elaborados a partir de células que actúan directamente en el sistema inmunitario. Se administran como inyecciones subcutáneas o de forma intravenosa.

Todos estos avances en diferentes facetas, como está ocurriendo en los últimos años con las terapias biológicas permiten no solo tener diferentes alternativas y aumentar su eficacia, sino que la calidad de vida del paciente con psoriasis sea cada vez mayor.

Y si crees que sufres psoriasis, acude a tu centro de salud más cercano. No dudes en ponerte en contacto con nosotros y te informaremos y asesoraremos sobre todo lo que necesites saber.

¿Te ha parecido útil este artículo? ¡Compártelo en tus Redes Sociales!