El envejecimiento activo: ideas que prolongarán nuestra vida

Cada vez vivimos más, y además lo hacemos con una calidad de vida mayor, que nos permite realizar muchas actividades. Esta nueva etapa, en la que también se deja de trabajar, puede causar a muchos mayores una mayor brecha por todos los cambios que se producen, aparcando incluso opciones de ocio y empeorando así la salud física y la salud mental. Para combatir esto, hoy te quiero hablar del envejecimiento activo.

Este concepto creado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), enlaza dos hechos que cada vez están más relacionados: la prevención en salud y una vejez en la que no hay que renunciar a estar ocupado física y mentalmente.

Por todo ello, es tan importante conocer qué es el envejecimiento activo. Existen muchas posibilidades y vertientes para tener una mayor calidad de vida. ¡Te las cuento!

El mayor cuadro médico para cuidar de ti.
Más de 50.000 especialistas.
Más de 1.000 clínicas a tu disposición.

Definición de envejecimiento activo

Nuestra vida, cuando llega a la etapa adulta, está definida por todo tipo de actividades que ocupan buena parte de nuestro tiempo, principalmente el trabajo y el cuidado de la familia. Cuando llegamos a mayores, esto cambia radicalmente en muchos casos. Dejamos de trabajar y muchas de las obligaciones familiares desaparecen con unos hijos ya emancipados.

El resultado es que queda un hueco que puede ser incluso perjudicial para nuestra salud física y mental. Esto es contra lo que lucha el envejecimiento activo.

Es un concepto vivo, que se ha ido matizando, y que va desde la capacidad de realizar actividades productivas por parte de los mayores y la sociedad, a otras más basadas en criterios cívicos y culturales.

Pero en todo caso, el envejecimiento activo y saludable busca que los mayores disfruten de una mejor calidad de vida.

Envejecimiento activo según la OMS

El concepto de envejecimiento activo, como ya te he adelantado, empezó a aplicarlo la OMS desde los años 90, a partir de la definición del envejecimiento saludable o healthy ageing, desarrollándose especialmente ya en este siglo.

Así, se define el envejecimiento activo por la OMS como “el proceso en que se optimizan las oportunidades de salud, participación y seguridad a fin de mejorar la calidad de vida de las personas a medida que envejecen”.

Esta definición de envejecimiento activo de la OMS señala puntos que son muy importantes:

  • Retira el foco en la participación de los mayores en el mercado de trabajo, que es el que dominaba las primeras definiciones de envejecimiento activo
  • La salud física tiene una gran importancia, pero tampoco es el único factor
  • Considera aspectos sociales, económicos y psicológicos
  • No obvia el factor individual, pero lo circunscribe a nivel de comunidad, dando importancia tanto a aspectos culturales como a las diferencias de género

Todo ello hace que el concepto de envejecimiento activo de la OMS se base en tres pilares:

  • Salud
  • Participación
  • Seguridad

Y para conseguir un correcto envejecimiento activo, la OMS define seis determinantes:

  1. Servicios sociales y sanitarios: prevención, curación y asistencia de larga duración
  2. Conductas saludables: alimentación saludable, actividad física, no consumo de sustancias nocivas (fumar, beber alcohol) y tratamientos farmacológicos
  3. Factores personales: biológicos, genéticos, psicológicos
  4. Entorno físico: características de la vivienda, entornos saludables
  5. Factores sociales: educación y apoyo social
  6. Determinantes económicos: ingresos suficientes o protección social

Actividades y ejercicios

Todo lo que estamos comentando, se resume en una realidad: cuando envejecemos, nuestra calidad de vida está muy determinada tanto por una esperanza de vida sana, sin enfermedad, como por mantener nuestra autonomía e independencia a distintos niveles.

Para conseguir una buena calidad de vida a través del envejecimiento activo y saludable, hay toda una gama amplia de actividades que, combinadas, ayudarán a disfrutar más y mejor de la vejez y además de forma saludable.

