¿Qué es la microbiota intestinal? Y por qué es tan importante para tus defensas

que es la microbiota intestinal
Tiempo de lectura: 6 minutos

¿Sabes qué es la microbiota intestinal? El gran avance en los últimos años de los conocimientos sobre la microbiota intestinal está revolucionando el mundo de la salud digestiva, inmunitaria e incluso metabólica, y en este artículo queremos explicarte el porqué.

Como nos detallan en esta entrada de la Universidad de Harvard, la microbiota consiste en trillones de microorganismos que habitan un lugar determinado, en este caso nuestro organismo, y más concretamente nuestro intestino.

 De hecho se calcula que por cada una de nuestras propias células hay unas 10 células de otros microorganismos  conviviendo con nosotros ¿No te parece sorprendente? Si bien la mayoría de ellos son bacterias, también encontramos un buen número de hongos, protozoos e incluso virus que conviven con nosotros.

Si en tu cabeza sigue la expresión “flora intestinal” tenemos que pedirte que la olvides, pues hace ya unos años que este término ha sido sustituido por el de microbiota intestinal. Esto se debe a que flora hace referencia al mundo de los vegetales, y como ya hemos visto, esto nada tienen que ver con los microorganismos  que la componen.

Si esta introducción te ha parecido interesante, continúa leyendo en detalle sobre qué es la microbiota intestinal.

¿Qué es la microbiota y Por qué la dejamos estar ahí?

Esta es la gran pregunta que un inicio se hacían los científicos, y que probablemente tú también te hagas. Pronto descubrieron que la mayoría de los microorganismos que conforman la microbiota intestinal son simbiontes, es decir, nos ofrecen algún beneficio a cambio de que nosotros les ofrezcamos otro.

Lo que nosotros les ofrecemos es, generalmente, alojamiento y comida. Somos para ellos casi como una pensión. De hecho la mayoría de los microorganismos de nuestra microbiota están en nuestro intestino, donde abundan los nutrientes.

Esto puede llevarte a deducir que nos “roban” parte de los nutrientes que ingerimos, pero no suele ser así. Sí es cierto que pueden utilizar como fuente de energía algunos azúcares y grasas, pero la mayoría prefieren las fibras vegetales, tan solo algunos tipos, ya que la estructura de las fibras es muy variable.

Cuando el consumo de estas fibras es abundante redunda en multitud de beneficios para la salud, resultado de su efecto diversificador y protector sobre la microbiota. Veamos cuáles son.

microbiota intestinal
Dibujo de la microbiota en el intestino

Beneficios de una buena microbiota

Ahora que ya te has conformado una idea sobre qué es la microbiota intestinal, pasamos a repasar sus beneficios. Para descubrir todas las ventajas que nos brinda el equilibrio entre los microorganismos del intestino, te ofrecemos un listado de las acciones en las que participan de manera decisiva para tu salud. Estas son:

  1. Desarrollo intestinal
  2. Mejora digestiva
  3. Regulación del sistema inmune
  4. Prevención de infecciones
  5. Metabolismo energético: azúcares y grasas
  6. Aporte de nutrientes
  7. Equilibrio hormonal
  8. Influencia en el estado ánimo

Veamos cada una con más detalle:

Desarrollo intestinal

Las especies microbianas del intestino interaccionan en los primeros meses de vida con las células intestinales, las de su epitelio, las de sus vasos sanguíneos y también las del sistema nervioso digestivo.

Se ha comprobado que sin esta interacción de la microbiota el desarrollo de todos estos tejidos es deficiente, lo que implica alteraciones funcionales, por ejemplo, una menor motilidad del intestino grueso que puede derivar en estreñimiento.  

seguros de salud

Mejora digestiva

Muchos microorganismos intestinales favorecen la digestión y asimilación de diversos nutrientes, y sin esta “ayuda” estos compuestos pueden resultarnos indigestos y provocarnos gases, pesadez digestiva e incluso diarrea. Este es el caso, entre otros, del azúcar de la leche, la lactosa, o de muchas fibras vegetales.

alimentos ricos en fibra
Alimentos ricos en fibras vegetales

En ocasiones la no asimilación de estos compuestos no nos ocasiona malestar, pero no podemos aprovechar sus propiedades. Es lo que sucede con muchos antioxidantes.