Cuidado de la salud y la alimentación

Mantener unos hábitos de vida saludable, es uno de los pilares fundamentales del envejecimiento activo. Este, se basa en combinar diferentes factores con hábitos que, aplicados lo antes posible, ayudan a disfrutar más de la vejez:

  • Realizar ejercicio físico: para lograr un correcto envejecimiento activo las actividades físicas son esenciales. Sin embargo, no hace falta que sea una actividad física exigente, pero sí continua, como caminar una hora diaria. Lo importante es adaptar esta actividad a nuestra edad y estado de salud, y mantener una dinámica en el tiempo para estar en buena forma física.
  • Cuidar la alimentación: en general, debe ser sana y equilibrada, que aporte todos los nutrientes necesarios. Sobre esta base, es imprescindible adaptarla a las necesidades propias de cada uno. Aquí te dejamos 10 ideas de comidas sanas.
  • Proteger la salud: con un especial énfasis en la labor de prevención, con un control adecuado de los parámetros fundamentales, visitar al médico de forma periódica o el uso adecuado de medicamentos.
  • Evitar hábitos de vida perjudiciales: muy relacionado con el anterior, se debe abandonar o evitar hábitos que dañan la salud, como es el consumo de tabaco o el abuso de otras sustancias como el alcohol.

💡 Si te preocupa tu salud y quieres tener acceso a los mejores profesionales cuando lo necesites, visita la web de Aegon para consultar toda su oferta de seguros de salud y elige el que mejor se adapte a ti.

Actividades y ejercicios al aire libre

Como su propio nombre indica, no estamos hablando solo de un envejecimiento saludable, sino principalmente activo. Por ello, mantenerse ocupado física y psicológicamente es un pilar fundamental y diferencial del envejecimiento activo.

Ya te he señalado que, en las primeras definiciones, se hacía hincapié al aspecto laboral. Ahora, este no se descarta, y son muchos los mayores que continúan con una actividad profesional aunque de menor intensidad. Lo importante es que esta no se considera imprescindible ni única.

Así, tienen una mayor importancia:

  • Viajes de todo tipo, desde los que se enfocan solo a desconectar a otros con una mayor vertiente cultural.
  • Reuniones sociales y familiares: igual que la soledad es enemiga de los mayores, las relaciones y el contacto personal ofrecen grandes beneficios.
  • Mayor contacto con la naturaleza y aire libre: dentro de nuestras actividades, solos o con familia y amigos, el contacto con la naturaleza aporta beneficios a nuestro organismo. No hace falta realizar grandes esfuerzos, un simple paseo es de gran ayuda.

Mantener la mente activa

Mantener la mente activa y evitar o posponer problemas de salud mental, es otro de los pilares fundamentales, y lo podemos hacer con una doble vertiente: aprendiendo y enseñando.

  • Aprendiendo: las posibilidades son enormes, desde talleres, a incluso cursar un grado universitario. Existen programas específicos de formación para mayores, como UNED senior. La formación ayuda a mejora la confianza, reforzar la autoestima y, con ello, el bienestar.
  • Enseñando: a lo largo de la vida acumulamos muchas habilidades que podemos compartir y, así, ser partícipes activos de la sociedad. Las opciones vuelven a ser muy variadas, desde dar clases, a ser guías voluntarios.

💙 Desde Aegon, hemos creado Cariñoterapia con sentido, un programa que nos ayuda a tomar consciencia de la importancia de cuidarnos, de forma integral, trabajando nuestros 5 sentidos para alcanzar el bienestar y una salud mental plena. No dudes en visitar nuestra web para aprender de todos los consejos que nuestros especialistas y talentos amigos nos ofrecen a través de esta iniciativa, ¡te esperamos!

Aprendizaje, participación en la sociedad, seguridad y salud física y mental, todos estos aspectos en los que se apoya el envejecimiento activo son fundamentales para una mejor calidad de vida.

Es tan importante conocer este enfoque multidisciplinar, como lo es combinar la iniciativa que tomemos cada uno de nosotros, pero también los recursos que nos proporcionen las administraciones y otras organizaciones. La combinación de todos estos factores, será la que nos permita tener una buena calidad de vida a través del envejecimiento activo.

Si este artículo te ha sido de ayuda, ya sea para ti o para tus seres queridos, no dudes en compartirlo. Además, te recomiendo seguirnos para más artículos sobre Vida y bienestar, ¡te esperamos!

seguro de salud
¿Te ha parecido interesante este artículo? ¡Compártelo en redes sociales con tu familia y amigos!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Redactor Salud y Consumo

Licenciado en ADE por la Universidad Autónoma de Madrid y especialista en comunicación por la Universidad Complutense, lleva desde el año 2002 escribiendo sobre temas de consumo, salud y divulgación en general, tanto en revistas escritas como Dinero y Salud, asociaciones y diversas páginas web. Además de ser colaborador en medios escritos (Expansión, Cinco Días, idealista.com, El País, Libertad Digital, El Confidencial,…) Radio (COPE, Onda Cero, Cadena Ser, Onda Madrid…) y Televisión (Telecinco, Antena 3, Telemadrid…).

Perfil de LinkedIn