Regulación del sistema inmune

El contacto durante los primeros años de vida de las células inmunitarias (defensivas) con la microbiota intestinal es determinante para que se desarrollen  y aprendan a diferenciar las sustancias o microorganismos dañinos de los que no lo son.

Esto nos protege frente a atopias, como las de la piel,  frente a  alergias e incluso frente a patologías autoinmunes, aunque en ellas hay múltiples factores implicados.

En la adolescencia y edad adulta, una microbiota equilibrada favorece además que la respuesta inflamatoria sea  proporcionada, y su resolución se dé en un menor plazo de tiempo.

Prevención de infecciones

Muchas especies simbiontes que viven en nuestro colon producen sustancias que inhiben la  proliferación de patógenos. Entre ellos está el rotavirus, causante de diarrea, o especies oportunistas como Candida albicans, que causavaginitis, o algunas cepas de Escherichia coli, que pueden producir cistitis.

Metabolismo energético: Azúcares y grasas.

Regulan la absorción y los niveles en sangre de colesterol,  azúcar y grasas. Los mecanismos por los que se da esta regulación son diversos y aún se están estudiando, pero ya existen multitud de estudios que vinculan desequilibrios en la microbiota intestinal, con el riesgo de diabetes y obesidad.

Aporte de nutrientes

Algunas vitaminas  las obtenemos fundamentalmente porque las producen determinados microorganismos en nuestro intestino, este es el caso de la vitamina K2, poco conocida pero fundamental para tus huesos.

Otras vitaminas, muy importantes, que produce la microbiota y sus funciones son: 

  • Vitamina B6: Mejora el sistema inmune y participa en la obtención de energía.
  • Vitamina B12: Desarrollo y función del sistema nervioso, además de la formación de los glóbulos rojos en la sangre.
  • Vitamina B9 (ácido fólico): Regeneración de tejidos,  formación de glóbulos rojos (como la anterior) y también prevención de la espina bífida en el feto.
  • Vitamina C: Regeneración de tejidos, fundamental para el sistema inmune y antioxidante.

Otro nutriente destacado que produce la microbiota son los ácidos grasos de cadena corta (butirato y propionato entre otros) que sirven para suministrar energía a las células del colon.

Estas grasas han mostrado un efecto protector frente a patologías como la colitis, y también en la prevención del cáncer de colon, en nuestro post del blog de Salud de Aegon, “Signos y síntomas del cáncer de colon”, puedes  encontrar más información.

Equilibrio hormonal

Algunas especies tienen la capacidad de activar o desactivar diversos tipos de estrógenos y sus precursores. Estos pasan del intestino a sangre, afectando a los tejidos y órganos del sistema reproductor: mama, útero, endometrio, ovarios…

Si la proporción entre estrógenos activos e inactivos se altera somos más propensas a padecer endometriosis, trastornos menstruales e incluso trastornos de fertilidad.

Influencia en el estado de ánimo

microbiota
La microbiota influye en nuestras emociones

Muchas bacterias producen sustancias que interaccionan con los nervios del sistema digestivo y algunos de estos nervios conectan con el sistema nervioso central, es el denominado “eje intestino-cerebro”.

Si las sustancias que produce la microbiota indican algún desequilibrio, esto es percibido por el sistema nervioso central, e influye en nuestra tendencia ansiosa y depresiva.

Con todo lo que hemos visto creo que queda de manifiesto que el cuidado de la microbiota intestinal resulta indispensable para el mantenimiento de una buena salud. Una de las claves de su cuidado es el consumo diario de algunos tipos de fibras vegetales, que encontramos mayoritariamente en verduras, hortalizas y frutas.

Otras posible estrategia es la de recurrir al uso de probióticos, que la Asociación mundial de gastroenterología define como microorganimos capaces de causar un beneficio en su hospedador, en nuestro caso el ser humano.

Para ello podemos recurrir a alimentos como  el yogur y el kéfir o incluso a complementos probióticos, donde se encuentran en grandes dosis. En este caso siempre os aconsejo usarlos bajo supervisión de un profesional, ya que su gran variedad hace que deban valorarse personalmente.

Ahora ya terminamos, espero que este artículo sobre qué es la microbiota intestinal. Esperamos que te haya parecido interesante y sobre todo útil. Si es así no dejes por favor de compartirlo en tus redes, es una buena manera de concienciar y ayudar a cuidar a tus familiares y amigos.